Loader
Vida a plenitud

“Georgie éxito”: hombre de hierro

A sus 69 años, para el triatleta Jorge Torres ser disciplinado y entrenar fuerte no es un sacrifico, sino como un beneficio que le da salud, enfoque y una razón para vivir

  • Por Mari Carmen Schell
  • 22 NOV. 2018 - 08:00 AM
Photo
Muchas veces Torres comienza su día a las 4 de la mañana para entrenar. (Rosario Fernández / Especial para GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Sus amigos y conocidos le llaman “Georgie éxito”, aunque su nombre de pila es Jorge Torres. 

Con voz fuerte y animada, explicó que su apodo surge porque en prácticas y competencias siempre les desea éxito a todos los compañeros atletas que pasan por su lado. Torres es atleta desde sus años universitarios cuando practicaba el judo y el karate. Hoy, a sus 69 años, es un triatleta experimentado, que por lo menos hace una competencia de Ironman al año.

En entrevista con VidaPlus, Torres se describe como disciplinado y enfocado. “Todos quisiéramos tener la fama de Gandhi o de cualquier gran deportista, pero cuando leemos sobre ellos lo que tenemos que resumir es que llegaron a ser grandes por el esfuerzo que pusieron para lograr sus metas”.

Muchas veces Torres comienza su día a las 4 de la mañana para entrenar. Bajo la tutela de su entrenador, este Ironman boricua practica dos de las disciplinas del deporte todos los días, y una carrera larga a la semana a pie y en bicicleta. “Parece mucho trabajo hacer ejercicio todos los días”, comentó, al explicar que cuando la carrera larga es en bicicleta monta por 6 horas y corre a pie por 30 minutos.

El estilo de vida de Torres lo cataloga como “bastante saludable”. Vigila su peso, alimentación y porciones bajo las guías de una nutricionista. Actualmente, no come carne roja y su dieta se basa en pescado, vegetales y alimentos naturales. 

Cuenta que mide 6 pies con 1 pulgada y que cuando llega a 199 libras comienza a sentirse “frondoso”, que es el término que jocosamente utiliza para describir a sus amigos cuando ganan peso.

Torres es simpático, motivador y amigable. Dice que trata de no repetir competencias, pues, luego de cada Ironman, dedica una o dos semanas para viajar en el destino. Al preguntarle sobre cuál es su desarreglo favorito cuando no está entrenando, indicó que bailar. 

“Bailo mucho, me gusta bailar salsa”, dijo y aprovechó para contar cómo en un crucero por las Islas Griegas, tras una competencia, bailó con las candidatas a Miss Universo de Grecia. “Una de ellas me sacó a bailar y bailé con todas”. Si fuera a regresar a una competencia expresó que sería en Brasil, país donde completó su primer Ironman y donde le quedó mucho por conocer.

La competencia más reciente que Torres completó fue en Ecuador, específicamente en la Isla de Malta. Una delegación de 10 atletas representó a Puerto Rico por primera vez en esta competencia de medio Ironman. “Llegué quinto en mi categoría”, manifestó con mucho orgullo y describió que cuando un puertorriqueño llega al podio en una de esas competencias es una alegría enorme. “Aquello se quería caer”, destacó al comentar que como era el atleta de mayor edad en la competencia lo entrevistaron para los medios locales. 

Ambientalista de profesión, Torres está casado y tiene dos hijas, quienes como él son atletas. La mayor ganó medalla de plata en natación a nivel nacional representando al Colegio de Mayagüez en la LAI y la menor representó a Puerto Rico en las Olimpiadas de Grecia en la disciplina de nado sincronizado.

A través de sus carreras en Puerto Rico y por el mundo, Torres ha hecho muchos amigos y ha logrado motivar a muchos compañeros atletas. “Me gusta que la gente ría, que esté alegre”, señaló. Para él, la edad no es lo importante, “si no lo máximo que puedas hacer”. 

Su próximo Ironman, dijo Torres que será en Mar del Plata en Argentina, pues nunca lo ha hecho. De allí visitará a su hija menor quien vive en Chile junto a su esposo que es entrenador de balonmano. 

En el resumé de competencias de Torres figuran los maratones de Nueva York (15 veces), París, (2 veces), Berlín y Grecia, justo cuando se celebró el centenario del primer maratón en ese país. Además en Puerto Rico ha participado en los tríalos de Isla Verde, Rincón y Joyuda; y en la maratón de Coamo, entre otras competencias locales.

Para Torres ser disciplinado y entrenar fuerte no es un sacrifico, porque “lo que hago día a día me da salud, enfoque y una razón para vivir”, concluyó.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba