Loader
El duelo se compone principalmente de cuatro fases

Qué decirle y qué no a quienes enfrentan un duelo por una pérdida

Muchas veces ante la angustia de ver a un amigo o a un familiar sufrir por la pérdida de un ser querido, las palabras de aliento, aunque bienintencionadas, terminan pasando por encima del duelo del otro, agravando su dolor

  • Por El Tiempo / GDA
  • 14 NOV. 2019 - 07:30 AM
Photo
El proceso para acompañar a una persona en su duelo es delicado y toma tiempo. (Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Muchas veces ante la angustia de ver a un amigo o a un familiar sufrir por la pérdida de un ser querido las palabras de aliento simplemente no fluyen, se quedan cortas o en el peor de los casos, aunque bienintencionadas, terminan pasando por encima del duelo del otro, agravando su dolor.

Es una situación en la que, a decir verdad, nadie quiere estar, pero que a juicio de psiquiatras consultados puede marcar el curso del duelo, una etapa que la mayoría de las personas atraviesan alguna vez en la vida, ya sea por una muerte o una pérdida.

El duelo, según Rodrigo Córdoba, director del programa de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, se compone de cuatro fases. Por eso, antes de hablar sobre qué decir o qué no, es necesario entender cada una de ellas, porque es justamente ese conocimiento el que abre la puerta para un buen proceder en un momento crítico.

En ese sentido, Henry García, médico psiquiatra, expresidente de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, explica que las cuatro etapas que caracterizan este proceso son el choque o la negación, en primer lugar. Allí los afectados suelen soltar frases como ‘esto no es cierto’ o ‘no creo que esto haya pasado’. La segunda es la ira o la reacción, que viene acompañada de molestia contra todo el mundo y expresiones como ‘¿por qué a mí?’ y ‘¿por qué me pasó esto?, yo no lo merecía’. Luego viene la negociación, en la que la persona que sufrió la pérdida trata de buscar apoyo y de comenzar a salir de la situación con todo tipo de estrategias. Después aparece una etapa caracterizada por la depresión o la tristeza, un momento en el que, como indica García, el afectado se da cuenta de que todo lo que está pasando es real y suele aislarse o quiere estar solo.

Hay una quinta fase, que es la de aceptación, pero de acuerdo con el psiquiatra García, no todos logran alcanzarla. Todo esto se desarrolla por periodos variables, valga decir, que normalmente pueden tomar un año en total, pero son los primeros meses los más críticos, remata García.

Danelia Cardona, miembro del Colegio Real de Psiquiatras de Inglaterra, es clara en decir que estas etapas no son ordenadas ni cronológicas. "Así, alguien puede parecer que va superando la pérdida y de un momento a otro recae en actitudes que desconciertan. Eso debemos entenderlo para no esperar que el duelo se haga ordenada y linealmente", afirma.

"Muchas veces, los duelos nos cuestan y se demoran porque parte del problema de que no hemos podido desprendernos de esa persona, por culpa, apegos o asuntos no resueltos. Es por esto que el proceso para acompañar a una persona en su duelo es delicado y toma tiempo", agrega.

Cardona insiste en que acompañar requiere de escucha y comprensión, y que es una causa que tiene sus tiempos, sus ritmos y sus maneras. "Muchas veces, el silencio puede ser el mejor consejero", concluye.

Y entonces, ¿qué decir?

El psiquiatra Córdoba recalca que, antes de hablar, hay que entender la fase del duelo en la persona afectada. En el estadio de la negación hay que ser compasivo y empático y hablar con la realidad de las cosas, con lo que está pasando en el ahora, manifiesta.

En el de la rabia, continúa, lo importante es ser neutral y ecuánime, y no tomar partido. "Prima la prudencia, el equilibrio y hasta el silencio", asegura Córdoba.

En la depresión o la tristeza, lo más importante es no empujarla a salir de ella a la fuerza, sino sugerirle tranquilidad y tiempo. Y en la negociación hay que favorecer procesos de apoyo, haciendo ver el vaso medio lleno y lanzando afirmaciones positivas, remata.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba