Loader
Efecto preventivo

Estar en forma podría ayudar a frenar el cáncer hasta en un 77%

El aparente efecto protector de la buena condición física puede estar relacionado con varios aspectos, incluyendo una reducción de la inflamación sistémica

  • Por El Mercurio / GDA
  • 09 MAY. 2019 - 10:29 AM
Photo
Tener una buena condición física implica una mayor irrigación de sangre hacia los tejidos y un mejor comportamiento del sistema inmune. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Si bien se sabe que una buena condición física implica una lista de beneficios para la salud, como una menor posibilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares, un nuevo estudio sugiere que estar en forma también se asocia a un menor riesgo de sufrir cáncer y a menos probabilidades de morir para quienes ya tienen un diagnóstico.

El nuevo trabajo, realizado por investigadores de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, analizó los casos de 49,143 adultos, quienes fueron sometidos a una prueba de esfuerzo al inicio de la investigación para medir su condición física y posteriormente fueron seguidos durante casi ocho años.

Los resultados arrojaron que quienes contaban con una buena condición física al inicio del estudio tenían 77% menos de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y 61% menos probabilidades de sufrir cáncer colorrectal.

¿Por qué?

El aparente efecto protector de la buena condición física puede estar relacionado con varios aspectos, dijo Catherine Handy, profesora de oncología de la Universidad Johns Hopkins y líder de la investigación.

"Podría deberse a efectos como una mejora en la función respiratoria, en el caso del cáncer de pulmón, mejoras en el tránsito intestinal que pudieron haber afectado los resultados de cáncer colorrectal, o una mejor función inmunológica producto del ejercicio, así como una reducción de la inflamación sistémica (en caso de tener un buen peso)", explicó Handy. Esto último es clave, indica el endocrinólogo Rafael Ríos.

"La inflamación sistémica favorece al cáncer porque evita la muerte programada de células, células que iban a morir y no lo hacen; y si allí hay alguna cancerosa, puede aparecer un clon tumoral", explica.

Tener una buena condición física, añade Ríos, también implica una mayor irrigación de sangre hacia los tejidos y un mejor comportamiento del sistema inmune, elementos que también podrían ayudar a combatir el cáncer.

"Uno puede tener una carga genética que favorece el cáncer, pero los hábitos saludables llevan a menor presencia de grasa, menor inflamación, y eso hace que los genes que se activen sean los adecuados, los que protegen contra el cáncer", asegura el especialista.

El nuevo estudio también arrojó que tener una buena condición física se asoció con un mejor pronóstico entre los participantes que desarrollaron cáncer. Así, quienes tuvieron cáncer de pulmón presentaron 44% menos de riesgo de morir en comparación con los que también lo desarrollaron, pero tenían peor condición física.

Para quienes desarrollaron cáncer colorrectal, estar en forma se asoció hasta con un 89% menos de probabilidades de morir.

Para el director del Instituto del Cáncer de la Clínica Las Condes, Francisco López, este punto "es muy interesante".

"Las hipótesis sobre las causas son variables, pero lo importante es que parece abrirse una puerta importante para que la actividad física sea una ruta de tratamiento, independientemente de la cirugía o la quimioterapia", dice el médico.

Y añade: "Es decir, agrega una nueva variable que ya se ha estado discutiendo, que la vida sana y la alimentación pueden ser tan efectivas en algunos cánceres como el tratamiento tradicional", puntualiza López.

Los resultados del estudio se publicaron en la revista médica Cáncer, de la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

La clave: ejercicio

La condición física, que es la capacidad del cuerpo para llevar oxígeno y energía a los músculos, se mide a través de un examen médico y se mejora a través del ejercicio metódico, comenta Cesar Kalazich, médico especialista en medicina deportiva.

"Se ha visto que una base de 150 minutos de ejercicio aeróbico a la semana ayuda a mejorarla".

Sin embargo, dice el especialista, evidencia más reciente sugiere que aumentar la fuerza también favorece una mejor condición física.

"Además del levantamiento de pesas, los deportes de esfuerzo intermitente como el tenis o el fútbol también ayudan a aumentar la fuerza", asegura.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba