Loader
Muy fácil caer en el déficit

¿Pueden los niños seguir una dieta vegana?

Con una orientación de salud adecuada y estricta supervisión, los mayores de dos años pueden llevar una alimentación basada en plantas, según los especialistas. Eso sí, los riesgos de un mal manejo son altos

  • Por El Mercurio / GDA
  • 03 SEP. 2019 - 11:56 AM
Photo
Como los riesgos son altos, especialistas recomiendan que antes de los dos años no haya una dieta vegana. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Estaba tan desnutrida que parecía tener tres meses cuando en realidad tenía 19. Severamente enferma y con bajo peso, no podía jugar ni hablar. Así describió a la prensa la jueza australiana Sarah Huggett el caso de una niña de ese país cuyos padres fueron sentenciados la semana pasada a 300 horas de servicio comunitario por introducirla a una severa dieta vegana.

Aunque se desconoce toda la lista de alimentos que la menor comía, la historia reabrió el debate sobre qué tan seguro es el veganismo para los niños. Un estilo de alimentación que excluye cualquier producto de origen animal. Esto implica que tampoco se consumen huevos ni lácteos.

Los especialistas entrevistados por "El Mercurio" sobre este tema son claros: se puede llevar, dependiendo de la edad, pero con una estricta supervisión y una correcta suplementación de nutrientes indicada por un especialista.

Desde la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe) concuerdan en que esta dieta puede ser adecuada para los niños, siempre bajo supervisión y suplementación, pero no la recomiendan para menores de dos años. "Es una etapa en la que es muy difícil suplementar y garantizar que se va a llegar a los aportes nutricionales, entonces, como los riesgos son altos, preferimos que antes de los dos años no haya una dieta vegana", dice la doctora Salesa Barja, jefa de nutrición de la Sochipe y académica UC.

Es una posición parecida a la de la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación Dietética Británica, quienes afirman que las dietas veganas pueden satisfacer las necesidades alimentarias de guaguas y niños, siempre con la participación de un pediatra y un experto en nutrición que realice un estricto seguimiento a su estado nutricional.

Aportes

Cynthia Barrera, académica del Departamento de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, afirma que todos los niños deben iniciar su alimentación con la leche materna, si es posible (ver recuadro). De no hacerlo, una fórmula a base de leche de vaca modificada es la segunda opción. En el caso de lactantes veganos existen productos a base de proteína de soya, especialmente formulados para niños, diferente a las bebidas de soya simples sin fortificación.

Durante toda la infancia, dice Barrera, se debe cuidar el nivel de nutrientes como el calcio y la vitamina D, que son difíciles de obtener de fuentes vegetales porque se requiere una gran cantidad de ellos. Barrera ejemplifica: "Tú necesitas cinco tazas de brócoli para alcanzar el aporte de calcio de una taza de leche entera".

En su opinión, la responsabilidad de la familia es fundamental. "Como es muy difícil llegar a los aportes, se requiere mantener vigilancia de estos nutrientes y estar asesorado por el profesional de nutrición que acompañe en la planificación alimentaria", comenta.

María José Figueroa, nutrióloga de Clínica Alemana, concuerda en que todos los requerimientos nutricionales se pueden cubrir a través de proteínas vegetales, pero no es un camino fácil. Según la doctora, su consumo debe aumentar entre un 25% y un 30%.

"Son tantos los volúmenes de comida que, probablemente, un niño pequeño llegue antes a la saciedad y no obtenga el aporte", comenta la doctora.

La excepción es el caso de la vitamina B12, que no está presente en los vegetales y que debe suplementarse obligatoriamente.

"Su déficit puede llevar a complicaciones del sistema neurológico, trastornos del movimiento, convulsiones y hasta la muerte", asegura Figueroa, quien ha notado en su consulta un creciente interés de los padres, y de los propios niños, por ser veganos.

"Llegan hartos papás consultando, mucho más que hace diez años, pero les explico que es más conveniente ser ovolactovegetariano (ver recuadro)".

Déficit

Constanza Cifuentes, nutricionista infantil de la Red de Salud UC Christus, opina que las familias también deben asegurarse de que los menores mantengan niveles adecuados de hierro, zinc y grasas saludables, como Omega 3.

Las almendras, los porotos y la acelga, así como la soya y el tofu están fortificados con estos nutrientes. Un déficit de ellos puede producir bajos niveles de hemoglobina, lo que podría conducir a anemias, según explica Jacqueline Bedecarratz, nutricionista infantil de Clínica Las Condes.

La especialista tampoco recomienda el veganismo a menores de dos años.

"En síntesis, hace falta saber mucho de nutrición, porque es muy fácil caer en el déficit, incluso para los adultos, y mucho más para un niño", puntualiza.

El rol de la leche

El calcio es fundamental durante toda la vida, advierten los especialistas. Desde la Sociedad Chilena de Pediatría indican que este nutriente, también presente en los vegetales o en bebidas a base de estos -como las llamadas "leches" de almendra o de soya -, no se absorbe de forma tan efectiva como aquel proveniente de la leche de vaca. "Es muy probable que el niño vegano va a requerir ser suplementado con calcio y vitamina D", comenta la doctora Salesa Barja.

"Si bien los niños veganos pueden tomar una bebida natural de soya que cubra los requerimientos de calcio, será necesario evaluar si habría que suplementarlo", coincide Constanza Cifuentes, nutricionista infantil de la Red de Salud UC Christus.

Lactancia materna

Los médicos y especialistas son enfáticos en que, independientemente del veganismo, la lactancia materna es fundamental para la salud hasta los dos años o más, tal como indica la Organización Mundial de la Salud.

Menor restricciónLa mayoría de los especialistas consultados coincide en que una dieta ovolactovegetariana, es decir, que incluya leche y huevo, es más recomendable para los niños que el modelo vegano.

"Con el veganismo es mucho más difícil llegar a los aportes, entonces ahí es donde uno se cuestiona qué tan recomendable es", reitera María José Figueroa, nutrióloga de Clínica Alemana.

Desde la Sochipe tienen la misma postura. "Sobre los dos años, el ovolactovegetarianismo puede andar muy bien, es fácil de suplementar y puede ser llevadero", dice la doctora Barja.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba