Loader
Libros eróticos

El placer de la lectura erótica

Ante la llegada del verano, oportunidad que muchas aprovechan para comenzar algún libro, repasamos por qué disfrutamos este tipo de literatura

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 10 JUN. 2019 - 09:39 AM
Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Alicia Rivera quería leer algo liviano durante aquel verano caluroso del 2012, pero no encontraba un título que le llamara la atención. Una amiga le habló de la trilogía de “Fifty Shades”, de la autora británica E.L. James, que presenta la tórrida relación entre “Christian Grey” y “Anastasia Steel”, y lo intentó. 
Se acercó a la afamada serie sin saber qué esperar. Pero en solo días se vio sumergida en aquellas páginas que devoró. Luego de la primera entrega, siguió inmediatamente con la segunda y después con la última. 

“La trama me atrapó por ser una historia de amor diferente y porque es un tema que no acostumbro a leer. Los primeros dos libros me parecieron interesantes y me los leí rápido, pero el tercero no me gustó porque la historia cayó en el mismo cuento tipo Cenicienta de las novelas”, recuerda Alicia sobre aquella lectura placentera con la que se estrenó en la literatura erótica. 

Algo similar le ocurrió a Minerva Santiago, quien comenzó a leer la trilogía por curiosidad, y terminó envuelta en la historia de sexualidad, sensualidad, sadismo y masoquismo que se aborda en la historia. “La manera en que la autora narra las escenas le permite a uno como lectora imaginar el erotismo de acuerdo a tus experiencias o sumar fantasías sexuales que quizás nunca te hubiesen pasado por la cabeza”, cuenta Minerva, quien prefiere su propia lectura a la interpretación cinematográfica posterior que se hizo de la serie. 

Para Alejandra Muñoz leer es uno de sus tiempos favoritos. De pequeña veía cómo su madre estaba interesada en las novelas románticas de Corín Tellado, así que cuando salió “Fifty Shades of Grey”, la compró sin pensarlo. “Tenía muchas expectativas y las cumplió. Nada mejor para dejar volar la imaginación. Te va llevando poco a poco. Te adentra en el personaje femenino y sientes lo mismo que ella, te enamora, te excita, te acelera la respiración. Lo mejor de todo es que te ayuda a desinhibirte en la intimidad y, si tienes pareja, es la que más disfruta”, afirma. 

No es desconocido que la literatura erótica ha sido una herramienta poderosa que se ha usado desde hace siglos para educarse y lograr la excitación sexual. Basta pensar en clásicos como el “Kama Sutra”, el antiguo texto en sánscrito que es considerado por muchos como el libro por excelencia sobre sexo, para reconocer lo milenario de este tipo de literatura que sigue cautivando. 

Aunque tanto mujeres como hombres disfrutan de este tipo de lectura, a partir del éxito de “Fifty Shades”, muchas féminas se han acercado a este género literario, que ha permitido romper con tabúes acerca de la sexualidad femenina. La propia escritora británica E.L. James ha dicho en el pasado que una de las razones porque las mujeres disfrutan tanto sus novelas es porque les encanta las fantasías sexuales. 

“La parte más erótica del cuerpo de las mujeres está en su cabeza”, ha dicho la autora, quien lanzó en abril  su nueva novela, “Mister”, descrita como una historia tipo Cenicienta del siglo XXI.  

“Creo que he destapado algo porque a todos, en cierto modo, nos gusta tener la fantasía del control, ¿Quién no ha pensado, harto de organizar todo, lo agradable que sería que otra persona nos llevara el control?”, expresó en el 2012 a la agencia de noticias EFE.

Todos -en mayor o menor grado- tenemos fantasías sexuales o eróticas. De hecho, se ha establecido que las mujeres tienen fantasías como los hombres, con la única diferencia que ellos, por lo general, hablan de ellas abiertamente y con mucha más facilidad. El desarrollo de los movimientos feministas y el impulso que han tenido los derechos sexuales de la mujer, sin embargo, han logrado que las féminas se apoderen de esos espacios de placer que antes se consideraban como exclusivos para los hombres.

Por eso, no es raro ver a tantas mujeres morderse los labios esperando la nueva serie “Instinto”, un thriller erótico protagonizada por el actor español Mario Casas, que saldrá próximamente en Netflix y que ha comenzado a despertar nuevas fantasías. 

Tanto la literatura como este tipo de series son beneficiosas para la salud sexual, según coinciden diversos expertos en sexualidad. Está demostrado que en el caso de la literatura erótica esta estimula la imaginación que nos permite vivir nuestras fantasías sexuales, incrementa el deseo sexual, sirve para descubrir nuevas cosas, cambia tu vida sexual y erotiza la mente. 

Las fantasías, sin duda, nos ayudan en el equilibrio psíquico, alimentan el deseo, intensifican el placer y son el motor de una sexualidad más abierta y desarrollada. A nivel individual, el beneficio de las fantasías es que se mantiene el área de motivación sexual o lo que los sexólogos llaman la libido. En las parejas el beneficio está relacionado con la creatividad sexual entre ellos. Por ejemplo, salir de la norma de sus relaciones sexuales e, inclusive, desarrollar un vínculo más erótico y mejorar la comunicación entre las parejas. 

Libros eróticos
Si la pornografía insiste en la mecánica del sexo, empequeñeciéndolo, el impulso erótico le añade el valor de la cultura, de la fantasía, del deseo. El impulso sexual se transforma entonces en un acto verdadera y hermosamente humano. Los siguientes libros, escritos en varios idiomas y provenientes de diferentes países, así lo atestiguan. 

Photo

Kama Sutra
- Vatsyayana
- Madrid: Editorial Alma, 2017
El manual erótico por excelencia, este antiguo texto indio escrito en sánscrito es también una guía que facilita la exploración de la naturaleza del amor y la manera de disfrutar a cabalidad de sus placeres.

Photo

La llave
- Junichiro Tanzaki
- Madrid: Siruela, 2014
En esta novela japonesa, Tanzaki (1886-1965) presenta el juego peligroso de un marido y una mujer que -insatisfechos con su vida sexual- escriben sendos diarios con el fin de que el otro los lea. Hay voyeurismo, exhibicionismo y la más franca exposición de fantasías sexuales.

Photo

My Dearest Nora: Love Letters 
- James Joyce
- Chongqing University Press, 2011
Una universidad china fue la que primero publicó como libro las cartas eróticas -absolutamente explícitas y apasionadas- de Joyce a su mujer, Nora Barnacle, cuando estuvo separado de ella en 1909. También se han publicado (en inglés) en algunas revistas.

Photo

Delta de Venus. Erótica
- Anaís Nin
- Madrid: Alianza Editorial, 2019
La escritora cubano-francesa escribió estos cuentos eróticos en los años 40 por encargo de un coleccionista de libros que quería leer textos sexualmente explícitos. No se publicaron sino hasta después de su muerte.

Photo

El amante
- Marguerite Duras
- Barcelona: Tusquets
Una adolescente francesa nacida en la Indochina se encuentra a diario, tras la salida del colegio, con un joven chino de 26 años que la lleva a una habitación donde desarrollan una relación sexual que le permite a ella superar las deprimentes condiciones de su vida.

Photo

Elogio de la madrastra
- Mario Vargas Llosa
- Barcelona: Tusquets, 2011
El amor incestuoso entre un niño precoz y perversamente sensibilizado hacia el sexo y su madrastra se ve aquí adornado de todo tipo de estímulos culturales, desde los artísticos hasta los literarios y aún psicológicos.

(Por Carmen Dolores Hernández)

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba