Loader
El amor eres tú

10 maneras prácticas para aumentar el amor propio y vivir a tu máximo potencial

Si no nos amamos a nosotros mismos, a duras penas vamos a poder amar nuestra vida y a las personas que están en ella

Photo
(Matthias Cooper / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

El amor permea en todo lo que nos rodea y, más que mera filosofía, es prácticamente un hecho que, si no nos amamos a nosotros mismos, a duras penas vamos a poder amar nuestra vida y a las personas que están en ella. Es bajo esa premisa que radica la importancia del amor propio.  

Sin embargo, tan sencillo como puede parecer, a muchas personas se les dificulta entender en qué consiste el amor propio y por qué es la base de todo lo positivo que puede ocurrir en nuestras vidas. ¿Por qué? Porque nunca se puede dar lo que no se tiene. Va más allá de vestir bonito o de tener el cabello arreglado, nuestro entendimiento del amor propio se enraíza en lo que nos enseñaron y dijeron desde niños, ya sea de manera inconsciente o a través de los ejemplos de vida. 

“Todos nacemos perfectos, pero las experiencias que tenemos a través de nuestra crianza y de nuestras relaciones con los demás -socialización- impactan nuestra autoestima y la libertad con la que nosotros llegamos a este mundo”, explica María Elena “Manena” González Arsuaga, consejera y terapeuta licenciada con consulta en Santurce, quien agrega que, durante el proceso de vida, se pueden generar unas carencias que se manifiestan en inseguridades, en creer que no eres suficiente, en anhelar la perfección para que otros te acepten, en buscar constantemente la aprobación de otros y en no sentirte merecedor de las cosas buenas que te pasan. 

En esta instancia, “el amor que buscas en otros lo usas para llenar los espacios donde crees que tienes carencias y que muchas veces se crean por las propias carencias de nuestros antepasados (padres, abuelos y otros familiares). Es un ciclo que no te permite amarte y aceptarte”, expresa González Arsuaga. Sin embargo, “cuando aprendes a llenar esas necesidades tú mismo; cuando te dices esa palabra bonita o te das esa validación, es mucho más impactante que cuando lo hace cualquier otra persona”. Lo demás -dice la también instructora de yoga y facilitadora de mindfulness-, llega por añadidura, cuando empiezas a sanar, aceptando quién eres. Para la terapeuta, el momento más importante es cuando aprendes a amarte y a valorarte,porque, entonces, es cuando tu vida se abre al tipo de amor que realmente mereces de los demás. 

“La aceptación de quién eres sienta la pauta y el ritmo del tipo de amor que vas a atraer a tu vida”, resalta González Arsuaga, el mencionar que todos merecemos que nos vean por lo que somos y validen nuestras experiencias. “Y es igual con uno mismo. El amor propio debe ser el espejo de lo que uno debe esperar de los demás en términos relacionales. Debe ser un espejo de todo lo lindo que deseas para ti”, abunda. No importa lo que pase, cuando tienes amor propio, construyes, poco a poco, una caja de herramientas para enfrentar los retos que encuentres ante ti. 

¿Cómo logras el amor propio?

A continuación, Manena González ofrece sus recomendaciones para fortalecer la relación más importante que vas a tener en tu vida: tu relación contigo mismo: 

  1. Reconoce que estás aquí, en tiempo presente. “Acepta lo que tienes de frente para trabajar con ello. Te has estado repitiendo el mismo mensaje negativo que te dieron desde niño y es hora de parar y cambiar ese pensamiento y ese sentir, porque todos somos merecedores de amor”, reflexiona González Arsuaga, al añadir que “no hay nada que tengas que hacer o ser para ser querido”. Para lograrlo, repite mantras que te ayuden a cambiar los pensamientos negativos que tienes sobre ti. Aunque no lo creas, con este ejercicio, tu sentir y pensar sobre ti mismo irá cambiando poco a poco.
  2. Sé compasivo contigo mismo. Aprende a perdonarte. No seas duro contigo mismo. “El autoperdónes bien importante para desarrollar el amor propio. Es hacer los mejor que hemos podido con las herramientas que hemos tenido disponibles en el momento. Eso no quiere decir que no estamos creciendo o evolucionando en todo momento, sino que, ‘si no lo hice perfecto esta vez, quizás la próxima sí’ y por eso tenemos que perdonarnos”, apunta la terapeuta. Toma una actitud sin prejuicios y trátate con cariño y bondad, tal como lo harías con alguien a quien amas y respetas mucho. Recuerda que eres humano y está permitido cometer errores. 
  3. Descúbrete, como cuando conoces a alguien y deseas saber hasta el más mínimo detalle de su vida. “Explora las cosas que te gustan y que te dan alegría: toma clases de baile, ve al teatro o disfruta de una comedia. Estas son formas de regalarte amor y de estar en el momento presente, haciendo todo aquello que te hace sentir bien y regalándote momentos y experiencias que te llenan”, dice González Arsuaga.
  4. Aprendamos a no tomar todo tan personal al relacionarnos, ya que podemos sufrir mucho. Las personas tienen reacciones que muchas veces no tienen que ver con nosotros. No dejemos que esas reacciones alimenten nuestras propias inseguridades, miedos y ansiedades”, dice, al recalcar que la mayoría de las situaciones que ocurren no suelen ser personales, por lo que, en lugar de reaccionar y sentirnos heridos podemos transformar esa interacción en una donde podamos establecer límites sanos y actuar con ecuanimidad y seguridad.
  5. Recuerda que eres súper especial. De hecho, todos lo somos. Por ello, debes ver en ti, todo lo que tan fácilmente sueles ver en los demás. “A veces crees que otras personas son bien especiales, pero no puedes ver esa luz en ti y ver lo especial que tú también eres”, dice González, el resaltar que todos somos un milagro. Como dice Rumi: “Somos estrellas cubiertas de piel. La luz que tú buscas ya está dentro de ti”.
  6. Bríndate autocuidado. Esta es una de las bases de la salud física, mental y emocional. “El autocuidado es una forma de medicina”, recalca la consejera, al mencionar que este incluye, desde disfrutar, reírte y establecer rutinas saludables de alimentación y descanso, hasta establecer límites y reconocer cuáles son tus detonantes personales de amor propio, ante situaciones que te hacen sobrerreaccionar. “Mereces disfrutar, tener paz mental y no estar preocupada de si te quieren o no”, expresa González Arsuaga.
  7. Conéctate con tu yo interior. Esta es la clave para ser feliz, sentir paz, comunicarte, crear y vivir a plenitud, ya sea solo o acompañado. Algunas herramientas para hacerlo incluyen la meditación y la aromaterapia. Estas te ayudarán a relajarte y a iniciar un proceso de autoconocimiento, aceptación y conexión interior que acelerarán tu paso hacia el amor propio y de ahí a relaciones más sanas. La consejería psicológica, facilitada por un profesional licenciado, es otro instrumento valioso que debe tomarse en cuenta no solo cuando surjan las crisis, sino también cuando buscamos herramientas prácticas para manejar las situaciones que surgen en el día a día y mejorar la calidad de nuestras vidas.
  8. Evita el autoabandono. Cuando tratamos de convencer a otra persona de que nos quiera o nosacepte, nos estamos tratando de convencer a nosotros mismos de que somos merecedores de amor. En ese intento, señala la terapeuta, perdemos el amor propio, tratando de “encajar” con la otra persona. 
  9. Reconoce que el amor eres tú. “Todos tenemos que dormir con nosotros mismos y, al final, no importa quién esté alrededor tuyo ni lo bien que te ame, si no te quieres a ti mismo, no vas a poder recibir ese amor y darlo de vuelta”, enfatiza González Arsuaga, mientras agrega que la pareja “perfecta” puede decir maravillas sobre ti, pero que, si tú no las crees, de nada sirve. Todo se reduce a cómo manejamos nuestros miedos e inseguridades.
  10. Reconoce lo que no es amor propio. Para concluir, la terapeuta señala que el amor propio no es desdoblarse por los demás, olvidándose de uno mismo. Se trata de reconocer que el amor es la medicina por excelencia, pero, para que funcione, tienes que ponerlo en práctica contigo mismo.
  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba