Loader
Efectos positivos en la salud

Las plantas, tus mejores aliadas

Conoce sus beneficios psicológicos y cómo pueden mejorar tu calidad de vida

Photo
La visión de plantas y flores contribuye a que nuestro organismo libere endorfinas. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

“Desde la antiguedad, el ser humano ha buscado rodearse de verde y de naturaleza. Son nuestro principal refugio; estamos protegidos por la creación y, por ende, tenemos una tendencia de sentirnos bien en ambientes donde hay plantas”, comenzó diciendo la licenciada Jayleen Gorritz Pérez, psicóloga consejera.

Y no es tema de novedad. Desde tiempos antiguos, se estudia la jardinería y, poco a poco, se han descubierto sus efectos saludables. De hecho, los médicos egipcios recomendaban a las personas de la clase social elevada que sufrían alteraciones mentales o emocionales paseos por los jardines con el fin de aliviar sus males.

Citando al doctor Benjamín Rush, conocido como “el padre de la psiquiatría americana”, la licenciada dijo que “excavar la tierra con las manos tiene un efecto curativo en los enfermos mentales”. “Precisamente en los Estados Unidos, desde los años 50 se practica la “Garden Therapy”, utilizada en centros psiquiátricos y de rehabilitación debido a su efectividad en ayudar a los pacientes a recuperar su independencia, habilidades manuales y calidad de vida”.

Hoy día, la ciencia ha logrado ser más asertiva en poder medir e identificar áreas específicas donde las plantas y jardinería han sido beneficiosas y han influenciado en la recuperación de distintos males:

  1. Mejoran la autoestima- Ser custodio de una planta requiere una serie de cuidados que deben darse a diario. Sin duda, ver cómo va creciendo y desarrollándose causa mucha satisfacción y esto aumenta la autoestima.
  2. Merma la aparición de sentimientos negativos como miedo, ira o coraje.
  3. Incrementan el nivel de concentración, comprensión y disponibilidad en y fuera de la oficina.
  4. La visión de plantas y flores contribuye a que nuestro organismo libere endorfinas, conocidas también como las “glándulas de la felicidad”. Esto hace aumentar la sensación de bienestar, de energía positiva y en definitiva, nos hace predispuestos a realizar actividades, a estar bien y a sentirnos a gusto con los demás.

La también conferenciante, educadora y escritora indicó que la gente subestima lo que es estar en o rodeados de naturaleza y lo ideal es que uno pueda visitar con regularidad espacios donde se pueda apreciar la misma. "Si la llevamos a los espacios que frecuentamos, mucho mejor. En esa línea, la Organización Mundial de la Salud (OMS) deja claro que la naturaleza mejora la calidad de vida, baja la mortalidad, disminuye la obesidad, el sobrepeso, entre otros”, añadió.

De igual forma, se han visto efectos positivos en la salud de mujeres maltratadas y personas de la tercera edad. “El poder restaurador que tienen las plantas en el cerebro de los humanos es impresionante. Nuestro cuerpo está diseñado para interpretar información a través de elementos naturales. Por eso, cuando nos aturdimos o tenemos algún problema, sentimos la sensación de salir corriendo y pararnos debajo de un árbol o contemplar un hermoso paisaje. En mi caso, como psicóloga recomiendo caminar en áreas verdes entre 40 a 50 minutos para la relajación e inspiración”.

Por último, Gorritz, manifestó que diversos estudios también han revelado que los efectos de la jardinería establecen que, de 45 a 50 minutos de trabajo en el jardín, permite quemar casi las mismas calorías que 30 minutos de aeróbicos. “También disminuye los riesgos de enfermedades cardiacas, fortalece los músculos del cuerpo y regula los niveles de cortisol que es una hormona que se libera cuando la persona está en estrés”.

Ciertamente, cuando nos regalan, regalamos u observamos y disfrutamos de la la naturaleza, nos sentimos mejor. Las flores y plantas nos invitan a viajar momentáneamente a situaciones, nos motivan a crear vínculos de armonía con otros y nos regalan emociones positivas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba