Loader
Orgullo de oro

Gimnastas rítmicas comparten sus experiencias en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales

Paola, Ashley, Tanisha y Nohely cuentan cómo complementan su faceta deportiva con sus trabajos y el amor

Photo
De izquierda a derecha, las atletas Ashley Marie Maysonet, Paola Michelle Miranda, Noelly Pérez y Tanisha Molina. (david.villafane@gfrmedia.com)
  • Compartir esta nota:

Paola, Ashley, Tanisha y Nohely son unas chicas puertorriqueñas, están en sus 20 y tantos años, y tienen grandes sueños y muchas ilusiones. Como la gran mayoría de las jóvenes de su edad, están muy activas, les gusta bailar, hacer deportes, trabajar, tienen novio y aseguran que se sienten felices. Todas son el orgullo de sus familias.

Ellas comparten algo más en común: tienen síndrome de Down (SD) y pertenecen al equipo de Gimnasia Rítmica que participó en los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales, en marzo de 2019, celebrados en Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos.

En estas Olimpiadas Especiales la delegación de Puerto Rico obtuvo 53 medallas, de esas, 19 fueron del grupo de Gimnasia Rítmica.

En entrevista con Por Dentro, Paola Michelle Miranda, de 21 años y quien vive en Carolina, contó que ella fue la abanderada de Puerto Rico en estos juegos. “Fui a Abu Dabi con mi mamá Carmen y mi abuela Bibi. También fui a las Olimpiadas Especiales de Los Ángeles, California, en 2015, y a los Centroamericanos, en Panamá, en 2012. Y en cuatro años voy a las Olimpiadas Especiales en Alemania”, indicó Paola, ganadora de medallas de oro, plata y bronce.

Photo
Paola Michelle Miranda (david.villafane@gfrmedia.com)

Paola estudió en la Escuela La Esperanza, en Puerto Nuevo y terminó este año. “Allí y en la Fundación de Síndrome Down tomé cursos prevocacionales. Me enseñaron a cómo trabajar y de agricultura. También estoy en el equipo de bolos y de baloncesto”, contó.

Además de atleta, Paola es modelo de Moda sin Obstáculos, de la Fundación Mi Gran Sueño, y ha modelado diseños de David Antonio y de D' Royal Bride.

“Y también tengo novio. Se llama José González (tiene SD) y es atleta, juega tenis, baloncesto, baila y es modelo y lo quiero mucho”, aseguró.

Otra de las jóvenes es Ashley Maisonet, de 23 años. “Abu Dabi es bello. El hotel es bello también y los juegos fueron bien buenos, y conocí nuevos amigos. Gané una medalla de oro, cuatro de plata y una de bronce”, afirmó Ashley con gran orgullo y una amplia sonrisa.

Photo
Ashley Maisonet (david.villafane@gfrmedia.com)

Pero los logros de esta joven no terminan. Además de bailar bomba con la profesora Paulette Beauchamp de DanzaActiva, acaba de comprarse una casa nueva en San Juan. “Yo quería tener mi casa y la compré. Yo la pago porque tengo el Seguro Social de mi papá que murió. Le dije a mi mamá (Gloribel) que viva conmigo y me dijo que sí. Estoy feliz”, manifestó.

Gracias a la Fundación Puertorriqueña Síndrome Down (FPSD), desde hace un año Ashley trabaja en Autogermana. “Voy cuatro días, cuatro horas. Hago café, sirvo galletas a los clientes y también me ponen a archivar papeles. Y por ese trabajo me pagan”, sostuvo.

Tanisha Molina Escobar también está en gimnasia rítmica, tiene 22 años y reside en Utuado. “Vivo en las montañas y voy a sacar mi licencia de aprendizaje para manejar”, comentó. Lleva seis años en gimnasia rítmica y estas fueron sus primeras Olimpiadas. “Me encantó el hotel, la comida, Abu Dabi es un país bien lindo. El lugar de los juegos era bien grande y los árabes son lindos, bellos, preciosos y fuertes”, reconoció.

Photo
Tanisha Molina Escobar (david.villafane@gfrmedia.com)

Tanisha narró que ella ganó oro en la categoría “All-Around” (suma de todos los eventos) y dos medallas de plata. “La de oro se la dediqué a Dios, a mi familia y a mi mamá. Estaba tan contenta, que esa noche dormí con la medalla”, confesó.

En su pueblo, todo el mundo se desbordó en reconocimientos para ella por sus logros en las Olimpiadas Especiales. “El alcalde, la Logia, los peloteros y el Departamento de Educación en Utuado, cada uno me hizo un reconocimiento. Estaban felices por mis medallas”, observó.

En junio Tanisha se graduó de la Vocacional Antonio Reyes Padilla, en Utuado. “Tomé el taller de Artes Culinarias donde cocinaba, lavaba platos y doblaba ropa. Y he trabajado los veranos archivando y sacando copias”, agregó.
Su mamá, Leyda Molina, es maestra de educación especial y adoptó a Tanisha cuando la niña tenia dos años y medio de edad. “Ella es mi felicidad. Cuando los padres somos comprometidos, nuestros jóvenes pueden alcanzar grandes logros”, declaró.

La última de las chicas entrevistada fue Nohely Ann Pérez Ostolaza, de 21 años y residente de Cataño. “En las Olimpiadas gané cinco medallas de oro, plata y bronce. Y cuando llegué a mi pueblo, el alcalde me hizo un reconocimiento”, apuntó.

Photo
Nohely Ann Pérez Ostolaza (david.villafane@gfrmedia.com)

Al momento Nohely estudia cosmetología en la Escuela La Esperanza. “Me enseñan a hacer pelo, a pasar blower, a pintar uñas y a maquillar”, detalló.

También es modelo en la Fundación Mi Gran Sueño y baila bomba, plena y ballet con Paulette Beauchamp de DanzaActiva. En su casa, su mamá Sonia le está enseñando a cocinar y ella le ayuda con las tareas del hogar. También saca espacio para el amor. “Tengo novio, se llama David Torres (con SD) y lo conocen como el Delfín Boricua. Es medallista de oro de alto rendimiento, en natación”, recalcó.

Compromiso ganador
Annelisse Vélez, entrenadora del equipo de gimnasia rítmica expresó que el grupo practica todos los sábados, desde hace 10 años. “Realmente ellas son mi felicidad. Sus logros son los míos”, planteó.

En los Juegos Mundiales de Olimpiadas Especiales en Abu Dabi, su equipo ganó preseas en todos los eventos de los niveles 1 y 2, que incluían rutinas con bola, cinta, cuerda, aro y maza. Compitieron por nivel, de alto rendimiento y bajo rendimiento.

Mes de concienciación
Octubre es el mes Internacional de la Concienciación del síndrome de Down. El objetivo es dar a conocer las capacidades y los logros de muchas personas que tienen este síndrome. Se celebran sus habilidad y no sus discapacidades. Cada niño, cada adulto, es único y merece ser respetado e incluido en la sociedad. No se deben excluir a las personas de determinado trabajo, universidad o escuela, por tener capacidades diferentes. La inclusión no solo será positivo para las personas con este síndrome, sino que ayudará a que el mundo sea un lugar mejor para todos.

Iniciativas para este mes
Hoy la organización sin fines de lucro Mis Amigos Síndrome Down (MASD) celebra su caminata anual. Será de 8:00 a.m. a 1:00 p.m. en el Parque Luis Muñoz Rivera en San Juan. Habrá música, payasos, casas de brincos y varios artistas que caminarán con un niño SD
y sus familias. Donativo sugerido.

La Fundación Puertorriqueña Síndrome Down unió esfuerzos con BienCool, para crear conciencia e inclusión sobre la población con síndrome de Down. A tales efectos, BienCool hará un donativo por cada media que se venda a beneficio de la institución. Para conseguir las medias puede comunicarse al (787) 283-8210.

Además, durante todo este mes, los participantes del taller Arte Vivo de la Fundación Puertorriqueña Síndrome Down, estarán realizando 20 piezas de arte. Una vez los artistas finalicen sus pinturas, se exhibirán en el Museo de Arte de Puerto Rico, en Santurce. La apertura de este exhibición será el 6 de diciembre, en una actividad de recaudación de fondos llamada “ArteInclusivo”.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba