Loader
Periodo de recogimiento y oración

Leer y meditar

Lecturas para reflexionar durante la Semana Mayor

  • Por Carmen Dolores Hernández / Especial para Por Dentro
  • 15 ABR. 2019 - 07:00 AM
Photo
(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:
Durante la Semana Santa —la Semana Mayor— se conmemoran los días en que transcurrió la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, especialmente desde el jueves (llamado santo, como el viernes y el sábado), día en que el Maestro se reunió con sus discípulos para la Última Cena, hasta el domingo en que resucitó, pasando por el viernes, cuando murió clavado en una cruz.

Fue ese el precio que pagó para que la humanidad, que no lo recibió, accediera al plano espiritual del Dios misericordioso y eterno. Jesús, al hermanarse con nosotros y tomar nuestra condición humana, nos elevó a la suya.

Para los cristianos, la Semana Santa es un período de recogimiento y oración, de recordar y meditar en lo que es la razón última de nuestra vida, la fe que nos orienta y nos consuela. Los siguientes libros pueden ayudarnos a enfocar nuestros pensamientos en esa historia verdaderamente sagrada; historia de solidaridad, liberación y amor.

Cántico espiritual
San Juan de la Cruz
CreateSpace Independent Publishing Platform, 2016 

Photo

El arte ha respondido de muchas maneras al misterio del amor de un Dios que se hace hombre y muere en una cruz. Este largo poema arrebatado de amor es un diálogo nupcial entre el espíritu humano seducido por la grandeza de la divinidad y el amor incomprensiblemente generoso que Dios nos ofrece. Escrito por Juan de Yepes Álvarez (San Juan de la Cruz), fraile carmelita que vivió en el siglo XVI, habla de una búsqueda por parte del alma, que quiere llegar al creador de toda belleza humana a través del rastro que ha dejado en lo creado: Mil gracias derramando,/ pasó por estos sotos con presura,/y yéndolos mirando,/con sola su figura/ vestidos los dejó de hermosura. El encuentro representa la más completa plenitud: Mi alma se ha empleado,/ y todo mi caudal, en su servicio;/ ya no guardo ganado,/ ni ya tengo otro oficio,/ que ya sólo en amar es mi ejercicio.

Los cuatro evangelios
Ed. por la Conferencia Episcopal Española
Biblioteca de Autores Cristianos, 2014

Photo

Ninguna lectura de Semana Santa puede superar la de los cuatro evangelios. Mateo, Marcos, Lucas y Juan fueron quienes primero documentaron —de manera más completa— la vida de Jesús sobre esta tierra por la que pasó haciendo el bien a todos y enseñándonos la grandeza y misericordia del Padre, además del amor a los semejantes, nuestros hermanos. Breves y sencillos, los evangelios son la expresión de esa buena nueva que cambió el mundo, transformándolo de un lugar de incertidumbre, miedo y sufrimiento en uno de solidaridad y esperanza. A pesar de las similitudes entre ellos —especialmente entre los tres primeros— cada evangelio tiene su propio carisma. En ellos se consignan los milagros, las palabras y la vida, muerte y resurrección de quien transforma los corazones de todos aquellos que se acercan a Él con fe sencilla y esperanzada.

El Señor
Romano Guardini
Madrid: Ediciones  Cristiandad, 2006

Photo

Un teólogo del siglo pasado de nacimiento italiano y alemán de formación es el autor de este libro de reflexiones sobre la persona de Jesús que se basa en la lectura atenta de los Evangelios a la luz de las tradiciones judías y cristianas y que los interpreta para que iluminen las ideas y circunstancias del mundo actual. Su propósito es leer las Escrituras para ver adónde nos llevan en la comprensión del misterio de Jesús, hombre y Dios. El libro entero —y el pensamiento— de Guardini giran en torno a la visión de que la esencia del cristianismo no es una idea, ni un sistema de pensamiento, ni un plan de acción sino una persona: Jesucristo.

La esclava indomable 
Hervé Rouillet, trad. De Miguel Martín Martín
Madrid: Ediciones Rialp, 2019

Photo
Photo

Los santos dan testimonio del espíritu de Dios en sus vidas. Esta santa, canonizada en el año 2000, vivió del 1869 al 1947 y tuvo una vida singular. Nacida en la región de Darfur en el Sudán, perteneciente al pueblo Daju, fue secuestrada en 1877 por unos traficantes árabes de esclavos que la torturaron. Cuando era adolescente la compró un cónsul italiano que la llevó a su país para que cuidara de su familia, trabajo en el que sirvió durante años sin caer en cuenta de la injusticia de su condición y de que la esclavitud era ilegal en Italia. En 1890, mientras asistía con la niña que cuidaba a clases de educación religiosa, se convirtió al catolicismo e ingresó en la congregación de Hermanas Canosianas como Sor Josefina, dedicándose desde entonces a aliviar el sufrimiento de los pobres y maltratados. Se trata de una historia de sufrimiento y redención, ejemplar en nuestro tiempo de tantas esclavitudes diversas. 

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba