Loader
Conexión

Abrazar es un súperpoder

Un abrazo potencia la conexión emocional, anuncia alegría, arrulla el alma dolida, brinda seguridad y confianza

Photo
Abrazar aumenta los niveles naturales de oxitocina, una hormona, conocida como la hormona del amor, y que es responsable de que el vínculo que una madre siente por su hijo sea poderoso. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Desde que me enteré del encuentro, en mi mente solo había una imagen: ese abrazo.
No sabía quiénes eran, los detalles de su historia eran pocos, pero sí estaba informada del día y la hora.

Tampoco fui testigo del momento, pero igual, desde que leí el mensaje que anunciaba la ocasión, se apoderó de mí una emoción indescriptible... Recreaba una escena imaginaria una y otra vez...

Leída la historia de las protagonistas de nuestra portada, me di cuenta que no podía sentirme de otra manera. Esa energía era el preludio de una alegría inmensa. 

Un abrazo —como el de Tania Pérez Díaz y Gisselle Figueroa Cruz — es un traspaso de emociones que promueve la empatía y la comprensión. Por ello, en este momento declaro que abrazar es un súperpoder. 

Si potencia la conexión emocional, anuncia alegría, arrulla el alma dolida, brinda seguridad y confianza, es una muestra de compasión y amor, imagínate, entonces, su autoridad para mediar entre conflictos.

Y así lo confirma la ciencia en el  estudio “Receiving a hug is associated with the attenuation of negative mood that occurs on days with interpersonal conflict” publicado en PLOS ONE, una revista científica de Public Library of Science.

El resumen de la investigación plantea que “el contacto interpersonal se está convirtiendo en un tema importante en el estudio de las relaciones entre adultos, con investigaciones recientes que demuestran que tales comportamientos pueden promover un mejor funcionamiento de las relaciones y el bienestar individual”.

Su autor, Michael Murphy, asociado posdoctoral de investigación en Psicología en la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburgh y sus colegas, se centraron en los abrazos, un comportamiento de apoyo relativamente común en el que las personas se involucran con una amplia gama de interlocutores sociales. Los investigadores entrevistaron a 404 hombres y mujeres adultos todas las noches durante 14 días consecutivos acerca de sus conflictos, recibos de abrazos y estados de ánimo positivos y negativos. Recibir un abrazo el día del conflicto se asoció simultáneamente con una menor disminución de las emociones positivas y un menor aumento de las emociones negativas. Los efectos de los abrazos también pueden haber persistido, ya que los entrevistados informaron una atenuación continua del estado de ánimo negativo al día siguiente.

Si bien son correlacionales, estos resultados son consistentes con la hipótesis de que los abrazos amortiguan los cambios perjudiciales en el efecto asociado con la experiencia de un conflicto interpersonal. Si bien se necesita más investigación para determinar los posibles mecanismos, según los autores, los hallazgos de la gran muestra de la comunidad sugieren que los abrazos pueden ser un método simple pero efectivo para brindar apoyo a hombres y mujeres que experimentan angustia interpersonal.

“Esta investigación se encuentra en sus primeras etapas. Todavía tenemos preguntas sobre cuándo, cómo y para quién son más útiles los abrazos. Sin embargo, nuestro estudio sugiere que los abrazos por consenso pueden ser útiles para mostrar apoyo a alguien que soporta un conflicto de relaciones”. enfatiza el autor en información publicada en el sitio web Science Daily.

El abrazo como agradecimiento  
“Al ser humano le encanta que lo toquen”, afirma la coach de manejo de estrés y facilitadora de atención plena (mindfulness), Delia Román. 

Esa esencia natural la enfatiza el artículo “La terapia del abrazo” de Efe Salud, en el que la terapeuta y coach personal, Lía Berbery, autora y creadora de libros sobre la abrazoterapia, explica que abrazar induce una variada respuesta química en nuestro cerebro, consistente en la liberación de lo que podrían llamarse unos “antibióticos naturales”.

Científicamente ya se han documentado los beneficios del abrazo. Se sabe, por ejemplo, que abrazar aumenta los niveles naturales de oxitocina, una hormona, conocida como la hormona del amor, y que es responsable de que el vínculo que una madre siente por su hijo sea poderoso. También que es un aliciente para el estrés, pues como menciona Román, reduce el nivel del cortisol, conocida como la hormona del estrés.

Aunque abrazar es un gesto común, si lo haces prestándole toda la atención del momento presente, la sensación escala a un nivel sanador, destaca la facilitadora de mindfulness. “No hay nada como vivir en el momento presente, este es el regalo que nos da la vida y vamos a aprovecharlo. Hay que permitirse tener una conexión con otro ser humano. Transformarnos en personas más compasivo, más empáticas hacia los sentimentos que pueda tener otra persona... Esta conexión, esta apertura, se conmueve con un abrazo. Y qué mejor de dar un abrazo consciente. Para mí es tan rico cuando una persona me da un abrazo y yo lo siento. Eso verdaderamente es enriquecedor y me llena de bienestar”, enfatiza.

El abrazo es, además, “una muestra de agradecimiento personal o hacia otro ser”, manifiesta Román para añadir que “la psiquiatra y profesora en la Universidad de Austin, Kristin Neff, es portavoz de la práctica de la compasión y de la autocompasión, y como una herramienta de  mindfulness recomienda un ejercicio de autocompasión en el que primero cerramos los puños y, así nos damos cuenta de cómo nos sentimos. Luego abrimos las manos. Esto nos hace sentir apertura. Seguido, extendemos nuestras manos, y es como si invitáramos el mundo a que nos abrace o nosotros lo abrazamos. Para finalizar, nos llevamos la mano al pecho, y sentimos el corazón, nuestro interior, la respiración y lo acompañamos con unas oraciones positivas como: “yo me deseo paz, me deseo amor, yo deseo ser feliz”... Es un abrazo que se da uno mismo. No hay que esperar que alguien nos dé un abrazo”.

Reflexión
Si un gesto tan sencillo tiene un impacto tan trascendental en el ser humano, ¿ cómo se sentirán quienes esperan estos días para reunirse con sus seres queridos? ¿eres de los que sufrieron la separación tras el huracán María? ¿visualizas el momento cuando te fundas en un fuerte  abrazo con tu hijo, hermano, padre o madre...? 

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba