Loader
Es químico y su valor nutricional es cero

¿Cómo afecta a tu salud el refresco y qué puedes hacer para dejarlo?

Un vaso de refresco de 7 onzas contiene alrededor de cuatro cucharaditas de azúcar

  • Por El Comercio / GDA
  • 30 NOV. 2019 - 06:30 AM
Photo
El refresco puede provocar aumento de peso y afectar tu salud bucal. (Ernesto Rodríguez / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

El refresco, esa llamativa y dulce bebida que a muchos nos gusta, es algo que debemos eliminar de nuestra dieta diaria, porque es más dañino de lo que te imaginas.

Según la nutricionista Lorena Romero, este producto es totalmente químico y su valor nutricional es cero.

“El refresco está hecho de azúcar, sal, cafeína y saborizantes, como aporte al cuerpo no tiene nada. Es más, ni siquiera te quita la sed, por el contrario, hace que tenga más y quieras seguir tomándolo, es adictivo. Sin problemas puedes tomar un litro de refresco, pero, ¿de agua?, ahí sí es difícil”, explica la especialista.

¿Cuál es el principal daño que le causa el refresco a nuestro cuerpo? "Lo más resaltante e inmediato es que esta bebida engorda. Si de pronto la empiezas a consumir con frecuencia, verás que tienes un aumento de peso. Esto podría llevarte al sobrepeso u obesidad, y a otros males, como la diabetes y problemas cardiovasculares”, explica Romero.

Además, el refresco puede afectar también tu salud bucal. El odontólogo José Pérez Yance asegura que tomarlo con frecuencia provoca la pérdida de color de los dientes y la aparición de microfracturas.

“El refresco se digiere muy rápido. Por lo general, un almuerzo tarda en hacerlo entre dos o tres horas, el refresco lo hace en minutos”, agrega.

¿Qué es lo que debes hacer si eres muy fanático del sabor del refresco? La nutricionista Lorena Romero recomienda ir alejándose de esta bebida, empezando por beber agua con gas y limón, para controlar de a pocos el gusto por este producto.

“El gas genera una estimulación placentera en la lengua. No está mal hacerlo como transición -aunque no es lo ideal-, mientras te vas acostumbrando a dejarla”, añade.

¿Y los refrescos de dieta? “Tampoco aconsejo tomarlos, porque lo único en lo que varían es en el edulcorante, también te generan adicción y te dan hambre”, agrega.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba