Loader
Rostro

¿Realmente existe una edad ideal para comenzar a usar bótox?

Siempre existe la interrogante sobre cuándo es el mejor momento para iniciar la aplicación de la toxina botulínica o bótox con el propósito de eliminar aquellas líneas de expresión que nos empiezan a molestar

  • Por La Prensa Gráfica / GDA
  • 25 DIC. 2018 - 08:00 AM
Photo
Existen personas muy expresivas que a los veinte años ya tienen arrugas en su rostro, por otro lado, también vemos personas mucho más afortunadas que llegan a los cuarenta sin una sola línea de expresión. (Ian Dooley / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

La realidad es que no existe una respuesta exacta para esta pregunta, porque cada paciente tiene características únicas. Es por ello que, antes de determinar una edad ideal para su administración, es más importante considerar cuándo puede ser útil su uso y con qué sentido, y no tanto de cuándo "hay que comenzar" pues en realidad nunca "hay que", es algo absolutamente personal y opcional, que debe ser muy bien evaluado y valorado por el médico estético en conjunto con su paciente.

Por ejemplo, existen personas muy expresivas que a los veinte años ya tienen arrugas en su rostro, por otro lado, también vemos personas mucho más afortunadas que llegan a los cuarenta sin una sola línea de expresión. Igualmente, hay gente muy joven que antes de los treinta tienen un entrecejo muy marcado y eso la envejece o les da una falsa imagen de cansancio o enojo que no es real, o, el caso contrario, el de una persona con sesenta años sin presentar este tipo de arrugas, es decir, que aun siendo mayor, talvez no tienen las arrugas que sí tienen algunos más jóvenes.

Es por eso que la colocación de bótox es un tratamiento médico estético que no depende directamente de la edad, sino de las características de la piel, de la fuerza de contracción de los músculos de expresión y los gestos de las personas, los cuales van a determinar la forma, el tiempo y la dirección de las arrugas actuales y futuras.

Por otro lado, hay muchos factores que intervienen en el envejecimiento de la piel del rostro, que tampoco tienen que ver con la edad, como por ejemplo; la genética propia de cada persona, el estilo de vida, los factores ambientales como la exposición al sol y la polución, los radicales libres, la alimentación, el fumar, consumir drogas o alcohol en exceso pueden acelerar este proceso.

Cabe destacar que si bien el inicio de la aplicación de bótox no obedece a una edad específica, está comprobado que al utilizarlo, en una etapa temprana y de forma preventiva, disminuimos el impacto del envejecimiento de la piel y la pérdida de elasticidad. Esto se obtiene por la acción de esta sustancia, que reduce el uso y contracción de los músculos faciales, evitando que, con la cotidianidad, se vayan marcando las arrugas dinámicas causadas principalmente por la gesticulación facial.

Recordemos que la dermis está constantemente autoreparándose y, en el caso de las arrugas, el colágeno tiende a recuperarse, pero como el movimiento persiste, se vuelve a dañar. Al relajar el músculo, con la toxina botulínica, permitimos que la regeneración actúe mucho mejor, previniendo la formación de nuevas arrugas y evitando que se profundicen o agraven las ya existentes.

Por ende, al iniciar un tratamiento con bótox en una persona de veinte a treinta años tendrá un efecto relevante en la apariencia de su rostro cuando tenga cuarenta o cincuenta años, porque habrá pocas, o prácticamente ninguna línea de expresión.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba