Loader
Lo dice la ciencia

No hay que sentirse culpable por dormir siesta

Dormir en la mitad del día disminuye la presión arterial en la misma magnitud que otros cambios de estilo de vida

  • Por El Mercurio / GDA
  • 14 MAR. 2019 - 08:37 AM
Photo
Aunque la siesta puede ser beneficiosa, no es para todos, ya que algunos despiertan malhumorados, lo que se conoce como inercia del sueño. (Victor Hughes / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

"Las personas no deben sentirse culpables si pueden tomar una pequeña siesta". La frase es del doctor Manolis Kallistratos, cardiólogo del Hospital General Asklepieion, Grecia, y uno de los autores de un reciente estudio que suma nueva evidencia sobre los beneficios de dormir a mitad del día.

La investigación, que será presentada en la sesión anual del Colegio Americano de Cardiología, concluyó que tomar una siesta disminuye la presión arterial en un promedio de 5 mmHg. Según se vio, por cada 60 minutos de siesta, la presión sistólica promedio de un día disminuye hasta en 3 mmHg.

"Dormir en la mitad del día disminuye la presión arterial en la misma magnitud que otros cambios de estilo de vida. Por ejemplo, la reducción de sal y alcohol puede disminuir la presión arterial entre 3 y 5 mmHg", dice Kallistratos.

Kallistratos explica: "En nuestro estudio, la edad promedio de los pacientes fue de 62 años. No tenemos datos que sugieran que los pacientes mucho más jóvenes tendrán la misma respuesta en términos de reducción de la presión arterial. Sin embargo, generalmente, la presión arterial disminuye durante el sueño y es posible que este efecto se presente también en pacientes más jóvenes, aunque no sabemos la magnitud de la reducción".

La buena noticia es que una disminución de la presión arterial de solo 2 mmHg puede reducir los accidentes cardiovasculares -como ataques cardíacos- en hasta un 10%, aseguran los investigadores.

"Obviamente, no queremos estimular a la gente a que duerma por horas durante el día, pero, por otro lado, las personas no deben sentirse culpables si pueden tomar una pequeña siesta dados los potenciales beneficios en la salud", explica Kallistratos.

Con él coincide la doctora Julia Santin, neuróloga. "Es bueno sacarle el estigma a la siesta", asegura. Una actividad que, además, es gratis.

Estudios anteriores ya habían comprobado las bondades de dormir durante el día. La NASA, por ejemplo, concluyó que, tras 26 minutos de sueño en el día, los pilotos mejoraban su rendimiento hasta en 34% y su alerta en 54%. Según la Fundación Española del Corazón, la siesta ayuda a disminuir en un 37% el estrés. Y otra investigación de la Escuela de Psicología de la Universidad Flinders (Australia) comprobó que una siesta de entre 5 y 15 minutos reduce la somnolencia y mejora el rendimiento cognitivo durante las tres horas siguientes. Una siesta de 30 minutos o más, aunque puede provocar una inercia al despertar, luego genera una mejora en el rendimiento cognitivo incluso por más tiempo.

Siguiendo esa línea, un estudio de la Universidad de California, Berkeley, en universitarios demostró que una hora de siesta aumenta y restaura el poder cerebral.

"Este efecto es mayor en gente menor de 65 años. Después de esa edad suelen tener un sueño más fraccionado y, aunque la siesta les ayuda a sentirse descansados, no tiene un efecto importante en la memoria y la cognición", explica la doctora Victoria Mery, neuróloga del Centro del Sueño de la Clínica Alemana.

No para todos

Aunque pocos tienen la posibilidad de dormir al mediodía, a todos les afecta la concentración entre las 13 y las 15 horas. "Hay una caída de la alerta en ese horario que es independiente del almuerzo. Es algo normal del ciclo circadiano", dice la doctora Santin.

Sin embargo, culturalmente la siesta no siempre es bien vista. Si en España, por ejemplo, es aceptada, en Estados Unidos, recuerda la especialista, se suele calificar de "flojo" al que duerme siesta.

Además, recuerda que la siesta no es beneficiosa para todos. "Algunos despiertan malhumorados, es lo que se llama inercia del sueño". Para los que sufren insomnio tampoco es buena idea, agrega, ya que les costará más dormirse por la noche.

Lo mismo sucede con los que sufren apnea del sueño u otra patología del sueño, dice Mery. En esos casos, la presión arterial podría aumentar al dormir siesta en vez de disminuir.

Máximo 60 minutos

Una siesta no debe durar más de 60 minutos. "En 30 minutos se puede llegar a uno de los estados de sueño profundo, a la etapa N3 no REM", dice la doctora Julia Santin.

Eso sí, la doctora Victoria Mery recuerda que incluso una siesta de 10 minutos les permite a algunas personas sentirse más descansadas.

Sin embargo, la siesta no debe suplir el descanso de la noche. Lo ideal es que los adolescentes duerman nueve horas y los adultos entre 7 y 8 horas. La siesta no debe afectar ese dormir.

Día del Sueño

El viernes, 15 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño. Este año el lema es "Sueño saludable, envejecimiento saludable".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba