Loader
Vida en pareja

10 consejos para una mejor higiene sexual

Debe integrarse como parte del preámbulo sexual

Photo
La higiene es esencial para mantener una mejor salud y, de paso, disfrutar plenamente de la sexualidad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La sexualidad es una parte natural de la vida de todo ser humano y, cuando de relaciones íntimas se trata, las reglas y las prácticas son tan diversas e individuales como cada persona. Sin embargo, un elemento que debe ser considerado como un factor común es la higiene sexual. Esta se refiere a los rituales de limpieza que se dan antes, durante y después de la actividad sexual, y que previenen el desarrollo de infecciones o el contagio con ciertas enfermedades.

“Mantener una buena higiene sexual es un asunto de salud, no de vanidad”, explica la doctora Carmen Valcárcel, sexóloga médica y  presidenta de  la Asociación Puertorriqueña de Educación, Consejería y Terapia Sexual (ASPECTS), quien ofrece 10 consejos prácticos para mantener una mejor salud y, de paso, disfrutar plenamente de la sexualidad.

1. Limpia el área genital. Aunque es un consejo lógico, cabe destacar su importancia, sobre todo en nuestro clima tropical, destaca la doctora Valcárcel, quien señala que lavarse el área al menos una vez al día con agua y jabón es esencial para mantener una buena higiene. La especialista aconseja usar jabones suaves y no irritantes, como el jabón de castilla, y enfatiza que el uso de productos especializados para el área no es necesario y, en algunos casos, pueden causar irritación, lo cual aumenta el riesgo de desarrollar infecciones. También debes lavar bien tus manos antes de tocar a tu pareja en sus genitales, ya que las bacterias pueden pasar a la uretra y a la vagina, a través de las manos.

2. Usa ropa interior limpia. Si bien este consejo pudiera sorprender a muchas personas, la realidad es que repetir ropa interior usada no solo puede hacer que se desarrolle mal olor en el área genital, sino que también crea el ambiente propicio para que se desarrollen irritaciones e infecciones. Tanto hombres como mujeres deben optar por usar ropa interior de algodón, recomienda la sexóloga, a la vez que explica que este material evita que se atrape la humedad y el calor en el área, lo que puede producir mal olor e irritación debido al crecimiento de bacterias.

3. Habla con tu pareja. Una conversación franca y abierta sobre tus gustos y preferencias a la hora de la intimidad sexual es la base para una relación más placentera, señala la doctora Valcárcel, a la vez que añade que se puede integrar la rutina de limpieza al juego sexual previo, como es el caso de tomar un baño juntos. Iniciar esta conversación evitará momentos desagradables.

4. Resiste la moda. Si bien eliminar el vello púbico está muy de moda, la especialista indica que este tiene su función de protección y que no debe eliminarse del todo, ya que aumenta el riesgo de contagio con algunas enfermedades de transmisión sexual. Si es tu preferencia, la especialista aconseja “acicalar” el área en lugar de eliminar todo el vello púbico.

5. Usar ropa holgada. Usar ropa apretada provoca que el área, que es típicamente húmeda, se irrite más de la cuenta. Además, si eres hombre y estás en búsqueda de fertilidad, evitas que aumente la temperatura del escroto, lo que  afecta el contaje de esperma.

6. Presta atención especial a la limpieza personal si no estás circuncidado. Es importante “echar la piel para atrás” para limpiar las secreciones que se acumulan en el prepucio y evitar irritaciones, infecciones y olores desagradables. 

7. Utiliza protección. Esta es una recomendación esencial de higiene sexual, ya que evita la transmisión de enfermedades de transmisión sexual. Además, señala la doctora, que es especialmente importante si practicas sexo anal. Sobre este particular, la especialista enfatiza que nunca debes tener sexo de ano a vagina, ya que se pueden desarrollar infecciones serias en la vagina y la uretra.

8. Orina después de la relación sexual. Aunque esta práctica no previene al 100% el desarrollo de infecciones, sí ayuda a prevenirlas, ya que al orinar se expulsan las bacterias que puedan haber llegado a la uretra desde la vagina y el recto. Orinar antes del acto sexual puede ser contraproducente, ya que aumenta el riesgo de desarrollar infecciones de vejiga.

9. Lávate después del acto sexual. De esta manera, evitas el desarrollo de infecciones, ya que eliminas las bacterias en el área. Esta es una regla de oro para todos pero, sobre todo, para aquellas personas que tienen un sistema inmunológico comprometido.

10. No utilices duchas vaginales. La vagina tiene un mecanismo natural de limpieza, por lo que no se recomiendan las duchas vaginales para limpiarla. Estas alteran el pH de la vagina, al eliminar bacterias beneficiosas para tu salud sexual y haciéndote más propensa a desarrollar infecciones, y, además, sus ingredientes pueden ser irritantes. Si absolutamente necesitas una ducha vaginal, la doctora Valcárcel recomienda usar solo agua para irrigar el área.
Finalmente, la doctora Valcárcel exhorta a la pareja a mirarse mutuamente como parte del juego sexual: cuando se estén bañando juntos, verifica si tu pareja tiene bultos, manchas u otros signos que pudieran dar señales de un problema más serio, como cáncer.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba