Loader
Toma control de las porciones

Los ultraprocesados te exponen a la diabetes tipo 2

Llevar un estilo de vida saludable, así como modificar el consumo de este tipo de alimentos es clave para prevenir esta enfermedad

Photo
La diabetes tipo 2 se relaciona al sobrepeso, la obesidad y la falta de actividad física. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

En días recientes, la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por sus siglas en inglés), publicada por la Asociación Médica Americana, divulgó información sobre la asociación del consumo de alimentos ultraprocesados y el riesgo de padecer diabetes tipo 2, basado en un estudio a 104,707 participantes en un periodo entre 2009 y 2019.

Actualmente, más de 30 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes y entre el 90 y 95 % de ellas tiene diabetes tipo 2, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La diabetes tipo 2 generalmente aparece en personas de más de 45 años. La buena noticia es que sus factores de riesgo son completamente modificables. Así lo destacó la licenciada Edna Dolz, presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico.

“Nada más por ser hispanos ya tenemos un factor de riesgo, pero también se relaciona al sobrepeso, la obesidad y la falta de actividad física, que son cosas que podemos ir modificando. Cuando hablamos de dieta también tenemos que pensar en volver a lo básico. Yo me puedo comer el arroz, la pasta o el pan, pero tengo que comerlo en proporción a lo que el cuerpo necesita para subsistir. Es el exceso lo que yo no necesito”, recalca Dolz.

Según señala, un alimento ultraprocesado es todo aquello que dejó su forma natural hace varios procesos atrás. Puede ser un alimento que en su estado natural se puede consumir, pero mientras más se va procesando ese alimento –de ser una fruta hasta llegar a ser compota o mermelada- le convierte en ultraprocesado.

“Los ultraprocesados pueden tener más aceite hidrogenado, alguna proteína hidrolizada, azúcar invertida, aditivos, colorantes, estabilizadores, sabores, productos para resaltar los sabores, endulzantes artificiales, algunos productos que se utilizan para darle mejor forma y algún glaseado. Estas son sustancias que se clasifican como las que se les añaden a los alimentos ultraprocesados”, explica.

Por ejemplo, lo que representa comerte un dulce de repostería, es que te estás comiendo un hidrato de carbono simple que ha sido bastante modificado. “Los hidratos de carbono existen en su estado natural, como en las frutas, pero no se miden ni tiene el mismo efecto que comerte un pastelillo de guayaba. La fruta lo que tiene es la fructosa (que es su azúcar natural), pero el pastelillo de guayaba se hace con harina, leche, huevo, mantequilla, margarina y pasta de guayaba procesada. Esa combinación dejó de ser fresca y natural.

 “Si comes una cantidad excesiva de hidratos de carbono estás forzando al páncreas a crear o a producir una cantidad de insulina que a lo mejor no tiene. Ese esfuerzo a la larga es lo que va dañando esas células beta del páncreas que son las que producen la insulina. Ahí es que tienes el desarrollo de diabetes tipo 2. Por eso es que tenemos que utilizar un medicamento que ayude a aumentar la secreción de la insulina para que podamos contrarrestar esos niveles de azúcar en sangre”, señala Dolz.

En cuanto a la comida navideña, aclara que no necesariamente se clasifica como alimentos ultraprocesados, porque el arroz y los gandules, así como los pasteles se hacen en casa; puede que tengan un solo preservativo y esto no los hace ultraprocesados, sino que son altos en hidratos de carbono.

Es importante tener control con las porciones al igual que con las combinaciones. En Navidad te comes el arroz, el pastel, los coditos o las papas, los guineítos en escabeche y resulta ser un plato con cuatro carbohidratos, sin contar que falta el pernil y el cuerito. Cuando vienes a ver, tienes ahí 1,500 calorías, sin contar el coquito, el arroz con dulce y el tembleque, que se siguen sumando y siguen siendo hidratos de carbono. Luego en enero vienen los lamentos”, recuerda la nutricionista y dietista.

Entre las recomendaciones que Dolz ofrece para evitar la diabetes tipo 2, está aumentar la actividad física, el consumo del agua, dejar las bebidas azucaradas y carbonatadas, incluyendo las de “dieta”.

“Van a notar la diferencia con esos pequeños cambios. Muchas veces con las primeras 10 libras que las personas bajan de peso, ya se ve la mejoría en los niveles de azúcar en sangre y los niveles de presión sanguínea, además de que sirve de motivación”, indica.

Asimismo, recomienda visitar un nutricionista-dietista que te haga un plan de alimentación individualizado de acuerdo con tus necesidades. Será quien te podrá llevar a tener un estilo de vida saludable poco a poco, bajando el consumo de calorías paulatinamente.

“Tenemos que tener paciencia y hacer el proceso poco a poco para garantizar que el cuerpo se adapte al cambio y que tu mente también se adapte a que este es un estilo de vida saludable”, concluye.

Alimentos ultra procesados que debes limitar:

  • Bebidas carbonatadas
  • Bebidas energizantes
  • Bocaditos dulces o salados
  • Helado
  • Dulces (Confitería)
  • Margarinas y untables
  • Galletas, pasteles y tartas
  • Barras de cereal
  • Bebidas con sabor a “fruta”
  • Bebidas de cacao
  • Extractos de carnes rojas y de pollo
  • Salsas “instantáneas”
  • Productos “saludables” y “adelgazantes”, como sustitutos de comida y platos en polvo o “fortificados”
  • Tartas, pastas y pizzas precocinadas
  • “Nuggets” y “sticks” de pollo y pescado
  • Salchichas de cerdo
  • Hamburguesas
  • Salchichas
  • Sopas, fideos y postres “instantáneos” en polvo y envasados

Para localizar un Nutricionista-Dietista cerca de ti, puedes buscar el directorio de práctica privada en la página del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico, llama al 787-782-1620 o búscalo en Facebook.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba