Loader
Cuidado con el sobreentrenamiento

¿Es bueno entrenar los cinco días de la semana?

Está claro es que el ejercicio diario no es conveniente para todas las personas

  • Por El Tiempo / GDA
  • 11 ABR. 2019 - 07:00 AM
Photo
Los días de entrenamiento tienen que variar en cuanto a la intensidad. (Edgar Chaparro / Unsplash)
  • Compartir esta nota:

¿Es bueno entrenar los cinco días de la semana? 
La pregunta se la hacen todas las personas interesadas en mantenerse en forma: ¿cuántos días a la semana debería entrenar? Y más de uno -en el afán por lograr resultados- prefiere pecar por exceso que por defecto y se lanza a realizar actividad física de lunes a viernes, más algún ‘entreno’ el fin de semana.

Y en muchas ocasiones esta decisión ni siquiera se toma tras haber consultado a un entrenador profesional, sino solo para sacarle el máximo provecho a la mensualidad del gimnasio. Pero ¿es más eficaz el entrenamiento diario? El resultado puede variar por muchos factores. Desde las metas trazadas y las rutinas que se siguen hasta si lleva o no una buena dieta.

"A lo mejor quien va tres días por semana al gimnasio y mantiene una buena alimentación y un buen descanso ve más cambios. La mayor cantidad de días de entrenamiento no garantiza una mayor mejora en el cuerpo", dice Pablo Benadiba, entrenador nacional de educación física y director de Espacio Regenerativo.

Los objetivos son claves. Por ejemplo, "un runner que quiere correr una maratón va a tener que entrenar todos los días o, por lo menos, cuatro veces por semana, para distribuir el plan: hay días en que tendrá que hacer potencia aeróbica; otros, resistencia, etc.". Y lo mismo pasa con el que quiere desarrollar músculos: "un día se hacen pectorales-hombros-tríceps y otro día, dorsales-bíceps-piernas, pero siempre con el descanso necesario en cada caso", aclara Benadiba.

Ahora, lo que sí está claro es que el ejercicio diario no es conveniente para todas las personas. "No recomiendo que una persona principiante entrene todos los días porque va a tener una saturación mental y física y va a terminar abandonando. Necesita un proceso de adaptación. Y tres veces por semana es lo máximo en este caso".

Los días de entrenamiento, además, tienen que variar en cuanto a la intensidad. Y no solo diaria, sino mensual. Benadiba explica que durante la primera semana del mes el ejercicio tiene una cierta intensidad; la segunda es un poco más fuerte; la tercera es igual o un poco más pesada; y la cuarta "se llama de descarga o supercompensación, donde todo es más tranquilo y se bajan bastante las cargas. Después de esto, el nuevo mes se arranca distinto, con el cuerpo más descansado".

Cuando se entrena cinco días por semana sin descarga alguna se puede caer fácilmente en una situación de sobreentrenamiento. ¿Los síntomas? "La persona está más cansada y desganada, pierde el apetito, no tiene ganas de ir al gimnasio y tiene dolor de músculos", añade. Los excesos, sin embargo, se dan, y mucho.

"La gente cree que haciendo más o transpirando más va a lograr sus objetivos más rápido. Pero a menudo estos trabajos son cargadores de ácido láctico en todo el cuerpo. Este ácido en el cuerpo frena la quema de grasa. Lo mismo pasa cuando se hacen muchas repeticiones en los aparatos: el cuerpo se carga de ácido láctico y a la persona que tiene que quemar grasa, el proceso le va a costar más", afirma el profesor.

Además, y esto es muy importante, si el cuerpo está excedido en carga de entrenamiento, aumenta el riesgo de lesión, dado que no se deja descansar el músculo lo necesario. Entonces vienen las contracturas, que pueden suceder con un acto tan simple como agacharse a recoger unas llaves. Por eso la recomendación más obvia es regirse a un plan de entrenamiento diseñado y supervisado por un profesional, estar alerta a cualquier síntoma de cansancio extremo, tener claro que el descanso es esencial en cualquier plan de ejercicios y no pretender jamás hacer en un solo día lo que no se hizo en toda la semana.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba