Loader

Dos corazones a un solo paso

Correr ha sido parte del estilo de vida de Vanesa De La Matta por espacio de ocho años, actividad que continuó realizando durante su gestación. ¡Conoce cómo lo logró!

Photo
La corredora Vanesa De La Matta culminó sus 36 semanas de embarazo, haciendo lo que tanto le apasiona. (Foto por Carlos Ramírez / Suministrada)
  • Compartir esta nota:

A las 4:40 de la madrugada ella ya está en pie para prepararse y dirigirse a la pista a correr. Este hecho ocurre varias veces a la semana, para luego continuar con su habitual rutina laboral. Además, en días alternos lo combina con ir al gimnasio a entrenar. ¿Lograr esto pudiera ser un gran reto para ti?

A lo antes expuesto, súmale el hecho de que ha continuado practicando esto semanalmente durante todo su embarazo. ¡Así como lo lees!

El reloj marca las 5:30 a.m. y por ahí va veloz. Correr ha sido parte del estilo de vida de Vanesa De La Matta por espacio de ocho años. Esta práctica la ha mantenido para sentirse bien consigo misma, físicamente y emocionalmente. Fue a mediados del 2018 precisamente en la pista, donde fielmente conquista millas cuatro veces a la semana, que se dio cuenta de su estado de embarazo.

Mientras hacía unas repeticiones, se le nubló la vista y se mareó un poco. “Me hice la prueba de embarazo y me entero de que estoy embarazada. Seguí corriendo sin temor alguno hasta que pronto tuve mi cita con el doctor y le comenté sobre mi estilo de vida”, contó la corredora de 37 años.

Luego de recibir la aprobación de su ginecólogo, Vanesa siguió las indicaciones de modificar un poco su rutina. Así que las carreras largas de 12 millas que acostumbraba a hacer los sábados, las fue bajando a 9 millas hasta ir reduciendo la distancia paulatinamente. De 8 millas que corría en la semana, bajó a hacer 6. ¡Es de admirar! Y con el sueño y agotamiento que suele dar cuando se está embarazada, hay que decirle “usted y tenga”.

¿Qué otras cosas cambió? Desde sus tres meses de gestación se limitó a correr solo en la pista y no en la calle para así minimizar el impacto de las zancadas y prevenir cualquier caída. Además, esto le daba la facilidad para tener accesible sus botellas de agua y detenerse para hidratarse en medio de la corrida.

“Antes me levantaba, me tomaba mi café negro y salía a correr. Ahora no, desde que me enteré que estaba embarazada no tomo café porque este deshidrata y provee una energía que no las necesitas ni es buena para el embarazo. Aparte de que quería prevenir de que no me diera algo en la pista. Me levanto, me tomo mi vaso de agua y me como una pequeña merienda sencilla. No como antes, porque ahora hay una criatura dentro de mí y es otro tipo de rutina”, dijo la corredora, quien ha contado con el apoyo de su familia para continuar con esta práctica, incluyendo a su esposo, quien también es corredor.

No solo eso, también cambió el uso de pantalones cortos y optó por utilizar pantalones largos para evitar los calambres. De igual forma, compró otras tenis con más acojinamiento para que aguantaran el peso que se iba añadiendo a su cuerpo.

“Con la respiración no he tenido problemas. La he manejado muy bien. Aquí lo importante es mantenerse bien hidratado antes y durante la carrera”, señala Vanesa, quien reemplazó las visitas al gimnasio por sesiones de yoga, que le fueron ayudando en la flexibilidad, el manejo del dolor, el estiramiento y “bajarle a la mente”.

En su caso, el peso de la barriga no fue un impedimento para continuar corriendo, aunque acepta que el paso no era el mismo y que este fue bajando con el transcurso de las semanas. De igual forma, asegura de estaba más consciente y tenía más precaución para no sufrir alguna caída.

“El médico en cada cita me confirmaba que estaba saludable. Verificaba las dimensiones del bebé, de que todo estuviera bien y me daba la autorización de continuar”, contó a la vez que destacó que correr le ha ayudado también a tener energía durante el día, sin sensación de agotamiento ni cansancio. Sin embargo, admite que “a veces le cuesta levantarse” en las mañanas. ¿Y cómo no?

Como parte de su rutina, Vanesa siempre estira después de una corrida y cumple con una dieta saludable. Con los cambios acepta que llegó a sentirse agotada al no poder suplementarse ni tomar aminoácidos para la recuperación de los músculos luego de una carrera larga los sábados.

Su plan es seguir corriendo luego de dar a luz. “Si Mauricio me lo permite, eventualemente compraré un coche para correr con él. Tan pronto los médicos me lo autoricen, quisiera poder correr al menos dos días a la semana, todo depende cómo me vaya con la lactancia”.

Si antes admiraba a Vanesa por su disciplina y dedicación, lo que hizo durante el embarazo ha hecho admirarla aún más. Luego de conversar sobre este tema con ella, a los dos días cumplió sus 36 semanas y con ellas, ¡se fue de parto!

“Tuve un parto espectacular, no me puedo quejar. Rompí fuente a las 11:30 p.m., llegué a las 12:45 al hospital y Mauricio nació a las 3:06 a.m.”, me comunicó.

Y es que se ha demostrado que ejercitarse durante antes, durante y después del embarazo ayuda a preparar tu cuerpo para el nacimiento del bebé, gracias al fortalecimiento de tus músculos, el control de la respiración y a que tu corazón está en buen estado. Incluso, algunos estudios han demostrado que el ejercicio puede incluso disminuir el riesgo de que una mujer sufra complicaciones, como la preeclampsia y la diabetes gestacional.

De acuerdo con The American College of Obstetricians and Gynecologists, la actividad física en estado de embarazo tiene riesgos mínimos y se ha demostrado que beneficia a la mayoría de las mujeres, aunque puede ser necesaria alguna modificación de las rutinas de ejercicio debido a los cambios anatómicos y fisiológicos normales y los requisitos fetales. Siempre consúltalo con tu ginecólogo-obstetra.

Confieso que hace poco más de una década cuando quedé embarazada me hubiese encantando estar tan activa físicamente como lo estoy ahora. No me cabe duda que la historia de Vanesa va a inspirar a muchas mujeres. ¡Muchas felicidades y bienvenido Mauricio! 

¡Es una maravilla tener el deseo, el tiempo, las ganas, el entusiasmo, el apoyo y la salud para ejercitarse en esta etapa! ¡Qué belleza traer al mundo a una criatura sintiéndose plena y quedarte con la satisfacción de que con cada paso que diste, dos corazones latían dentro de ti mientras ibas conquistando millas! 

Dale like a Conquistando Millas en Facebook y sígueme en Instagram: @conquistando_millas

  • Compartir esta nota:

POSTS RELACIONADOS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba