Loader
Crisis de seguridad

Vivir con pánico no es la alternativa, toma medidas de seguridad preventivas

Expertos en salud mental y en seguridad brindan recomendaciones para que los ciudadanos reduzcan su ansiedad a la vez que protegen su vida

Photo
Los robos domiciliarios continún siendo alarmantes, por lo que asegurar apropiadamente la residencia es prioridad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El pasado miércoles 9 de enero de 2019 fue publicado este mensaje en las redes sociales:
“debido a la narcoguerra provocada por el peligroso fugitivo federal de Caguas alias ‘El Burro’... como consecuencia de esto declaramos toque de queda en todo Caguas. Luego de las 6:00 de la tarde nadie debería estar en la calle".
“en alerta los cines y la autopista y en residenciales. Se aproxima una senda desgracia. En residenciales alertaNo queremos a nadie en la calle. Guerra en Caguas en todo su apogeo. Mucha precaución. No hay patrullas ni policías. Si pasa algo, no esperen respuesta rápida”.

¿Qué sentiste? Frustración, desasosiego, miedo, coraje...

''Vivir desde el pánico no es saludable'', asegura una experta en salud mental

''La ola de criminalidad que vive el país despierta preocupaciones en la población que abonan al malestar psicológico que ya resulta un reto para nuestra gente. Las imágenes recientes difundidas en las redes se añaden a las frecuentes noticias reseñadas en los diferentes medios. El llamado para un toque de queda en Caguas representa una advertencia con doble impacto: aumenta la percepción de alta criminalidad y, por otro lado, hace pensar que los delincuentes saben más y velan más por la ciudadanía que las autoridades del gobierno. La ingenuidad y la desconfianza desmedida aportan grandemente a que el país no esté emocionalmente preparado para enfrentar el asunto de la criminalidad'', argumenta la presidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico, la doctora Silma Quiñones.

''¿Cuál es el peligro real?'', cuestiona la experta en salud mental mientras añade que ''no sabemos, ni sabremos, pero como país no podemos negar nuestra vulnerabilidad. Tampoco es saludable vivir desde el pánico. La probabilidad de que tú seas víctima del crimen no es tan alta como para que esa preocupación defina tus días y te quite la tranquilidad. Pensar que seremos víctimas produce altos niveles de ansiedad que se traducen en alteraciones emocionales y síntomas físicos tales como problemas gastrointestinales, problemas respiratorios, reacciones de alergia y muchos otros. La ansiedad te hace más vulnerable a sufrir daños indirectos y directos ante la ola criminal''.

Para la doctora en psicología, la clave es la prudencia. ''Aunque vivas o trabajes en un lugar de alta incidencia criminal, las estadísticas nos evidencian que hay personas más vulnerables que otras. Las medidas de prevención van dirigidas a reducir la posibilidad de que tú seas una de esas víctimas''.

La doctora Quiñones afirma que ante el miedo que produce enterarte de lo que pasa en el país debes reafirmar aquellos elementos que abonan a tu seguridad y bienestar general. ''Haz un balance entre estar alerta y confiado. Afirma tus medidas de seguridad, mantente informado y enfócate en tus rutinas y obligaciones. Si las imágenes y reportajes te provocan mucho malestar, se prudente y limita el tiempo que le dedicas a ellos. Ese balance es la fórmula que permite que la mente pueda sobrevivir de forma saludable la adversidad y los tiempos difíciles''. 

‘’Las medidas de prevención dirigidas a evitar la exposición al crimen deben formar parte de nuestro estilo de vida, de nuestra rutina cotidiana.  No transites en lugares de alto riesgo ni en horas de mayor incidencia criminal. Además, no te estaciones en lugares de poca iluminación, anda con las llaves en mano, preferiblemente acompañada y no te resistas a los pedidos del asaltante.  Estás son solo algunas medidas que puedes tener presente”, informa la consejera.

''Estamos ante una situación de emergencia'' afirma un experto en seguridad 

Antes del mensaje en las redes sociales, el gobierno y las autoridades de seguridad ya estaban en la palestra pública, tratando de atajar la ola de violencia que ha empañado el inicio del 2019.

Para el especialista en seguridad, Luis Pagán, más allá del asunto de los números, se trata de que estamos ‘’ante una situación de emergencia con modalidades delictivas -nunca antes vistas- que provocan mayor peligrosidad a todos. Las modalidades no se pueden esconder.  Puerto Rico no es un lugar seguro. Son necesarios más policías, más investigadores, mejor ciencias forenses y esclarecimiento de casos (porque la misma gente es la que repite los delitos), y que no siga la impunidad’’.

Pagán explica que antes los crímenes eran perpetrados en la noche; no se disparaba en donde había mujeres y niños y no se arriesgaba la vida de personas inocentes. ‘’Todo esto ha cambiado. Hoy, los delincuentes no muestran ningún pudor ni control, contrario a los Ñeta cuyos miembros tenían unos códigos bien fuertes y reglas que funcionaban entre ellos. Hay un proceso de generación degenerativo; ahora, es 'tierra de nadie'’’.

Los carjacking, los tiroteos de carro a carro y los robos domiciliarios son los problemas de seguridad que más aterran a los ciudadanos porque están expuestos a ser víctimas en cualquier momento y en cualquier lugar, dice Pagán quien tiene más de 30 años de experiencia en seguridad pública y privada.

Problema de seguridad: carjacking

El carjacking, por ejemplo, era un delito que según Pagán “había disminuido dramáticamente gracias a un acuerdo con el Departamento de Justicia para someter estos casos a nivel federal’’. Esto, afirma, era positivo ya que “aquí la gente le tiene miedo a estos procesos federales, pero ahora se está haciendo muy poco’’.

Así las cosas, “cada persona tiene que estar alerta todo el tiempo a sus alrededores; tiene que estar a la expectativa proactivamente para prevenir ser víctima; lo único que le puede dar más seguridad es que esté al pendiente’’, asegura el exsubdirector del NIE (Negociado de Investigaciones Especiales).

Ya sea cuando te detienes ante un semáforo o llegas a un estacionamiento, tu nivel de alerta debe estar al máximo, observando todo a tu alrededor. Al estacionarte, elige un estacionamiento privado con seguridad. En ambos casos, ‘’no te distraigas hablando por teléfono, cuando vienes a ver te encañonan y te quitan el carro’’, advierte Pagán.

En el caso de que seas víctima ‘’no te resistas, no discutas porque la mayoría de las veces estas personas están drogadas y no miden consecuencias, y te va a costar la vida. En la medida en que la situación te lo permita, recuerda su voz o alguna señal -como un tatuaje- para luego identificarlo, pero siempre con mucha precaución’’, recomienda.

Problema de seguridad: tiroteo de carro a carro

Si cuando vas conduciendo, surge un tiroteo de carro a carro, no dudo que el pánico se apoderará de ti. Pero, como manifiesta Pagán, tienes que siempre tener tu vida en perspectiva, por lo que debes ‘’alejarte o protegerte’’.

Aconseja que te muevas al paseo, te arrojes al piso del vehículo; si tienes que bajarte del vehículo para protegerte, hazlo. ‘’Lo mejor es que te quedes en un lugar, pues, generalmente, quienes tirotean siguen de largo, si tratas de escapar o competir por pasarles en la carretera, estarás más expuesto’’.

Problema de seguridad: robo domiciliario

Quienes lo han vivido -como Antonio Montes (nombre ficticio) de Río Piedras- lo recuerdan como un ultraje a la intimidad de su privacidad‘. Montes relata que los malechores usaron un ‘’gato’’ de autos para abrir cuatro lamas de una ventana de seguridad. Robaron más de 25,000 dólares en equipos y joyería. ''Fue horrible, ya no quería seguir en la casa. Tenía sentimientos encontrados porque la compré con mucho esfuerzo para que mis hijos tuvieran un lugar de paz y tranquilidad. En las noches, hasta soñaba que había gente bajo la cama...'', expresa.

‘’Una de las modalidades más comunes es la de personas que llegan a la casa identificándose como policías, personal del Departamento de la Familia o de Servicios Sociales. Esto es un problema que impacta principalmente a los adultos mayores. Como hijos o miembros de una familia con envejecientes, es nuestro deber orientarlos para que no le abran a ningún desconocido, aunque se identifique. Para que tengas una idea, un policía no puede entrar a tu casa a menos que tenga una orden de allanamiento’’, argumenta.

Mantener la residencia y áreas cercanas debidamente alumbradas, instalar un sistema de alarma, elegir cerraduras de seguridad para las puertas, y, antes de acostarse, verificar que todo está debidamente cerrado son algunas de sus sugerencias de protección en el hogar.

Si aún así, eres víctima de un robo en tu hogar, ‘’no pelees, trata de manejar la situación, establece algún tipo de empatía, por ejemplo, decir que lo lamentas o que reconoces que está pasando por alguna situación difícil… y que se lleve lo que sea; la vida es lo que vale’’, destaca quien también fue director de seguridad de la Administración de Corrección y Rehabilitación.

Recuerda que el uso de armas de fuego en casos de defensa propia es una ley. El Código Penal tiene un nuevo artículo que reconoce el derecho de la ciudadanía a defenderse "legítimamente en su morada, vehículo y otros lugares''. Sobre la ley denominada ''Doctrina del Castillo''Ariel Torres Meléndez, presidente de la Corporación para la Defensa de los Poseedores de Licencias de Armas en Puerto Rico (CODEPOLA), manifiesta en un artículo publicado en Primera Hora que “la nueva ley cambia las presunciones en favor de quien se defiende. Si usted le puso seguro a su puerta y ve que alguien está forzando la puerta de su hogar, puede estar seguro que no viene a tomar café...''

La noticia
 detalla que el proyecto de ley (Proyecto 39 del Senado) da uniformidad a las leyes vigentes con las de Estados Unidos, ampliando el tamaño del castillo en el que es legal defenderse, el cual ahora no se limita al hogar, sino que se ha extendido al lugar de trabajo, el vehículo personal y a todo espacio público donde un individuo tenga derecho a estar.  

Más asuntos preocupantes

Sacar dinero en los cajeros automáticos o ATM siempre ha sido un tema de seguridad candente, en especial de noche. ''No saques dinero de noche en los cajeros automaticos en áreas solitarias, tampoco en los que están en las gasolineras. Muchas personas son secuestradas y las mantienen para 24 horas para sacar más dinero. Evita también echar gasolina de noche. Como ciudadano tienes que tomar tus propias medidas”, asegura Pagán.

La falta de tolerancia es una actitud que, según Pagán, es cada vez más crítica porque ‘’la gente se molesta por lo que sea’’. Acciones tan, aparentemente simples como que cojan el estacionamiento que la persona ya estaba esperando o que le hagan ‘’un corte de pastelillo’’ en la carretera pueden generar discusiones y peleas que terminan desgracia. 

Hay que coger las cosas con calma, concluye Pagán.


 

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba