Loader
Promete resultados rápidos y drásticos

¿Cómo es la dieta cetogénica? De la que hablan las celebridades

En 2017 las búsquedas referentes a la dieta keto –o dieta cetogénica– eran prácticamente inexistentes, según los datos de Google Trends

  • Por El País / GDA
  • 06 AGO. 2019 - 10:39 AM
Photo
La dieta cetogénica se diferencia de la alimentación equilibrada porque cambia las proporciones de los nutrientes poniendo especial foco en grasas y proteínas. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

En 2017 las búsquedas referentes a la dieta keto –o dieta cetogénica– eran prácticamente inexistentes, según los datos de Google Trends. Sin embargo, la búsqueda de este término alcanzó su pico en 2019 gracias a que las hermanas Kourtney y Kim Kardashian y la modelo Adriana Lima confesaron seguir este régimen de alimentación para mantener su figura y bajar de peso. 

La última en sumarse a la tendencia es la estrella porno Jenna Jameson, quien reveló que perdió el peso que ganó durante su embarazo gracias a la dieta cetogénica; sus imágenes de antes y después sorprendieron al mundo. Aquí una publicación compartida de Jenna Jameson (@jennacantlose) en Instagram el pasado 2 de agosto. 

Además de investigar sobre la dieta cetogénica, las búsquedas en Google revelan el interés de las personas por la "dieta de los famosos". Kim Kardashian confesó haber bajado 60 libras luego de dos embarazos. Las consultas sobre este tipo de alimentación han ido en crecimiento, muy ligadas a la influencia de las redes sociales y a los nombres famosos a la que se asocian, destacó la nutricionista Cecilia Trías.

"Creo que esta es una dieta más de todas las que existen", indicó la nutricionista. ¿Pero qué implica? El nombre proviene de la palabra cetosis . "El cuerpo transforma los carbohidratos en glucosa para utilizarlos como su combustible para los músculos y hasta el cerebro. Cuando no tiene glucosa de la que alimentarse, comienza a disolver la grasa en cuerpos cetónicos y los usa como fuente de energía. A eso se le llama entrar en cetosis", explicó.

A través de diversos análisis, se detecta que el cuerpo está en cetosis y por eso está deshaciéndose de la grasa que tenía acumulada. Trías indicó que este régimen de alimentación lleva al cuerpo a un estado extremo que no es necesariamente un derivado de un proceso natural, ya que lo obliga a utilizar sus reservas para cumplir sus funciones.Una de las preguntas que surgen sobre esta dieta en particular es si es apta para todo el mundo y la respuesta es no. Trías explicó que por tratarse de un régimen que no sigue los valores habituales de una dieta equilibrada debe individualizarse.

"Seguir una alimentación cetogénica implica aumentar el consumo de grasas y si, por ejemplo, una persona tiene el colesterol alto no sería lo más beneficioso. Lo mismo sucede con otras afecciones de salud", señaló la especialista a El País. La dieta cetogénica se diferencia de la alimentación equilibrada porque cambia las proporciones de los nutrientes poniendo especial foco en grasas y proteínas, mientras que reduce a porcentajes muy bajos el consumo de carbohidratos.

Durante un día de esta dieta, las calorías provienen en un 70% o 75% de los lípidos; entre 20% y 30% de las proteínas; y entre 5% y 15% de carbohidratos. Una dieta equilibrada tradicional obtiene sus calorías de entre un 40% y 55% de los carbohidratos, por lo que reduce su consumo a menos de la mitad en favor de las grasas, principalmente.Esta dieta no se basa en el conteo de calorías, sino en poner el foco en qué se come y en la falta de glucosa.

Entre los alimentos que permite que se consuman están los lácteos grasos (yogur entero, manteca o crema), grasas saludables provenientes del aceite de coco o la palta; proteínas como carne, pollo o pescados grasos, como el salmón; mientras que los carbohidratos quedan reducidos a verduras de hoja verde como espinaca o lechuga. Entre los alimentos prohibidos de este régimen figuran las frutas, el pan, las pastas, la harina, las papas, las bebidas gaseosas y azucaradas y jugos y las legumbres.

La principal razón por la que muchas personas desean seguir esta dieta es porque promete resultados rápidos y drásticos en la apariencia . Sin embargo, Trías indicó que no siempre sucede así y que lo ideal es fijarse si la forma de alimentación puede sostenerse a largo plazo. 

Entre los beneficios figuran el descenso de peso y la regularización del apetito (favorecido por la sensación de saciedad que provoca el aumento de consumo de proteínas). Además, el cuerpo se desinflama al reducir el consumo de carbohidratos. En tanto, como contrapartida, la dieta cetogénica lleva al cuerpo a extremos por lo que puede provocar cansancio. La liberación de los cuerpos cetónicos también genera mal aliento, estreñimiento y puede ser más costosa desde el punto de vista económico por los ingredientes de las comidas permitidas en el régimen.

Por otro lado, la nutricionista sostuvo que la dieta ganó popularidad para el tratamiento del cáncer. "Se entiende que las células se alimentan de azúcar, entonces, al eliminarla, ayudaría a que no se reproduzcan. Aún suena un poco tirado de los pelos, pero como profesional tengo que saberlo", subrayó.

En tanto, la dieta keto es considerada beneficiosa para quienes padecen diabetes y como tratamiento para la epilepsia. La especialista explicó que la dieta cetogénica está "de moda" y que esto es muy cíclico. "Hace algunos años era la dieta vegetarian a, ahora son la cetogénica y detox ", sostuvo.

La nutricionista hizo especial énfasis es que al momento de elegir una dieta debe tenerse en cuenta el estilo de vida del paciente y sus antecedentes de salud. Sobre todo, aseguró, lo más recomendable es que sea personalizada: "Siempre trato de decirle al paciente cuáles son los beneficios y las contras . Que vea si le sirve o no". La nutricionista Cecilia Trías destacó que existen algunos hábitos que mejoran la alimentación y que son la base antes de hacer cualquier dieta.

"Al momento de brindar las claves para una alimentación más saludable recomiendo incluir en la dieta proteínas magras; consumir carne tres o cuatro veces por semana; aumentar el consumo de pescado; integrar las frutas y verduras en mayor medida", sostuvo en entrevista con El País.

Además, Trías destacó la importancia del consumo de grasas de buena calidad como el aceite de oliva, la palta o los frutos secos. Por otro lado, la experta indicó que es clave aumentar el consumo de legumbres porque son una fuente de proteínas y carbohidratos de buena calidad. En tanto, sugirió sustituir los glúcidos refinados como la harina o el azúcar por productos integrales.

La dieta alcalina, seguida por la actriz Kate Hudson, es uno de los ejemplos. Este regimen propone quitar alimentos que contengan lactosa, gluten, trigo, entre otros, y sustituirlos por alternativas de origen vegetal. Sin embargo, sus resultados no están comprobados y un estudio de la Universidad de Alberta indicó que podría complicar el metabolismo.

Por su parte, Jennifer Aniston popularizó la "dieta de la zona" por la cual se aumentan proteías y grasas. Los alimentos en los que se basa son frutas, pescado, lácteos, entre otros. En tanto, una investigación de Nutrition Research develó que esta rutina no ofrece beneficios adicionales comparada con otras dietas y que debe seguirse de la mano de un profesional.

La actriz Jessica Biel sigue la dieta paleolítica, que consiste en el consumo de alimentos que había disponibles en la era paleolítica como pescado, carnes, frutos secos y semillas con el objetivo de aumentar las proteínas y fibras.Mientras que la actriz Gwyneth Paltrow confesó que probó la dieta del uruguayo Alejandro Jünger, llamada Clean, la cual consiste en una desintoxicación de 21 días. Esta dieta pone su foco en el ayuno intermitente, con 12 horas entre la cena y el desayuno, además de incorporar únicamente una comida sólida al mediodía y eliminar los productos procesados e irritantes.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba