Loader
Conoce cuáles son

Los alimentos que debes evitar si sufres de la tiroides

Existen ciertos alimentos que pueden interrumpir la producción de hormonas tiroideas al interferir con la absorción de yodo por la glándula tiroides

  • Por Lcda. Grisel Ramos, LND, MBA
  • 04 DIC. 2019 - 10:08 AM
Photo
Al llevar una dieta libre de gluten, se manifestó una reducción en los valores de TSH. (kamila211 / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

La tiroides es una pequeña glándula con forma de mariposa ubicada en la parte frontal del cuello. A pesar de su tamaño, es la mayor glándula del sistema endocrino, que puede afectar cada órgano de nuestro cuerpo. Regula el metabolismo de grasas y carbohidratos, la temperatura del cuerpo, la respiración, el desarrollo cerebral, el corazón, el sistema nervioso, la integridad de la piel, los ciclos menstruales, entre otros.

La tiroiditis crónica o enfermedad de Hashimoto es una afección causada por una reacción del sistema inmunológico contra la glándula tiroides y puede causar cambios en los procesos metabólicos antes mencionados. El cuerpo, como en todas las condiciones autoinmunes, identifica, por error, su propio tejido como un invasor y lo ataca hasta que el órgano se destruye. A menudo tiene como consecuencia la disminución de la función tiroidea (hipotiroidismo). Esta es la causa del hipotiroidismo, en especial en las mujeres. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en las mujeres y en personas con antecedentes familiares de enfermedad de la tiroides. 

Los síntomas más comunes de esta enfermedad pueden incluir:

  • Estreñimiento
  • Dificultad para concentrarse
  • Piel reseca
  • Dolor muscular y de las coyunturas
  • Cuello grueso
  • Fatiga
  • Pérdida de cabello
  • Menstruación irregular o abundante
  • Abortos
  • Intolerancia al frío
  • Voz gruesa
  • Debilidad
  • Aumento de peso
  • Dificultad para bajar de peso

Los exámenes de laboratorio para determinar el funcionamiento de la tiroides son: T4 libre, T3 total, TSH y anticuerpos tiroideos (TPO / Tg). En la tabla se pueden ver los valores normales y las alteraciones cuando la condicion de tiroiditis Hashimoto está presente.

Prueba: TSH

Valores normales: 0.465 – 4.680 uiu/ml

¿Cómo se afectan estos valores en la condición?: aumentan los niveles por causa del hipotiroidismo

Prueba: T4 libre

Valores normales: 0.9 a 2.3  (ng/dL)

¿Cómo se afectan estos valores en la condición?: pueden aumentar o disminuir

Prueba: T3 total

Valores normales: 0.92 a 2.76 (nmol/L)

¿Cómo se afectan estos valores en la condición?: disminuyen los niveles

Prueba: Anticuerpos tiroideos TPO

Valores normales: negativo

¿Cómo se afectan estos valores en la condición?: positivo

Los rangos de los resultados normales pueden variar ligeramente entre diferentes laboratorios. Algunos laboratorios usan diferentes medidas o pueden analizar diferentes muestras. 

Cuando un paciente es diagnosticado con hipotiroidismo puede recibir una terapia de reemplazo hormonal, aunque no todos los pacientes requieren este tratamiento. No hay una forma conocida de prevenir este trastorno, pero un diagnóstico y un tratamiento tempranos pueden ayudar.

De acuerdo con el artículo Are There Foods that Support Thyroid Health?, los tres factores primarios para desarrollar una enfermedad autoinmune son: predisposición genética, un desencadenante y la permeabilidad intestinal. Estos tres factores juntos son los que crean un ambiente perfecto para el desarrollo de una enfermedad autoinmune. Establece que, eliminando los desencadenantes, puede ocurrir una remisión de la condición.

El gluten es conocido como uno de los mayores desencadenantes de la permeabilidad intestinal. Estudios en pacientes con enfermedad celiaca y Hashimoto encontraron que, al llevar una dieta libre de gluten, se manifestó una reducción en los valores de TSH, se normalizaron los anticuerpos y se pudo reducir la utilización de los medicamentos.

Otros alimentos que han reportado sensitividad son: leche, soya, huevo, nueces y granos. Además, se ha reportado que pacientes con esta condición presentan una cantidad reducida de ácido estomacal, lo que contribuye a la disminución del crecimiento de bacterias “buenas” en el intestino, causando permeabilidad intestinal.

Interacción de medicamentos y alimentos

Los medicamentos más utilizados son levothyroxine / Synthroid. Estas hormonas de reemplazo pueden verse afectadas y disminuir su efectividad con el consumo de los siguientes alimentos: mijo (millet), soya (por sus isoflavones) y de goitrógenos, los cuales lanzan un compuesto llamado goitrin que interfiere con la síntesis de las hormonas tiroideas.

Los goitrógenos se encuentran en el brécol, la coliflor, las coles de Bruselas, el repollo, la col rizada (kale), la mostaza, el berro, la rúcula, los rábanos y los nabos. Los alimentos mencionados se pueden consumir cocidos, ya que durante la cocción disminuye el goitrin. Por su parte, la soya y el mijo no cambian con la cocción.

El fluoruro se debe limitar, por su efecto supresor de la tiroides, por lo que es esencial hablar con su médico y dentista para otras opciones. En cuanto a los suplementos, debe evitar las algas marinas (kelp) y ‘thyroid support’.

Varios suplementos deben tomarse separados de los medicamentos de la tiroides, ya que interfieren con su absorción:

  • Los suplementos de calcio deben tomarse con 2 horas de diferencia.
  • Los suplementos de fibra y el café deben tomarse con 1 hora de diferencia.
  • El pilolinato de cromio debe tomarse con 3 horas de diferencia.
  • El tratamiento con ‘lithium’ para desórdenes bipolares está asociado con el desarrollo de bocio (goiter).

Terapia médico nutricional

  • Ofrecer una alimentación controlada en calorías y carbohidratos, según sea necesario. Si el paciente está en su peso saludable, ofrecer un plan de alimentación adecuado.
  • Incluir alimentos altos en carotenoides, como el licopeno, ya que el T3 es importante en el metabolismo de la vitamina A.
    • Fuentes de vitamina A: carnes, productos lácteos fortificados, órganos como el hígado, yema del huevo, aceite de hígado de pescado, frutas y vegetales color rojo, amarillo y anaranjado como el melón, papaya, zanahorias, calabaza, zucchini).
  • Asegurarse de una ingesta adecuada de vitamina D, selenio, omega 3, zinc, cobre, antioxidantes y fibra.
    • Fuentes de vitamina D: pescados con grasa como el salmón, sardinas enlatadas en aceite, atún, hígado de bacalao, trucha, hongos, alimentos fortificados como la leche de vaca, soya, almendra y arroz, yogur y jugo de china.
    • Fuentes de selenio: nueces, pescados, carnes, huevos, leche.  
    • Fuentes de omega-3: en orden de mayor contenido a menor contenido aceite de lino, semillas de chía, arenque, aceite de pescado, caballa, nueces, salmón, trucha, frutos secos mixtos, aceite canola, aceite de soya, semillas de cáñamo, atún, frijoles blancos, camarón, habas de soya, alubias.
    • Fuentes de antioxidantes: vitamina E y vitamina C (frutas cítricas, tomates, pimientos, papaya, papas y vegetales de hoja verde).
    • Fuentes de fibra: granos integrales con 3-4 gramos de fibra o más por porción, granos / legumbres, frutas frescas, vegetales.
    • Fuentes de zinc: carnes rojas, quesos, leche, yogur, frutos secos, avena, legumbres secas.
    • Fuentes de cobre: hígado, tofú, papas, soya y vegetales verdes.
  • Consumir cúrcuma y vitaminas A, B12 y E podría ser beneficioso.
    • Cúrcuma: planta medicinal que es transformada en polvo y es usada como condimento en varios países y como colorante. Se conoce generalmente por sus propiedades antiinflamatorias.
    • Fuentes de vitamina B12: órganos como el hígado, carnes magras, pescados, mariscos, productos lácteos, levadura de cerveza.
    • Fuentes de vitamina E: aceites vegetales, nueces, germen de trigo, granos enteros, semillas, habichuelas secas, batatas y vegetales de hojas verdes.
  • En mujeres embarazadas y niños, asegurarse de que consuman la cantidad adecuada de yodo.
    • Fuentes de yodo: mariscos, leche, quesos, cereales, sal iodizada.
  • La cafeína debe tomarse con moderación, ya que causa palpitaciones y ansiedad en esta población.
  • Ejercitarse regularmente.
  • Manejar adecuadamente el estrés.
  • Descansar adecuadamente.
  • Mantener una hidratación adecuada. Consumir, por lo menos, 64 onzas de qgua al día, si no tiene restricción de líquidos.

Recuerde siempre que se recomienda visitar su médico generalista, endocrinólogo y nutricionista dietista para una evaluación individualizada y el desarrollo de la intervención correcta para usted.

La autora es miembro del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico y supervisora clínica de Nutrición del Hospital Metropolitano Dr. Pila, en Ponce.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba