Loader
¿Por qué es un error?

Por qué no se debe guardar la leche en la puerta de la nevera

Conservar los alimentos de manera correcta en la nevera o refrigerador es tan importante como mantenerla limpia y a la temperatura adecuada

  • Por El Comercio / GDA
  • 03 JUN. 2020 - 07:00 AM
Photo
  • Compartir esta nota:

¿En qué lugar de la nevera o el refrigerador conservamos la leche? De seguro es en la puerta, que es donde la pone casi la mayoría, entre otras cosas porque los envases que compramos en el supermercado parecen diseñados especialmente para esa área del refrigerador.

Bueno, resulta que es un error y es el último sitio que conviene a los lácteos y aquí te explicamos por qué.

Conservar los alimentos de manera correcta en la nevera o refrigerador es tan importante como mantenerla limpia y a la temperatura adecuada. No se trata de colocar los alimentos donde resulte más fácil cogerlos, sino de mantener cada producto a la temperatura ideal y de asegurarse también la higiene.

Por qué la puerta no es lo mejor para la leche

Pues, porque es la zona de la nevera menos fría y más sometida a cambios de temperatura debido al frecuente abrir y cerrar de la puerta, muy perjudiciales para unos alimentos tan delicados como la leche y los lácteos como el yogur, que no deben romper la línea de frío desde que las adquirimos.

Sus espacios son ideales para productos con conservantes naturales, como la mayonesa, el ketchup, la mostaza y otras salsas envasadas, las mermeladas o ciertos jugos. En las tablillas más grandes de la nevera en la puerta se puede poner el agua, vino y otras bebidas embotelladas. Cocinados arriba, crudos abajo.

Entonces, ¿dónde se guarda la leche?

Su sitio es la parte media o baja del refrigerador, donde más frío hace. El mismo donde se aconseja dejar también los yogures, natillas y cualquier producto tan perecedero como estos. También podría guardarse en el inferior, justo encima de la gaveta de las verduras, pero este espacio es mejor reservarlo para los productos frescos y crudos, como la carne o el pescado, porque es precisamente la zona donde más frío hace.

Además de asegurarse una buena conservación, también se cuida la higiene, pues se evita que un goteo pueda contaminar otros alimentos situados debajo. Es imprescindible que la carne y el pescado estén bien envueltos y aislados para evitar que transmitan olores al resto de cosas almacenadas.

Las verduras en la gaveta inferior

Y la tablilla superior, ¿la dejamos vacía? Pues, no. Ahí es donde se debe guardar los alimentos cocinados, las sobras del día anterior, los fiambres y los embutidos. Los quesos, excepto el curado, que está mejor fuera del frigorífico, como el jamón, acompañarán a la leche.

Por último, está la gaveta de las verduras. Conviene no dejarlas fuera de ahí, entre otras cosas, porque si se quedan pegados a la pared de atrás del de la nevera pueden congelarse. Lo mejor es meterlos en una bolsa de plástico o en su envoltorio original si van empaquetados. Y también mantener ahí las hierbas aromáticas.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba