Loader
Tema controversial

Crece la evidencia sobre las ventajas de reducir el consumo de distintos tipos de carnes

Dos porciones a la semana se relacionan con un mayor riesgo para el corazón. Por otro lado, una dieta baja en proteína animal se asocia a beneficios cardiovasculares

  • Por El Mercurio / GDA
  • 06 FEB. 2020 - 06:55 AM
Photo
La OMS aconseja moderar el consumo de carne roja y procesada para reducir el riesgo de cáncer. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Aunque la carne animal es una excelente fuente de proteína, la ciencia ha ido descubriendo que reducir el consumo de algunos tipos de este producto puede ser beneficioso para la salud de los humanos y que, por el contrario, su ingesta habitual podría aumentar el riesgo de sufrir algunas patologías.

A estos hallazgos se suman ahora dos estudios científicos dados a conocer ayer, los cuales sugieren que reducir el consumo de carnes rojas, procesadas (como salchichas y jamón), e incluso de aves de corral, como pollo y pavo, podría disminuir las posibilidades de sufrir varias enfermedades.

Uno de los nuevos trabajos concluye que comer dos porciones de carne roja (entre 100 y 120 gramos cada una) o de carne procesada a la semana se relaciona con aumento de entre 3 y 7% en el riesgo de enfermedad cardiovascular y de un 3% en la posibilidad de morir por cualquier causa.

También se encontró un aumento de 4% en el riesgo de enfermedad cardiovascular en quienes comían dos porciones semanales de aves de corral. El estudio analizó los casos de casi 30 mil personas en EE.UU. y los resultados se publicaron ayer en JAMA Internal Medicine.

"Es una pequeña diferencia, pero vale la pena intentar reducir la carne roja y la carne procesada, como salame, mortadela y embutidos", dijo la autora principal del estudio, Norrina Allen, profesora de la Universidad Northwestern (EE.UU).

"Además, el consumo de carne roja también está relacionado con otros problemas, como el cáncer".

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja moderar el consumo de carne roja y procesada para reducir el riesgo de cáncer.

Por otro lado, el segundo estudio examinó a más de 11 mil personas y descubrió que quienes mantenían una dieta baja en aminoácidos azufrados -estos se encuentran principalmente en las proteínas de origen animal- tenían un riesgo menor de enfermedad cardiometabólica. Esto, en comparación con quienes comían alimentos con estos componentes de forma regular.

Los resultados se publicaron en la revista Lancet EClinical Medicine.

De acuerdo con la doctora Eliana Reyes, nutrióloga de la Clínica Universidad de los Andes, los peligros de la carne -sin considerar el pescado- están asociados, principalmente, a sus niveles de grasa.

En esta misma línea, un trabajo publicado el año pasado por la Universidad de San Francisco (EE.UU.) arrojó que, contrario a la creencia popular, tanto las carnes rojas como las blancas aumentan el colesterol en la sangre.

"Estas carnes se pueden sacar perfectamente de la dieta de un adulto sano", asegura Reyes. Otros alimentos con buena cantidad de proteína, dice la doctora, son las legumbres, como las lentejas.

Tema controversial

Los dos nuevos estudios se dan a conocer después de que una controversial investigación, publicada en 2019, arrojara que reducir la ingesta de carnes rojas tiene pocos beneficios para la salud.

El estudio recibió críticas de expertos en nutrición de varias partes del mundo, incluidos algunos miembros de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. "Todos interpretaron que estaba bien comer carne roja, pero no creo que eso sea lo que la ciencia respalda", dice Allen.

Los expertos entrevistados aseguran que aún no existen recomendaciones explícitas de cuánta carne es saludable comer, pero aseguran que sí hay evidencia de que reducir su consumo podría ser bueno, principalmente en cuanto a carne roja y procesada.

La doctora María José Escaffi, nutrióloga de Clínica Las Condes, explica que muchas de las investigaciones se basan en la observación. Esto significa que los científicos rastrean las dietas de las personas y miden sus resultados de salud, pero estos pueden verse afectados por muchas otras variables, como el tabaquismo y la forma de cocción de los alimentos. De allí que aún sea difícil para los especialistas llegar a consensos.

"Lo que sí se sabe es que basar la dieta en pescado es seguro a nivel cardiovascular y de riesgo de cáncer", dice Escaffi. Y agrega: "Este contiene proteínas de alto nivel biológico y Omega 3".

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba