Loader
Vínculo a la felicidad

La importancia de dar gracias

Estudios refuerzan el impacto positivo que tiene en las personas practicar el agradecimiento, aún en los momentos más difíciles

Photo
Investigaciones en el campo de la psicología positiva respaldan el vínculo entre el agradecimiento y la gratitud. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Gracias. Esta debe ser una de las primeras palabras que muchos padres le enseñen a decir a sus hijos. Es una cuestión de modales y todo el mundo parece estar de acuerdo en seguir la costumbre de fomentarla. En la adultez, pronunciamos este conjunto de letras automáticamente muchísimas veces al día. Cuando nos dan el recibo después de echar gasolina, nos dicen buen provecho o ‘salud’ después de estornudar.

Mientras todo esto ocurre, hay personas pensando mucho más profundamente acerca de la gratitud, ya no como una palabra que soltamos al aire, sino como una actitud, una manera de ahondar en cómo acercarse a la vida y las situaciones que presenta.
La consultora en salud y bienestar Lizelle Arzuaga, ha estudiado la gratitud como herramienta para su trabajo y su propia vida.

Explica que lo que la “enganchó” al tema fue la cantidad de evidencia existente acerca de cómo el acto de dar gracias puede transformar la neuroplastía del cerebro, la manera de relacionarse con los demás, reaccionar a los eventos que nos ocurren e impactar marcadamente el estado de ánimo.

Entre la información que encontró Arzuaga durante su búsqueda se encuentra el trabajo del hermano David Steindl-Rast, un monje y académico que ha dedicado gran parte de su vida a estudiar y practicar la gratitud como una manera de proteger la felicidad. El también cofundador del proyecto A Network for Grateful Living, promueve una técnica para integrar el agradecimiento a la vida diaria que consiste en tres pasos: para, mira y actúa.

En su charla para Ted Talks, Want to be happy? Be grateful, Steindl-Rast explica que aunque su método es muy simple, hay una parte que resulta retante para muchos y esa es detenerse.

“¿Cuán a menudo paramos?”, cuestiona el monje, oriundo de Viena, quien estudió Artes, Antropología y Psicología. “Tenemos que establecer señales para parar en nuestras vidas”, dijo en su presentación, vista por sobre 7 millones de personas.

El monje contó que al regresar a su casa después de una estadía en una región de África donde escaseaba el agua potable y la energía eléctrica, colocó papelitos en el grifo de su fregadero y en el interruptor de luz. Estos se convirtieron en recordatorios para detenerse a “abrir los ojos” y todos los sentidos para disfrutar que en su hogar sí contaba con esas comodidades.

Steindl-Rast reconoce que hay situaciones ante las cuales puede ser difícil o imposible sentir agradecimiento. Sin embargo, invita a sentir gratitud por lo que pueden traer esos eventos, incluyendo la lección que encierran: desarrollar paciencia, defender una posición y otras por el estilo.

Vínculo a la felicidad
Investigaciones en el campo de la psicología positiva respaldan el vínculo entre el agradecimiento y la gratitud. El doctor Martin E. P. Seligman, psicólogo de la Universidad de Pennsylvania, comparó los niveles de felicidad entre un grupo de 411 personas que separó en grupos para que practicaran diferentes tareas relacionadas a escribir sobre sus memorias tempranas.

El grupo al que se le pidió escribir una carta de agradecimiento a alguien por quien sentían una gratitud especial, pero no se lo había comunicado antes, sintieron una felicidad muy grande que se mantuvo durante un mes, según reportó en su página oficial de internet la Escuela de Medicina de Harvard.

También se ha encontrado en varias investigaciones que las relaciones de todo tipo tienen un impacto positivo cuando las personas demuestran agradecimiento. Esto incluye las parejas y el ambiente laboral.

Arzuaga explica que en diferentes momentos de la historia, la gratitud se ha promovido e incluso mercadeado desde varios acercamientos, lo importante para quien quiera integrarla a su vida cotidiana es encontrar qué estrategia le funciona mejor.

Sobre todo, es importante que esa estrategia sea útil para cambiar la forma en que percibimos las cosas. De nuevo, no se trata de negar que hay situaciones duras sino que, dentro ellas, en algún momento, sea posible empezar a preguntarse ¿qué puedo aprender de esto? ¿qué cosas buenas han pasado a raíz de esto? Ejemplos frescos en la memoria de los puertorriqueños son el embate del huracán María, que unió a familias y comunidades en el intento de buscar alternativas para sobrellevar los problemas que dejó.

Otro evento donde muchas personas experimentan gratitud dentro del dolor es la muerte de un ser amado, cuando sienten las demostraciones de amor y solidaridad de quienes dan apoyo en medio de la pérdida.

Comienza por estar alerta
Una de las modalidades más comúnmente recomendadas para practicar gratitud es mantener un diario donde anotar algunas cosas que ameritan decir gracias diariamente. Arzuaga opina que esto puede resultarle a algunas personas pero también hay quienes pueden sentir que es una práctica automática. En este caso, recomienda seguir un consejo del doctor Robert Emmons, profesor de Psicología de la Universidad de California y autor del libro Thanks! How the New Science of Gratitude can Make You Happier.

Este estudioso del tema, sugiere que en lugar de convertir la acción de dar gracias como una tarea más en la rutina, es mejor acostumbrarse a estar alerta de las oportunidades que hay durante el día para sentir la necesidad de dar gracias. Al igual que Steindl-Rast, Emmons defiende los beneficios de estar alerta y no dar por sentadas las cosas buenas que ocurren.

Otro consejo de los estudiosos es escribir diariamente las razones por las cuales quieres dar gracias por algo o alguien. Por ejemplo, dice Arzuaga, si la persona es tu esposo, puedes enumerar varias acciones que él lleva a cabo para nutrir tu vida.
Por su parte, Yaisha Vargas, educadora en la técnica de mindfulnesso atención plena, sostiene que a través de su vida ha confirmado el beneficio de agradecerlo todo, incluso las desgracias.

“Ha sido en esos momentos de claridad en medio de las dificultades que me he dado cuenta de que, pese al dolor que pueda estar viviendo, también hay un gran crecimiento, el cual no hubiese estado dispuesta a recibir de otra manera, y, sin embargo, en un estado de desesperación o desgracia lo recibo con agradecimiento”, acepta.

Vargas expresa que agradecer ha sido útil para entender que la vida tiene altas y bajas. “Sin agradecimiento, la visión de la vida está incompleta y desbalanceada, porque solo vemos las dificultades, las desgracias, los desatinos y el “por qué a mí”, expone.

Algunas formas de agradecer

  1. En vez de escribir las razones por las que estás agradecido también puedes decirlas, bailar, cantar dando gracias. Es decir, puedes inventar tu forma de expresar gratitud; lo que mejor te haga sentir.
  2. Al final del día escribe con papel y lápiz algunas cosas sencillas que resultaron bien en tu día. Puede ser algo tan simple como que no había tráfico para llegar al trabajo o que por fin pudiste conversar con un buen amigo que hace tiempo no veías.
  3. Busca alguna meditación guiada (en YouTube hay muchísimas).
  4. Piensa en alguien cercano que amas, algún autor que has leído y te ha inspirado. Solamente pensar en esa persona puede generar una sonrisa y una sensación de gratitud.
  5. Crea un pequeño proyecto de gratitud. Por ejemplo, puedes tomar algunas fotos de las cosas que agradeces durante el día. Te ayudará a desarrollar el músculo de la gratitud.
  6. Coloca una “piedra de la gratitud” al lado de tu cama. Este objeto tendrá un significado simbólico. Es algo tangible que puedes agarrar con las manos y sirve como recordatorio de tu ritual de agradecimiento. Mientras la agarras, cada noche, agradece tres cosas.
  7. Otro ejercicio que puedes hacer es apreciar las cosas buenas que surgen de las situaciones desagradables. Si, por ejemplo, hay tapón y te tomará más tiempo llegar a donde te diriges, agradece que puedes escuchar un buen playlist, hablar con un amigo o escuchar un audiolibro.

Fuente: Lizelle Arzuaga, consultora en salud y bienestar, experta en Ayurveda y yoga terapia. Fundadora de Samadhi Yoga Ayurveda Institute (www.yogapr.com)

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba