Loader
Conoce cuáles son estas partes y cómo sacarles provecho

Beneficios de comer retazos de pollo

Al cocinar pollo, es común comprar partes como la pechuga, los muslos o las caderas. No obstante, también existen piezas conocidas como retazos, que son las partes más económicas del ave

  • Por El Universal / GDA
  • 18 MAY. 2020 - 08:29 AM
Photo
Algunas partes del pollo suelen desecharse, pero también puedes utilizarlos para darle sabor a tus caldos de pollo. (Freepik)
  • Compartir esta nota:

Al cocinar pollo, es común comprar partes como la pechuga, los muslos o las caderas. No obstante, también existen piezas conocidas como retazos, el retazo de pollo. Son las partes del ave más económicas, entre las que están: la rabadilla (extremo de inferior de la columna vertebral, formado por parte del hueso sacro y las tres piezas del coxis), el huacal (la espaldilla unida por el esternón) y las alas de pollo.

En el caso de las alitas, ahora se adoban o se marinan aparte para comerlas como meriendas. Respecto a la rabadilla y el huacal, ambas partes suelen desecharse, pero también puedes utilizarlos para darle sabor a tus caldos de pollo. Así que sácale provecho al retazo de pollo y descubre cuáles son sus beneficios para la salud.

La empresa de productos derivados de las aves, Aggelakis, señala que el contenido en grasas de la rabadilla y el huacal es ideal para darle sabor extra a los caldos, salsas o guisados. Añadirlos a tus preparaciones podría ayudarte de las siguientes maneras.

Cuida las articulaciones

Según el sitio especializado Healthline, el caldo hecho con retazos de pollo es rico en glucosamina y sulfato de condroitina.

Una investigación publicada en Annals of the Rheumatic Diseases concluyó que estos componentes reducen tanto el dolor en las articulaciones como los síntomas de osteoartritis.

De igual forma, un estudio realizado en personas con artritis reumatoide demostró que el colágeno del pollo disminuye significativamente los síntomas de esta enfermedad, como el dolor, la inflamación y la rigidez de las articulaciones o tejidos cercanos.

Reduce la inflamación

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chappel Hill, los aminoácidos presentes en el caldo de huesos de pollo, como la glicina y la arginina, tienen propiedades antiinflamatorias.

Por su parte, una publicación de The British Journal of Nutrition comprobó que la arginina combate la inflamación derivada de la obesidad. Esto podría disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes, síndrome metabólico, Alzheimer y algunos tipos de cáncer.

Ayuda al control de peso

Además de ser bajo en calorías, el caldo de huesos de pollo aumenta la sensación de saciedad. Tal como lo explica una investigación publicada en Eating and Weight Disorders, el caldo contiene una proteína llamada gelatina, la cual reduce el hambre y, por lo tanto, inhibe el consumo excesivo de otros alimentos.

Por su parte, el colágeno contenido en los tejidos del pollo incrementa la masa muscular y disminuye la grasa corporal si se combina con el ejercicio.

Mejora la calidad del sueño

Una investigación publicada por The Japanese Society of Sleep Researsh encontró que la glicina, un aminoácido dentro del caldo de huesos de pollo, mejora la calidad del sueño en aquellas personas que tienen dificultades para dormir.

También se demostró que este componente reduce la somnolencia diurna y ayuda a las funciones mentales y a la memoria. Recuerda incorporar el caldo de retazos de pollo en una dieta balanceada.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba