Loader
Ventajas de los cambios

Estrategias para comenzar a llevar un estilo de vida natural

La alimentación es la base para una vida sana y libre de químicos. Escucha a la naturaleza y conoce la sabiduría de tu cuerpo

Photo
Muchos de los productos que utilizamos e ingerimos contienen químicos y pesticidas que nos ponen a riesgo de desarrollar diversas condiciones de salud. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Es un hecho que nuestras decisiones diarias afectan nuestro bienestar y nuestra salud. Vivimos de prisa y puede que el estrés sea una constante en nuestras vidas, por lo que, muchas veces, hemos optado por lo más conveniente para subsistir los retos diarios.

Aunque todos tratamos de tomar las mejores medidas en torno a nuestros estilos de vida y salud, la realidad es que muchos de los productos que utilizamos e ingerimos contienen químicos y pesticidas que nos ponen a riesgo de desarrollar diversas condiciones de salud. Entre estas se encuentran desde alergias a los alimentos, pérdida de memoria, enfermedad de Alzheimer, diabetes, cáncer, autismo y otras condiciones del desarrollo, hasta obesidad, enfermedad de Parkinson, infertilidad y defectos de nacimiento.

La solución a este dilema, para quienes abogan por una vida más saludable, está en regresar a un estilo de vida natural.

Sin embargo, señala la doctora Elizama Montalvo, médico de familia y catedrática adjunta de la Ponce Health Sciences University, aunque no existe una forma absoluta de lograr esto, estamos en un momento sociohistórico que nos puede llevar a alcanzar esta meta de una manera fortuita.

“La disponibilidad de los procesos es importante. Yo creo que las crisis, sobre todo la crisis económica que están viviendo Puerto Rico y el mundo, puede forzar a una sociedad como la nuestra a adoptar estilos de vida más naturales”, aduce Montalvo, quien asegura que aunque el tema es sumamente amplio, cada persona debe tomarlo desde su perspectiva y reconocimiento personal.

Vivir al natural

“Nosotros sabemos en medicina convencional que el 70% de los problemas crónicos están asociados a estilos de vida que no son saludables, a cómo nos alimentamos, a cómo lidiamos con el estrés y a la falta de movimiento”, expone la doctora Montalvo, al advertir que la naturaleza es la base de una vida sana.

“Estar en contacto con los ciclos de la naturaleza nos puede regenerar y nos brinda la habilidad de manejar el estrés”, explica la también especialista en medicina integrativa, a la vez que añade que, en este contexto, la respiración en ambientes naturales promueve la energía vital, brindando una mayor oxigenación a nuestros órganos y, por consiguiente, la capacidad de sanar mejor.

Por su parte, María I. Suárez, autora del libro “El arte y el éxtasis de germinar: la esencia del buen comer”, explica que, aunque no es nuevo, el movimiento hacia un estilo de vida natural surgió de la base, o lo que ella denomina como grassroots.

“Ha habido mucha gente trabajando el tema, incluyéndome. Gente mayormente sin recursos, porque así es que se ha dado a conocer este movimiento. Esto no fue algo que salió de la América corporativa ni de agencias gubernamentales, que un día se dieron cuenta de que estábamos usando pesticidas y químicos, y que teníamos que parar porque la tierra se estaba contaminando y la gente se estaba muriendo. Esto salió de gente pensante; del grassroots”, destaca Suárez, quien presenta su propuesta a través de su página web misuarez.com, al mencionar que muchos de los “misioneros”, como ella les llama, asumieron una posición proactiva y comenzaron a educarse y a educar a los demás cuando pasaron situaciones difíciles con familiares enfermos y si dieron cuenta que esas enfermedades tenían una relación con la alimentación que llevaban.

“Aunque ha sido un movimiento de crecimiento paulatino, ha tomado demasiado tiempo”, opina Suárez, quien cree firmemente que los alimentos naturales y vivos son la mejor medicina.

La alimentación: base del regreso a lo natural

Otro aspecto esencial del denominado regreso a lo natural es la alimentación. De acuerdo a la doctora Montalvo no se trata solamente de consumir productos orgánicos y agroecológicos.

“También, en la medida en que fuera posible, sería bueno cultivar nuestros propios alimentos, pues uno puede saber cómo se están cultivando y estarían más frescos”, destaca la doctora, que llamó la atención a dos aspectos importantes: incluso algunos de los productos frescos en la isla provienen de fincas en las que usan multisemilleras y el sello orgánico no siempre garantiza que no se utilicen preservativos o ingredientes transgénicos en un producto.

Las etapas del cambio

Si bien no existe una “receta” infalible para todas las personas y el proceso es completamente individualizado, la doctora Montalvo, en 30 años de práctica, ha visto cuán difícil es hacer cambios cuando la persona entiende que no tiene ningún problema, etapa a la que ella llama precontemplación.

“Si la persona está en etapa precontemplativa, entonces la intervención es mayormente explorar desde el punto de vista de reflexión de esa persona y apoyarla en cada visita, pues hay muchos componentes individuales, familiares y culturales que pueden ayudar a promover un cambio”, detalla la doctora, quien explica que se han hecho estudios que señalan que contar con un grupo de apoyo ha demostrado ayudar en el proceso de integrar cambios a los estilos de vida.

“Si la persona ya está considerando un cambio y tiene un poco de motivación, está en la etapa de contemplación y hay que ayudarla a empezar a tomar acción. A las personas que ya están actuando buscamos cómo podemos continuar apoyándolas en su acción o mantenimiento de esos cambios”, explica la profesora, que recalca la individualidad del proceso y que, como profesional, su rol consiste en identificar en qué etapa se encuentra cada persona, para apoyarla desde el nivel en el que estén.

La doctora Montalvo argumenta que, “como parte de la medicina integrativa, nosotros apoyamos a las personas, sin importar en la etapa que se encuentren, sin juicio. Esto es lo fundamental porque si la persona no está lista, no está lista”, señala.

Por su parte, María Suárez recalca que, muchas veces, “los cambios que hay que hacer no son bárbaros, sino muy sencillos”, como dejar los edulcorantes, no tomar bebidas concentradas o que tengan sirope de azúcar, y evitar alimentos que tengan ingredientes dañinos.

“¿Tú quieres jugo de parcha? Pues, ¡siembra parchas, que se dan por donde quiera, y prepara tu propio jugo!”, exclama Suárez, quien en sus talleres les enseña a las personas a preparar fermentados y a germinar, así como a cocinar recetas saludables.

“Comer saludable es costoso si vas a comprar alimentos congelados y otras cosas. Por ejemplo, yo llevo años enseñándole a la gente a germinar; si tú aprendes a hacer tus germinados y te comes una vianda con todos esos greens, y tienes un aderezo riquísimo de albahaca fresca o de cilantrillo del país, eso no es costoso. Costosos son los fármacos que la gente tiene que pagar porque no los cubre el plan médico. La epidemia de salud que tenemos, eso sí es costoso”, aclara Suárez, quien recomienda a todas las personas ver el documental “What the Health”, el cual, a su parecer, explica por qué las cosas no cambian y tenemos que seguir hablando de cómo vivir más naturalmente en pleno siglo XXI.

Para esto, ambas entrevistadas coinciden en que la educación es esencial, no solo de los individuos en su carácter personal, sino también de los profesionales de la salud, para que provean un cuidado centrado en el paciente y que contemple al individuo como un ser integral.

“Aprende a observar. La naturaleza siempre nos está diciendo algo. Vamos a pausar, vamos a tomar cinco minutos para conectarnos con la naturaleza, relajarnos y respirar profundo”, señala la doctora Montalvo.

“Si comenzamos a pausar, en esa pausa vamos a reflexionar y esa reflexión nos va a ayudar a hacer los cambios que tengamos que hacer. Tú eres la persona que más sabes de ti mismo y tu cuerpo siempre te va a estar dando un mensaje de autosanación”, finaliza diciendo.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba