Loader
Nutrición infantil

Alimentos que no debe tener el almuerzo de los niños

Los alimentos con grandes concentraciones de azúcar y grasas saturadas, aunque deliciosos, son sumamente dañinos y más para los niños

  • Por El Universal / GDA
  • 20 ABR. 2020 - 08:21 AM
Photo
Por su bajo costo, disponibilidad y sabor, el pan dulce es uno de los favoritos, no solamente para desayunar, sino también para almorzar y cenar. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Para los niños el almuerzo es importante, ya que este provee la energía necesaria para que puedan concluir con el resto de sus días; Fernanda Alvarado, experta en nutrición, comenta que es fundamental que desayunen.

Pero, dentro del almuerzo hay ciertas comidas que se recomienda evitar, ya que además de contener grasas saturadas, los aletargan y contribuyen a engrosar los índices de obesidad infantil, lo que favorece el sobrepeso durante el resto de su vida y los pone en riesgo de sufrir enfermedades circulatorias, del corazón y de los riñones, diabetes, entre otras, según la UNICEF.

Las causas principales de la obesidad son el consumo de alimentos procesados con altos niveles de azúcar, grasas trans y sal, así como bebidas azucaradas, además de que los niños han disminuido la actividad física.

Si quieres mejorar la alimentación de tus hijos, acá te recomendamos algunas cosas que tienes que evitar enviar como almuerzo.

Pan dulce o galletas

Por su bajo costo, disponibilidad y sabor, el pan dulce es uno de los favoritos, no solamente para desayunar, sino también para almorzar y cenar. Lo puedes conseguir en cualquier tienda de conveniencia, pero la cantidad de calorías y grasas no saludables que contienen pueden afectar la salud de los niños más de lo que crees.

Una dona, por ejemplo, de acuerdo con la base de datos del Departamento de Agricultura Estados Unidos, USDA por sus siglas en inglés, contiene 60 gramos de azúcar, lo que sobrepasa la cantidad diaria que recomienda la OMS para niños. Además, cada pieza de pan contiene al menos 300 calorías.

Frituras y papas fritas

Al igual que el pan dulce, este tipo de alimento puede ser encontrado en cualquier lugar y a precios muy bajos, pero las cosas fritas contienen cantidades muy altas de grasas saturadas y calorías, al menos 350 por porción, según la USDA. Al ser alimentos fritos son pesados de digerir, por lo que los niños tendrán sueño durante el día. Además de esto, también suelen tener grandes cantidades de sodio, lo que está relacionado con problemas cardíacos durante la adultez.

Comida rápida

Gracias a la manera tan rápida en la que tenemos que vivir, esta comida se encuentra en el mejor de sus momentos. Si eres de los que les encanta pedir pizza y enviar uno o dos pedazos sobrantes en el lunch a los niños, deberías evitarlo, ya que una rebanada promedio contiene 680 mg de sodio, entre 5 y 10 gramos de grasas saturadas y al menos 300 calorías, de acuerdo con la USDA.

Si no les gusta la pizza y prefieren pasar por la mañana por un combo de hamburguesa y papas fritas, también es una mala idea, pues puede contener hasta 900 calorías.

Con el pollo frito es lo mismo, ya que una pieza puede contener hasta 500 calorías y más de mil 200 mg de sal.

De acuerdo con información de Fernanda Alvarado, el almuerzo de un niño de 3 a 5 años, en etapa de preescolar, debe contener de 200 a 240 kilocalorías, mientras que los de 6 a 11 años, en nivel escolar, deben consumir entre 260 a 290 kilocalorías. Con esta información podemos comprobar que muchos de los alimentos antes mencionados sobrepasan la ingesta calórica que deben consumir los niños en un almuerzo.

Los alimentos con grandes concentraciones de azúcar y grasas saturadas, aunque deliciosos, son sumamente dañinos y más para los niños, y normalizar el consumo excesivo de estos, causará un impacto profundo en la manera que comerán durante toda su vida; siendo la niñez un momento clave para aprender a vivir sanamente.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba