Loader
Los pacientes deben evaluarse individualmente

Los 5 mejores ejercicios para el corazón

Los expertos recomiendan 150 minutos de actividad física a la semana

Photo
Aunque se continúan publicando estudios para indicar cuál es el mejor ejercicio para el motor de nuestro cuerpo, lo más recomendado sigue siendo el ejercicio aeróbico. (Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Suelen ser varias las recomendaciones para tener un corazón saludable y más joven. Además de mantener controlados los niveles de la presión arterial y el colesterol, de alimentarse saludablemente, mantener un buen peso y evitar fumar, la actividad física juega un papel fundamental cuando de salud cardiovascular se trata.

“Todos los médicos, después de mirar todas las condiciones que tenga el paciente, recomendamos hacer ejercicios, especialmente los cardiólogos, que queremos mejorar la condición cardiovascular”, expresó el cardiólogo Fernando López de Jesús a la vez que resaltó que cada paciente debe ser evaluado de manera individual para saber qué factores y riesgos tiene para completar algún tipo de ejercicio, entre ellos: exámenes físicos y laboratorios, para descartar que no haya niveles altos de azúcar en sangre, problemas en los riñones o alguna otra condición.

De acuerdo con el resultado de la evaluación, básicamente el cardiólogo señaló que se establece qué intensidad de ejercicio puede realizar el paciente, así como la duración y lo recomendado por días y semanas.

“Los pacientes que por lo general vemos los cardiólogos son pacientes que tienen algunas condiciones y los ejercicios que le recomendamos le llamamos rehabilitación cardiaca. Está el ejercicio para mejorar la salud y el otro de rehabilitación por alguna condición cardiovascular para disminuir los riesgos, evitar que vuelva a ocurrir y mejorar los daños que tuvieron, su calidad de vida”, aclaró López de Jesús, mientras añadió que estos ejercicios también mejoran la autoestima del paciente.

De tratarse de un paciente sin condiciones de salud, el cardiólogo del Sistema de Salud Menonita indicó que lo que se recomienda es hacer, por lo menos, 150 minutos a la semana de ejercicios. “Esa cantidad es más de lo que uno piensa, pero se trata de hacer cambios en el estilo de vida. Eso incluye desde estacionarse más lejos y caminar, y usar escaleras en vez de ascensor. Asimismo, tratar de hacer ejercicio aeróbico. Aunque también se recomienda hacer ejercicios para añadir fortaleza muscular, este no es tan importante como el ejercicio cardiovascular”, explicó.

Cuando se habla de ritmo cardiaco se refiere al trabajo cardiaco, al número de veces que el corazón se contrae, bombea, lo que se conoce como las pulsaciones. El ritmo cardiaco máximo se refiere al número de veces que el corazón se puede contraer por minuto de una forma segura. Este varía de acuerdo con nuestra edad y el género. La fórmula más utilizada para conocer cuál es tu ritmo cardiaco máximo, es la siguiente: 220 – tu edad.

“Esta fórmula es la que usamos en la prueba de ejercicios para saber cuál es el ritmo cardiaco máximo, al que el paciente puede llegar sin que haya evidencia de que haya algún daño. Normalmente, tratamos de obtenerlo por la edad y los latidos que tiene si es hombre o mujer, para saber hasta dónde puede elevar su ritmo cardiaco. Llevarlo de un 60 a 80 % del total de ejercicio es lo que necesitamos para que sea un ejercicio aeróbico, beneficioso para el corazón”, dijo.

Sin embargo, explicó que el ejercicio resulta ser anaeróbico cuando se sobrepasa ese máximo, lo que significa que le estás poniendo más carga al corazón, con latidos más altos, y representa un riesgo. Por tal razón, López de Jesús orienta a los pacientes que, si van a hacer ejercicios, sean supervisados por un profesional o terapista que esté al pendiente para evitar que aparezcan ciertos signos perjudiciales.

Aunque se continúan publicando estudios para indicar cuál es el mejor ejercicio para el motor de nuestro cuerpo, lo más recomendado sigue siendo el ejercicio aeróbico. Intentar hacer, por lo menos, 2 horas y 30 minutos (o un total de 150 minutos) de ejercicio de moderada intensidad a la semana, hará de tu corazón un músculo más saludable. Puedes distribuir tu actividad física durante la semana y dividirla en sesiones cortas a lo largo del día. Así también lo establece la más reciente edición de la Guía de Actividad Física para Estadounidenses.

Caminar

Se trata de la actividad aeróbica más popular y tiene una de las tasas de lesiones más bajas de todas las formas de ejercicio, según el Comité Asesor de la Guía de Actividad Física de 2018 al presentar su informe científico al Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Para comenzar, solo necesitas un par de tenis adecuados y disponer de 30 minutos al día para hacer una caminata eficaz. La Universidad de Harvard recomienda una caminata diaria de media hora, pues se comprobó que mediante este ejercicio se reduce un 18 % el riesgo de contraer enfermedades cardíacas. No solo se trata de una práctica sencilla, sino que la puedes hacer solo o en familia, y te puede ayudar a perder peso.

Correr

Si bien es cierto que este ejercicio vigoroso no puede ser practicado por toda persona, quienes lo hacen se benefician en un mayor grado. Investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard descubrieron por qué es vital realizar ejercicio para “mantenerte joven”. Señalan que la actividad física estimula al corazón para que produzca nuevas células musculares, tanto en condiciones normales como después de un ataque al corazón.

Un par de tenis apto para esta práctica, una hidratación adecuada y no tener problemas de espalda, te podría ayudar a realizar rutinas según tus capacidades. Al correr es posible aumentar el colesterol bueno, reducir la presión arterial y se ha comprobado que correr, al menos, una hora a la semana reduce los riesgos de enfermedades al corazón.

Correr en bicicleta

Para pedalear puedes hacerlo desde el vecindario, un parque y la carretera, hasta el gimnasio o en tu casa, con una bicicleta estacionaria. El ciclismo o el spinning son ejercicios de bajo impacto que traen importantes beneficios para el corazón, además de hacerte más fuerte y tonificar los músculos.

Nadar

Se trata de uno de los deportes más completos. Nadar o, incluso, practicar algunas sesiones de aquafitness (diferentes tipos de ejercicios dentro del agua) pueden significar el aumento del ritmo cardiaco y mejorar la salud del corazón. Tratándose de un deporte aeróbico, aumenta la eficacia de la contracción cardíaca gracias al bombeo de la sangre desde el corazón y facilita la distribución de oxígeno a través de los vasos sanguíneos y una mayor optimización del esfuerzo muscular. Asimismo, al cuerpo desplazarse en el agua de forma horizontal, el corazón mantiene más controlados los latidos, evitando picos bruscos en medio de la actividad física, lo que beneficia a la presión cardiaca.

Yoga

Aunque pudiera parecer un ejercicio de menor intensidad, esta antigua práctica india reduce sustancialmente los riesgos de enfermedades cardiovasculares. Según estudios científicos, las personas que practican yoga a final de año reducen los niveles de colesterol, ayuda a bajar los niveles de presión arterial y las personas con enfermedades cardiacas mejoran su estado de salud notablemente.

Además, es útil para combatir el estrés y la ansiedad, causantes de elevar la presión arterial. Debes practicar algunas posiciones de yoga para sacarle provecho a esta disciplina centrada en la fuerza, flexibilidad y respiración para mejorar el bienestar físico y mental de la persona. Si es con un maestro, ¡mejor!

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba