Loader
Disfrutan al máximo una tarde de taller

Pintan a sus abuelitos

Abuelos y nietos comparten un día de arte con Antonio Martorell

Photo
El maestro Antonio Martorell junto a Sergio Espinosa. (vanessa.serra@grfmedia.com)
  • Compartir esta nota:

Alrededor de la 1:00 p.m. del último sábado de mayo llegó al Museo de Arte Contemporáneo (MAC) Lizzie Díaz con sus dos nietos, Isabela y Emilio Rivera de 5 y 3 años, respectivamente. Vinieron desde Coamo para participar de un taller de retrato-dibujado del maestro Antonio Martorell y la artista Bárbara Díaz Tapia como parte del tradicional “Sábado Familiar en el MAC”. Este evento se llevó a cabo como parte del centenario del Edificio Rafael María de Labra y  los 30 años del MAC.

“Mis nietos viven en Gurabo. Los busqué para traerlos porque a la nena le fascina dibujar y, además, yo quería darle la experiencia de que conocieran al maestro Martorell”, dijo Díaz a la vez que se acomodaba con sus nietos en una de las mesas colocadas en el patio interior del museo. 

El maestro Martorell se acercó con su taza de café negro a darle la bienvenida a Lizzie y a sus nietos. Igual lo hizo con otros abuelos y abuelas que llegaron  con sus nietos desde diferentes pueblos de isla.   

Una vez estaban las 60 personas -entre abuelos, abuelas y nietos- ya acomodadas en sus mesas, Díaz Tapia, artista de la colectiva del MAC, comenzó a dar las instrucciones de la primera parte del taller. “Voy a usar mi abuelo postizo de modelo (refiriéndose a Martorell)”, señaló la artista mientras le colocaba un paño blanco sobre el rostro del maestro. 

“Ahora cogemos una tiza pastel y, con cuidado y con amor, dibujamos donde están los ojos, nariz, boca y la barbilla. Queda un pequeño dibujo de dónde están todas esas partes en el rostro. Los abuelos van a hacer lo mismo con los nietos y después le toca a los nietos. Sean creativos”, afirmó Díaz. Así comenzó la dinámica. “Con mucho cuidado, suavecito, y la nariz, y la boca para que lo marques”, le dijo abuela Manina a su nieto Esteban Ramírez de 4 años y residente de San Juan.

Tras finalizar esta primera parte del taller, la tallerista indicó que les iba a entregar un pedazo de papel para dibujar con lápiz. “Voy a explicar cómo se dibuja el rostro y el maestro Martorell les va a ensenar cómo se dibujan los ojos, la nariz y una boca”, apuntó. 

Finalmente llegó el turno de Martorell, quien pidió un voluntario para que le sirviera de modelo. Sergio Espinosa, de 8 años y residente de San Juan, fue el modelo. “Les voy a enseñar a pintar ojos. La imagen clásica que tenemos es en forma de una avellana, pero también hay ojos guiñados, pequeños, asiáticos, unos con bolsas; eso depende de la genética y de la edad”, mencionó el maestro. 

Martorell mostró cómo hacer los ojos, la nariz, los labios… y tras toda esa explicación  los abuelos y los niños empezaron a dibujar.
Gabriela Pérez, de 6 años y de Vega Alta, estaba con su abuela Ivette y su mamá Carolina. “Nosotras también aprendimos muchísimo. Fue un taller excelente. Actividades así hacen mucha falta. Hay pocos lugares donde los abuelos podemos ir y compartir con nuestros nietos a la vez que aprendemos y, además, gratis”, planteó su abuela Ivette.  

A las 2:30 p.m., todos se despidieron de Bárbara y de Martorell no sin antes tomarse fotos con el maestro. “Cuando seas grande vas a enseñarles a todos esta foto que te tomaste con un gran artista puertorriqueño”, dijo la fajardeña María Rodríguez, con su nieto Oscar. Todos se fueron felices.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba