Loader
Envejecimiento saludable

La actividad física puede alargar la vida de los adultos mayores

Los adultos mayores que realizan ejercicio, incluso si no lo hicieron durante su juventud, retrasan la aparición de varias patologías

  • Por El Mercurio / GDA
  • 05 FEB. 2020 - 09:13 AM
Photo
Los adultos mayores que son físicamente activos tienen menor riesgo de muerte prematura y de sufrir cáncer de mama y de próstata. (Christian Northe / Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Los adultos mayores que realizan ejercicio, incluso si no lo hicieron durante su juventud, retrasan la aparición de varias patologías.

En otras palabras, la actividad física puede alargar sus vidas y ayudarlos a vivir mejor.

Es lo que halló un estudio dado a conocer ayer realizado por científicos del Instituto de Salud Pública de Irlanda. El grupo hizo una revisión de 24 estudios que evaluaron los efectos de la actividad física en adultos mayores. Estos componen todas las investigaciones científicas sobre el tema en la población mayor a 60 años.

Según el análisis, las personas de este grupo que son físicamente activas tienen menor riesgo de muerte prematura y de sufrir cáncer de mama y de próstata.

Los hallazgos también arrojaron que además son menos propensos a presentar fracturas, caídas recurrentes, enfermedad de Alzhéimer y depresión.

Todo esto, de acuerdo con sus exámenes de salud, que fueron medidos a largo del tiempo en todos los estudios.

La investigación también encontró que quienes se ejercitaban tenían trayectorias de envejecimiento más saludables, mejor calidad de vida y mejor funcionamiento cognitivo.

Juan Carlos Molina, geriatra de Clínica Meds y experto en envejecimiento saludable, explica que el ejercicio aeróbico (como caminar o nadar) permitiría preservar la conexión neuronal y la plasticidad cerebral. De allí que este ayude a prevenir las demencias, según dice el médico.

"Si a eso le agregamos que también juega un rol en los neurotransmisores que regulan el ánimo, se puede entender por qué reduce el riesgo de depresión", agrega Molina.

Si bien la relación entre estar activo físicamente y prevención del cáncer es menos conocida, se cree que la protección está dada porque el ejercicio reduce la inflamación celular, un estado vinculado a la enfermedad.

Lo explica Gerardo Fasce, jefe de geriatría del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y presidente de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de Chile: "Hoy se sabe que el ejercicio es beneficioso para los adultos mayores y que al ser individualizado y controlado por una persona capacitada, se empiezan a ver resultados".

Molina afirma que el tipo de ejercicio más adecuado para este grupo es el multimodal. "Esto implica hacer ejercicios de resistencia, aeróbicos, de flexibilidad y de equilibrio", comenta.

Y añade: "Los de fuerza son cruciales para la autonomía, el aeróbico para los pulmones, el corazón y la salud cerebral y los ejercicios de flexibilidad y equilibrio para contrarrestar caídas, la primera causa de muerte no médica en adulto mayor".

Según los expertos, la recomendación es partir tres veces por semana hasta llegar a cinco con una duración de al menos 30 minutos diarios.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba