Loader
La cantidad de químicos agregados ha aumentado

Los riesgos de los conservadores de los alimentos

Los avances dentro de la química de alimentos han impulsado a los científicos a crear químicos que permitan mantener los alimentos conservando su apariencia y sabor

  • Por El Universal / GDA
  • 08 NOV. 2019 - 08:26 AM
Photo
Algunos de los métodos naturales de conservación son el encurtido, la salación y el ahumado. )Photo Mix / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

En siglos pasados se utilizaban métodos naturales para conservar los alimentos. Algunos ejemplos de esto son: el encurtido, que consiste en sumergir los alimentos, principalmente verduras, en una solución salina fermentada; la salación, que consiste en poner la carne en sal haciendo que esta se seque; y el ahumado, que consiste en poner un alimento, sobre todo carne, a humos creados con fuego y leña, que secan la comida.

Actualmente, los avances dentro de la química de alimentos han impulsado a los científicos a crear químicos que permitan mantener los alimentos conservando su apariencia y sabor, lo que era imposible con las formas utilizadas en la antigüedad.

El número de químicos que se le agregan a la comida para su conservación ha aumentado mucho durante el último siglo. La forma en que vivimos ha creado la necesidad de contar alimentos que puedan conservarse durante más tiempo dentro de un refrigerador o alacena.

Las empresas productoras de alimentos usan los aditivos y los conservadores para hacer que estos se mantengan frescos, se vean más atractivos, para que huelan y se vean mejor, pero algunos de estos pueden ser dañinos para la salud.

Una investigación realizada por la Academia Americana de Pediatría reveló algunos de los conservadores más peligrosos que se utilizan en los alimentos que solemos comer, te los presentamos a continuación:

  1. Bisofenol o BPA. Este es un compuesto químico que puede ser encontrado en las botellas de plástico y envolturas. Por su composición, cuando ingresa al cuerpo humano, puede servir como disruptor endocrino y alterar el paso a la pubertad de los niños. De acuerdo con el estudio, en ambos sexos puede afectar la salud reproductiva, además de tener efectos sobre el cerebro y el sistema inmunológico.
  2. Perfluoroalquilo. Este químico tiene propiedades hidrofóbicas, por lo que se utiliza en la construcción y en distintos objetos de uso diario, como sartenes, bolsas de palomitas de maíz, cajas de pizza, envoltorios de dulces y papel encerado, por lo que es sencillo que partículas de este queden en los alimentos que cubre. La ingesta de este químico puede provocar problemas endócrinos, en el sistema inmune e incluso infertilidad.
  3. Colorantes y saborizantes artificiales. Estos se utilizan para dotar de un color y sabor distinto a los alimentos, pero científicos han concluido que estos podrían agravar la situación de niños que sufren de déficit de atención. También se comprobó que afectan de manera negativa a las personas que padecen de asma y distintas alergias. De acuerdo con Fernanda Alvarado, experta en nutrición, los colorantes que más pudieran afectar si se consumen en exceso son el Azul 1, Rojo 40 y Amarillo 5 y 6, ya que se han relacionado con alergias en algunas personas.
  4. Nitritos y nitratos. Esta sustancia química es utilizada para alargar la vida y mejorar el sabor y el olor de ciertos productos de origen animal, como los embutidos: jamón, salchicha, salami, tocino, etc. De acuerdo con Fernanda Alvarado, el nitrito que se utiliza en carnes procesadas se convierte en un componente dañino que se llama nitrosamina. Una mayor ingesta de carnes procesadas puede estar relacionada con distintos tipos de cáncer, principalmente el colorrectal, mama, vejiga y estómago.

La Universidad de Harvard ofrece los siguientes consejos para evitar lo más posible el ingerir estos químicos:

  • Comprar e ingerir más frutas y verduras en mercados locales,.
  • Evitar los alimentos procesados.
  • Evitar utilizar envases de plástico.
  • Calentar alimentos con recipientes adecuados en el microondas.
  • Lavarse bien las manos antes de manipularlos.
  • Compartir esta nota:
Volver Arriba