Loader
Algunas causas

Refresca tus talones

El agrietamiento y la resequedad se deben a obesidad, frío, fricción con los zapatos; es mejor prevenir

  • Por El Universal / GDA
  • 10 ABR. 2019 - 06:59 AM
Photo
La piel tiende a secarse cuando la humedad es baja y la temperatura exterior es fría. (Tracey Hocking / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

La piel seca de los talones se endurece y agrieta cuando el clima es frío o seco, lo cual es natural y el autocuidado puede ser clave para aliviar la resequedad y sanar las grietas.

Gabriel Sciallis, dermatóloga en Mayo Clinic, dice que cuando la piel se seca en el borde del pie o cuando hay mucha fricción, aumenta el riesgo de agrietamiento de los talones.

Otras causas pueden ser: obesidad, usar zapatos abiertos como sandalias o la piel fría y reseca. La fricción con los zapatos puede empeorar la sequedad de la piel y su agrietamiento. El clima también puede contribuir al problema.

En algunos casos, la piel seca y agrietada puede indicar un problema como diabetes o mala función nerviosa.

Mala temporada

La piel tiende a secarse cuando la humedad es baja y la temperatura exterior es fría. Otras costumbres como la exposición regular de los pies al agua caliente de la regadera puede resecar, sobre todo si no se la humecta al salir de la ducha.

Los jabones y detergentes fuertes pueden dañar la barrera natural de la piel y hacer que pierda agua, lo cual agrava el problema. Algunas afecciones de la piel, como eccema y psoriasis, pueden causar grietas en los talones.

Después de la menopausia, algunas mujeres suelen tener propensión a una afección conocida como "queratodermia adquirida", trastorno dérmico que puede llevar a grietas en la piel de los talones y otras partes del cuerpo. En esos casos, se puede recomendar un ungüento tópico con estrógeno para ayudar a que la piel sane.

Una suave mano

La dermatóloga Gabriel Sciallis dice que lo mejor para combatir el mal es humectar los pies constantemente. Los humectantes crean un sello que impide el escape del agua y la sequedad. Humecte sus pies con toda la frecuencia que pueda, especialmente antes de acostarse, y luego póngase un par de calcetines para sellar la humedad durante toda la noche.

 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba