Loader
Salud femenina

¿Pueden tratarse los sofocos y los sudores nocturnos sin hormonas?

Si no es posible recurrir a las hormonas para tratar los síntomas de la menopausia, es posible brindar tratamiento con pocos o ningún efecto secundario

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 09 JUL. 2019 - 12:07 PM
Photo
Los sofocones y los sudores nocturnos son síntomas comunes de la menopausia. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Para la doctora Jewel Kling, de la División de Salud Femenina de Mayo Clinic, existen muchas terapias sin hormonas para tratar algunos de los síntomas más comunes de la menopausia: los sofocos y los sudores nocturnos.

Para ella, si no es posible recurrir a las hormonas, no existe ningún problema, ya que piensa que es posible brindar tratamiento a las mujeres con síntomas de menopausia con pocos o ningún efecto secundario. Según su propuesta, se pueden usar técnicas variadas que van desde prácticas de mente y cuerpo hasta el uso de medicamentos.

“En ocasiones, escuchamos la pregunta de si realmente hay que tratar los sofocos o los sudores nocturnos y debido a varios motivos, la respuesta es que sí. Más allá de los problemas con la calidad de vida, la productividad también se ve afectada por el tiempo perdido en el trabajo y en la casa”, afirma la doctora Kling, internista especializada en salud femenina y menopausia de Mayo Clinic, en Scottdale, Arizona.

¿Ya llegó?

Ciertamente, la llegada de la menopausia marca una nueva etapa en la vida de las mujeres. Pero, de acuerdo con la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés), antes de llegar a este punto, el cuerpo ofrece signos que revelan su inicio, aunque pudieran pasar años antes de experimentar el último período menstrual. Otros síntomas comunes, los cuales tienen que ver con los niveles cambiantes de la hormona estrógeno en los ovarios, incluyen: períodos irregulares, sequedad vaginal, desórdenes del sueño y cambios de humor.

¿Son los síntomas una exageración?

Para muchas mujeres, estos síntomas pueden frustrantes, por lo que la NAMS aconseja que, si sospechas que estás entrando al período de la perimenopausia, consultes con tu ginecólogo, quien evaluará tu historial médico y menstrual, así como los signos y síntomas presentes. Al día de hoy no existe una prueba que pueda predecir la perimenopausia o la menopausia, la cual se define como 12 meses consecutivos sin período menstrual. Los sofocos y los sudores nocturnos generalmente dan cuenta del inicio del proceso.

“Lo principal es tomar en serio los síntomas y encontrar tratamientos beneficiosos que sean aceptables para la paciente”, explica la doctora Kling, quien agrega que estos síntomas afectan considerablemente la vida femenina y también conllevan riesgo de problemas subyacentes de salud o relacionados con estos síntomas.

“A medida que estudiamos más los sofocos, sabemos que existe la posibilidad de que estos representen un riesgo subyacente para enfermedad cardiovascular o hasta cáncer de mama. Debido a muchas razones, sería beneficioso tratar estos síntomas de la menopausia”, asegura la doctora Kling, quien, a la vez, expone que se recurre a la terapia hormonal para la menopausia a fin de aliviar los síntomas de este período, pero dicho tratamiento no suele ser una opción para las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama, otros tipos de cáncer causados por las hormonas o con problemas de coágulos sanguíneos. Del mismo modo, también hay pacientes que simplemente quieren evitar la terapia hormonal.

La especialista menciona que existen otras alternativas que han mostrado brindar alivio y, a continuación, menciona algunas.

Cambios en el estilo de vida

En el comunicado, la doctora Kling indica que existe algo de evidencia respecto a que perder peso reduce los sofocos y los sudores nocturnos.

“Se descubrió que hay una relación entre el aumento de la grasa corporal de la menopausia y los síntomas que se presentan después de ella; además, existe una correlación entre menos peso y menor cantidad de sofocos”, explica Kling, quien expone que, en su práctica médica, ha visto que el deseo de reducir los sofocos puede ser una gran motivación para bajar de peso.

“Es estupendo hablarle a una paciente respecto a que bajar de peso puede disminuir estos síntomas, porque el riesgo para enfermedades crónicas, como afecciones cardiovasculares y demencia, empieza a aumentar en la mediana edad; por lo tanto, una mujer sale ganando cuando se esfuerza en bajar de peso y adoptar otros hábitos sanos, como empezar a comer sano”, añade la doctora.

Medicamentos

Entre los medicamentos, la paroxetina en dosis baja ha demostrado aportar beneficios a algunas mujeres. La paroxetina es el único fármaco autorizado por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos expresamente para síntomas como sofocos. En dosis bajas, no parece incitar ganancia de peso ni otros efectos sexuales adversos.

El comunicado agrega que, en algunos casos, puede ser adecuado recurrir a antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina, pero el proveedor de atención médica y la paciente deben sopesar sus riesgos y beneficios.

Medicina complementaria

Entre las técnicas de cuerpo y mente están la terapia cognitiva conductual y la hipnosis clínica, las cuales dependen de guía experta para tener éxito, señala la doctora Kling. Algunas pacientes también han encontrado alivio en las técnicas para reducir el estrés basadas en la atención plena, como son la acupuntura, el yoga y la meditación.

“Hay muchas maneras de ayudar a las mujeres a lidiar con las molestias y la menor calidad de vida propia de la menopausia. Las mujeres no tienen que simplemente soportarlo, sino que pueden recibir ayuda”, aclara la doctora Kling.

En Estados Unidos, se estima que la mayoría de las mujeres experimentarán la menopausia de origen natura entre los 40 y los 58 años, siendo el promedio los 51 años, revela el NAMS.

Este viaje es único para cada mujer, por lo que educarse es esencial para manejarlo como vaya surgiendo, con la ayuda de tu proveedor de servicios médicos. NAMS también recomienda aplicaciones móviles como SimpleMind+ Mind Mapping o Mind Mapping para explorar, organizar y capturar visualmente tus pensamientos y sentimientos sobre la menopausia. Puedes hacer lo mismo en la computadora con Mindomo.com. o Bubbl.us.com.

Otras estrategias útiles

El Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras (ACOG, por sus siglas en inglés) enfatiza las siguientes recomendaciones generales para enfrentar la menopausia bien informada y con una actitud positiva:

Nutrición: consumir una dieta balanceada te ayudará a mantenerse sana antes, durante y después de la menopausia. Recomienda:

  • Elegir una variedad de alimentos.
  • Evitar ingerir grasas saturadas.
  • Incluir suficiente calcio para mantener fuertes los huesos.
  • Recibir 600 a 800 unidades internacionales de vitamina D todos los días.

Ejercicios: es muy importante, especialmente a medida que envejece, ya que, al hacerlo regularmente, se reduce la pérdida de masa ósea y mejora la salud en general. El ACOG recomienda, además, el entrenamiento centrado en el equilibrio, como el yoga y el tai chi, pues ayuda a evitar caídas que pudieran causar fracturas de los huesos.

Chequeos médicos regulares: si no estás enferma, puede ayudar a detectar problemas en sus fases iniciales. Además, te brinda la oportunidad de hablar sobre cómo evitar problemas de salud a largo plazo.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba