Loader
Puerto Rico Saludable

Consejos para mejorar tu intimidad

Si tienes resequedad vaginal, tu sexualidad puede verse afectada, pero existen opciones para que este síntoma no arruine tus encuentros

Photo
Para mejorar el síndrome genitourinario o resequedad vaginal existen productos disponibles sin receta médica en dos categorías: humectantes y lubricantes. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Conocida con los nombres de atrofia vaginal, vaginitis atrófica y, más recientemente, como síndrome genitourinario, la resequedad vaginal, como se le llama comúnmente, se ve a menudo en el caso de las mujeres que sufren una disminución de la producción de estrógeno en el período de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir esta hormona.

De acuerdo con la Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia (ACOG, por sus siglas en inglés) los niveles bajos de estrógeno pueden afectar la vagina, cuyo revestimiento se puede adelgazar, resecar y perder elasticidad.

Sin embargo, como señala la doctora Carmen Valcárcel, especialista en sexología médica, esta no es la única instancia en la que se puede dar este síntoma.

“La resequedad vaginal puede ocurrir, no solamente durante los cambios debidos a la menopausia, sino, también, por el uso de algunos medicamentos (como, por ejemplo, descongestionantes); debido a enfermedades crónicas (como la diabetes); o posterior a algunas infecciones o por el uso de duchas vaginales”, indica, al añadir que la resequedad puede ocurrir, incluso, cuando hay mucho estrés.

Estos cambios pueden afectar la calidad de vida de la mujer, su capacidad del pleno disfrute de la intimidad y hasta su percepción sobre sí misma.

Sin embargo, antes de comenzar a usar productos sin receta médica (over the counter, OTC) para aliviar este síntoma, la doctora Valcárcel indica que es esencial que la mujer visite a su ginecólogo para asegurarse de que solo es resequedad y que no es un síntoma de otras condiciones más serias cómo el cáncer.

“Una vez tu especialista indique que no hay una patología, si los síntomas son leves, puedes recurrir a productos que encuentras en las farmacias como los humectantes vaginales. También puedes encontrar algunos a través de compañías dedicadas a vender productos dirigidos a la salud sexual”, destaca la también educadora sexual y conferenciante, al agregar que, dentro de los productos disponibles sin receta médica existen dos categorías.

La primera categoría son humectantes y la segunda lubricantes. Los humectantes se usan casi a diario, mientras que los lubricantes se usan en el momento de la relación sexual. Ambos tienen el objetivo de mejorar la lubricación inmediata y ayudar a mantener la salud de las paredes vaginales. Una vez los síntomas persisten por varios meses o la mujer desarrolla dificultades durante la relación sexual debe buscar ayuda médica”, explica.

La doctora Valcárcel, quien es pasada presidenta de la Asociación Puertorriqueña de Educación, Consejería y Terapia Sexual, agrega que, de ser necesario, podría recomendarse el uso de cremas con contenido hormonal.

“Pero, esto siempre debe realizarse bajo supervisión médica para monitorear el progreso, los posibles efectos secundarios o si hay falla terapéutica, y es necesario hacer alguna otra intervención”, advierte.

¿Cómo mejorar la resequedad vaginal?

“Mientras mejor estado de salud tengas, mejor”, señala la doctora Valcárcel, al recomendar el mantenimiento de una buena hidratación y el uso prudente de los productos sanitarios.

“Por ejemplo, al usar toallitas de diario (pantyliners), debes cambiarlas varias veces al día para evitar infecciones”, revela, a la vez que recomienda llevar un diario de síntomas y molestias, el cual pudiera ser esencial para encontrar la razón de la resequedad.

Cómo evitar que se afecte tu intimidad

La resequedad afecta las relaciones sexuales, pues la fricción puede lastimar el tejido delicado del interior de la vagina. La irritación o laceración de la mucosa vaginal puede convertirse en foco de infecciones y fuente de dolor. Aunque muchas mujeres tienen lubricación luego de la menopausia, en ocasiones, no es suficiente para evitar el trauma mecánico de la fricción. Por ello, el uso de lubricantes, especialmente los basados en agua, es esencial”, indica Valcárcel.

“Hoy en día existe una variedad increíble de lubricantes y se trata de encontrar el que más les guste y no les ocasione irritación”, agrega la doctora Valcárcel, al compartir los siguientes consejos:

1. Lubricación, lubricación y más lubricación.

2. Mejorar la comunicación con tu pareja para educarla sobre la necesidad del uso de lubricantes.

3. Mantener un registro de los cambios y las cosas que has tratado para mejorar. Eso es clave si no mejoras, o empeoras, y necesitas tratamiento médico. Lo que ya has intentado dará un cuadro más claro de qué terapia debe ser usada.

4. Lo primero que deben hacer los hombres es educarse sobre el funcionamiento de los órganos sexuales de la mujer a través de su vida. Entender esa información es clave para ayudar, apoyar y no lastimar a su pareja. Además, se recomienda que participe activamente de las visitas médicas y haga lo posible por aclarar sus dudas. 

La resequedad vaginal es un problema común que, en su mayoría, tiene mejoría con tratamiento. Si no lo manejas a tiempo puede ser fuente de molestias, dolor y aumentar las posibilidades de desarrollar infecciones recurrentes. Discutir la situación abiertamente con tu pareja y con tu médica/médico puede solucionar y mejorar tu salud”, finaliza diciendo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba