Loader
Es posible

Estrategias para superar las emociones negativas

Con el conocimiento adecuado, se pueden superar las demandas emocionales y convertirlas en procesos positivos para tu bienestar

Photo
Las emociones nos permiten aprender de la situación, superarla y volverla a confrontar desde otro punto de vista. (Gino Crescoli / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) define las emociones como un patrón complejo de reacciones que involucran elementos vivenciales, conductuales y psicológicos a través de los cuales los individuos intentan manejar una situación o evento personalmente muy significativo. Y, si bien es cierto cada persona reacciona diferente a las situaciones de la vida diaria, enfrentar las demandas emocionales puede ayudarnos a aprender a lidiar con nuestro día a día y a convertir situaciones que percibimos como negativas en algo positivo.

Así lo explica el doctor Daniel Martínez Ortiz, psicólogo clínico y catedrático de la Universidad Carlos Albizu, quien agrega que, en estas circunstancias, las emociones nos permiten aprender de la situación, superarla y volverla a confrontar desde otro punto de vista.

El también psicólogo deportivo señala que, en términos generales, las demandas emocionales afectan a las personas de diversas maneras que incluyen, desde cambios en el estado de ánimo y dificultad para pensar, hasta confrontar problemas para dormir, experimentar cambios físicos y tener problemas en el trabajo y en las relaciones interpersonales.

¿Cambia esto con la edad?

“Se ha encontrado que, en términos de edad, aunque se piensa que mientras más se envejece, más problemas emocionales se van a dar, esa no es la realidad”, explica el catedrático de la Carlos Albizu, al resaltar que existen estudios que han demostrado que, aunque los viejos estén confrontando problemas físicos o psicológicos, aprenden a ajustarse bien a las demandas de su etapa de vida.

“No todo el tiempo es negativo. Uno va aprendiendo a lidiar con las situaciones diarias y con el estrés y los problemas emocionales que se confrontan día a día”, aduce el psicólogo clínico, el mencionar que esos problemas emocionales se relacionan, mayormente, a vivir solo cuando la pareja muere o a los problemas físicos que son parte de su vida.

Para el doctor Martínez Ortiz, esa adaptación, que parece ser transparente para muchas personas, viene como resultado no solo de los adelantos médicos que permiten que las personas vivan más y mejor, sino también de un enfoque de más salud positivo y de la inclusión de otras intervenciones como la meditación, hacer ejercicios y comer bien, entre otras.

El psicólogo clínico agrega que cada generación debe comprenderse de forma distinta, reconociendo que lo que resultó para una, puede no resultar para otra. Por ello, en el caso de los más jóvenes, Martínez Ortiz señala que son muy buenos para responder a las crisis y trabajar con lo que respecta al cambio social, aunque le preocupa el hecho de que, en los últimos años, hayan experimentado muchos cambios y problemas sociales que pudieran haber minado su capacidad para sobrellevar las cargas emocionales generadas por estas experiencias.

“A veces vemos que hay un desgaste emocional (entre los jóvenes) porque no solamente tienen el peso estudiar, sino también de lidiar con todos los problemas sociales que están ocurriendo hoy en Puerto Rico”, dice el catedrático, mientras acepta que, al no tener la experiencia de vida de otras generaciones, le preocupa, como estudioso de la conducta humana, que ellos no puedan sobrellevar esos cambios. Esto puede ocasionar signos y síntomas que pudieran confundirse con una condición mental, pero que no necesariamente lo es. Entre los mencionados por el académico se encuentran que la persona presente un pensamiento confuso, tenga una habilidad reducida para concentrarse, tenga miedo excesivo y se sienta constantemente culpable. A estos se añaden:

* Cambios drásticos en el estado de ánimo

* Que la persona se retraiga socialmente

* Sentir cansancio profundo, baja energía, duerme mucho o no duerme

* Tener alucinaciones, paranoia

* Presentar dificultad para lidiar con el estrés diario

* Usar alcohol o abusar de medicamentos como los opioides

* Presentar cambios en los hábitos de alimentación

* Presentar cambios en su vida sexual

“Todos estos son signos que levantan una bandera roja, pero el principal es que haya cambios drásticos de personalidad”, recalca Martínez Ortiz, al explicar que, en ocasiones, las personas que sienten que sus cargas emocionales son extremas e insostenibles buscan soluciones drásticas y finales como el suicidio, pues no poseen las herramientas que les permitan procesar toda esa información y buscar soluciones alternas. En estos casos, la prevención se convierte en la mejor estrategia.

¿Cómo podemos ayudar?

“El punto es que, si yo quiero ayudar, lo mejor es escuchar”, subraya Martínez Ortiz, al destacar que, con solamente con escuchar comienza el proceso de sanación.

“En esos momentos, la persona no quiere que pases juicio, solo quiere que la escuches”, señala el catedrático, al mencionar que este fue el mayor hallazgo de un estudio conducido por la APA hace una década y cuyos hallazgos continúan siendo vigentes hoy.

“Si te das cuenta de que alguien necesita ayuda, siéntate con él o con ella, y toma 5 o 10 minutos para escucharle. Obviamente, si entiendes que el problema es serio y hay una amenaza contra su vida o la de otra persona, entonces hay que referirla (a un profesional de la salud mental) y pedir ayuda”, sostiene, al exhortar a las personas a no aislarse.

No te quedes sola o solo; esa es la clave. Si no sabes qué hacer, llama a alguien, hay líneas de ayuda donde alguien que te puede ayudar y asesorar en lo que superas ese momento. Lo importante es que el primer paso es siempre buscar ayuda, puede ser un amigo o un profesional (de la salud mental), pero no te aísles porque es bien difícil ayudarte si lo haces”, concluye.

Dónde buscar ayuda

Línea PAS (ASSMCA)

1-800-981-0023

 Universidad Albizu

San Juan 787-725-6500

Mayagüez 787-838-7272

 INSPIRA

787-704-0705

recepcaguas@inspirapr.com

 Familias CAPACES, Inc.

787-708-9093

info@familiascapaces.org

 Centro de Información y Referido de Fondos Unidos de PR

787-268-5353 o marcando el 211 desde cualquier parte de la isla y libre de costo

 Hospital Panamericano

Línea de ayuda: 1-800-981-1218

Centros de acceso y tratamiento ambulatorios: 787-966-7222

 Hospital San Juan Capestrano

1-888-967-4357 (24/7) /Línea de la Esperanza: 787-625-2929

 CONTIGO Behavioral Community Clinical Center

787-288-0277 / 787-269-0988

 Clínica de Medicina Integral (CUMIC)

787-269-0988

Alcohólicos Anónimos

787-704-1634

 Centro de Consejería el Sendero de la Cruz

787- 764-4666 / 781-753-2023 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba