Loader
Época de sentimientos múltiples

16 estrategias para alcanzar la calma en la época festiva

Tan apreciada como puede ser la época festiva, también suele ser foco de ansiedad y estrés, robándole a algunos una de las posesiones más preciosas que se pueden tener: la calma

Photo
Mantener una perspectiva de vida positiva ayudará a manejar el estrés de la temporada. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Al reconocer que vivimos en una sociedad de consumo y que, por ello, se puede agudizar más el estrés durante la época festiva, el doctor Noel Quintero, psicólogo clínico y facultativo de la Universidad Carlos Albizu, ofrece unas recomendaciones puntuales.

  1. Compartir con la familia. “Si la comida no quedó perfecta, lo importante es estar en familia. Si no se pudieron satisfacer todas las necesidades de los hijos o lo nietos, les estamos dando amor. A veces caemos en la trampa del consumismo y eso nos puede generar más estrés”, recalca el también investigador.
  2. Mantener una perspectiva de vida positiva.
  3. Mantener valores y esa dimensión de sentido y de propósito.
  4. Disfrutar de las cosas pequeñas. Es importante porque a veces pensamos que lo que da la felicidad es tener muchas cosas y, realmente, los estudios demuestran que no es así.
  5. Buscar espacios para reflexionar y meditar, realizando prácticas de yoga y de mindfulness (atención plena). “Es importante que cada persona tenga espacios individuales para encontrarse consigo misma y de ver qué es lo importante en su vida, qué es lo importante en esta etapa”.

Otras acciones que pueden ayudar a manejar el estrés y evitar esas sensaciones de sobrecarga incluyen:

  1. Fragmentar las tareas para hacerlas más manejables. De esta manera, evitas abrumarte y, de paso, abrumar a quienes están a tu alrededor, poniéndoles en un correcorre que puede ocasionar que se pierda el control.
  2. Reconocer que el estrés en sí no es dañino, sino que es una reacción normal del organismo. “Lo más importante es encontrar la forma de manejarlo (con estrategias como) el ejercicio, que es muy importante en todas las etapas de vida, ya que ayuda a promover el sueño, libera endorfinas, da paz y bienestar
  3. Sonreír y disfrutar. Es una maravilla cómo a veces, en los momentos más difíciles, algunas personas pueden ver esa parte jocosa de la vida, lo cual es muy positivo para el bienestar.
  4. Buscar apoyo social, ya que esta puede ser una época de aislamiento y de soledad.
  5. Manifestar la solidaridad a personas que realmente se sienten solas, están marginadas, tienen problemas de alcohol o de uso de sustancias, o envejecientes. “No hay nada que dé más alegría al ser humano que ayudar en la felicidad de otras personas. Esto también es evidente en investigaciones que muestran que cuando las personas son más altruistas, compasivas y bondadosas, no solo ayudan a los demás, sino que se ayudan a sí mismas”, resalta el doctor Quintero, al mencionar que hay estudios que evidencian que las personas que más ayudan viven un promedio de 7 a 10 años más que las personas que no lo hacen.
  6. Asirse de los valores espirituales y religiosos.
  7. Mantener la calma con estrategias de autocuidado como realizar prácticas de relajación como la meditación, la atención plena, el perdón, la compasión y la oración. “Se ha evidenciado que tienen muchos beneficios para las personas”.
  8. Promover los pensamientos positivos. Esto ayudará a mantener una sensación de control y de lucidez.
  9. Leer las señales corporales del estrés es muy importante para calmarnos. Ese es el primer paso en todo el manejo del estrés. “El estrés ha sido ese enemigo silencioso que afecta la salud, porque puede estar afectando desde los sistemas cardiovascular y gastrointestinal”, señala, al agregar que “hay muchas condiciones gastrointestinales que pueden exacerbarse en situaciones de estrés y aún en condiciones donde no hay una causa evidente de estrés, como en el cáncer, que sabemos que hay otros componentes, el manejo que se haga de la condición puede ser bien significativo”.
  10. Desarrollar prácticas y hábitos que te ayuden a calmarte y a promover el bienestar. Recomienda sentarse por 5 minutos, respirar profundamente, contar hasta 10, escuchar el vaivén de las olas o una música que te relaje para calmarte. “Y, estando calmado, puedes empezar a pensar (más claramente)”.
  11. Reconocer el rol del adulto -de los padres- en la vida de los niños es crucial. “En la medida que vamos logrando ese nivel de autorregulación, de auto control, pero, al mismo tiempo, de armonía interior, de paz y de bienestar, eso es lo que vamos a ir enseñándoles de una manera más vivencial a nuestros niños”.

Las consecuencias de sucumbir al estrés y perder la calma

Desde el punto de vista de la salud mental, el estrés puede agudizar e incluso generar ansiedad, depresión, riesgos suicidas y problemas en las relaciones interpersonales.

“Definitivamente, cuando el estrés se torna muy agudo e intenso, puede afectar a nivel cardiovascular”, destaca el catedrático al mencionar que, como indica el doctor Herbert Benson, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, muchas de las condiciones cardiovasculares se exacerban con el estrés y, prácticamente, de un 60 a un 90% de todas estas condiciones tienen un componente de estrés.

“Pienso que, en un enfoque más integrativo, que es el que también propone la Organización Mundial de la Salud puede ayudar a promover el bienestar”, dice. Este enfoque incluye: promover el bienestar físico, emocional, interpersonal y espiritual, de manera que la mente, las ideas y los sentimientos se conecten de manera positiva. Explica, que hoy día existen muchos modelos de intervención basados en promover la relajación, la conciencia plena y paz mental para promover las emociones positivas que redundan en un sentimiento de calma.

Cuando buscar ayuda

Cuando perdemos la calma, “siempre tratamos de agotar los medios que tenemos a nuestro alcance, como un amigo o un conocido, pero lo importante es que sea una persona en la que podamos confiar”. A veces puede ser un maestro, un colega o un familiar.

Sin embargo, el doctor Quintero recalca que se debe buscar ayuda profesional “cuando, como diríamos en buen español, ‘se nos tranca el bolo’ y (la persona) puede estar en peligro”. Si los niveles de ansiedad son muy altos, si la persona no está durmiendo bien, si está muy irritable, agresivo u hostil.

“Cuando haya ideas o pensamientos de hacerse daño o de acciones suicidas, hay que buscar ayuda”, resalta Quintero, al mencionar que, por ejemplo, la Administración de Servicios de Salud y Contra la Adicción (ASSMCA) con la Línea PAS (1-800-961-0023). Universidades como la Carlos Albizu también tienen clínicas comunitarias.

“Los pensamientos positivos nos van a ayudar a mantener una sensación de control y de lucidez que nos ayudará a calmarnos”.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba