Loader
Crea el hábito

La motivación para hacer ejercicio puede mantenerse durante todo el año

Tener claro el motivo de por qué se quiere hacer actividad física, saber que la fuerza de voluntad es mayor en la mañana y apoyarse en amigos, ayudan a no tirar la toalla

  • Por El Mercurio / GDA
  • 25 FEB. 2019 - 07:00 AM
Photo
Es fundamental elegir un ejercicio según los gustos personales, considerando si se prefiere entrenar al aire libre o en lugares cerrados. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Tener claro el motivo de por qué se quiere hacer actividad física, saber que la fuerza de voluntad es mayor en la mañana y apoyarse en amigos, ayudan a no tirar la toalla.

Desde comienzos del año muchos aprovechan para meterse al gimnasio con la intención de mantener la motivación de hacer ejercicios. Pero, en algunos casos el entusiasmo dura poco.

La buena noticia es que hay solución, dice Bernardita Montero, psicóloga del centro de medicina deportiva de la Clínica Alemana. Lo primero es conocerse a sí mismo. Según la especialista, esto implica identificar las motivaciones personales que impulsan a hacer ejercicio. Un ejemplo es recuperar la salud o liberar estrés.

"Después se recomienda registrarlas en un papel para recordarlas, ponerlas en el velador y revisarlas todas las mañanas", explica Montero. Recordar estos motivos ayuda a mantener la motivación.Y lo siguiente es reconocer en qué horario se está más activo para entrenar, añade.

Sin distracciones

Eso ha sido, justamente, uno de los factores que más han ayudado a Elina Medina (29). Ella comenzó a realizar actividad física en noviembre pasado y dice mantenerse motivada desde entonces. En este tiempo ha adelgazado 22 libras.

"Mi entrenadora me enseñó a entender que soy una persona mucho más activa en las mañanas. Y me ha dado resultado hacer ejercicio muy temprano, antes de ir el trabajo. Durante años yo intenté hacerlo en las noches y no me resultaba", cuenta.

De hecho, añade Montero, se ha demostrado que la fuerza de voluntad es más potente en las primeras horas del día.

"Para quienes nunca han hecho deporte, esta puede ser una buena estrategia para mantenerse, dado que en ese horario hay menos distractores, como invitaciones, que en el resto del día".

La psicóloga añade que también es fundamental elegir un ejercicio según los gustos personales, considerando si se prefiere entrenar al aire libre o en lugares cerrados.

Otro elemento importante es aumentar el nivel de intensidad del ejercicio de forma paulatina.

"No se trata de empezar en el gimnasio, levantar todo el peso el primer día y después no poder mover los brazos. Eso puede generar frustración y al final no volvemos", comenta Alejandro Díaz, psicólogo deportivo.

"Establecer metas es muy importante para mantener la motivación, pero estas deben ser adecuadas. Es mejor ir aumentando la capacidad de a poco", asegura Díaz.

En grupo

También se aconseja buscar apoyo. El refuerzo de un tercero es positivo para no flaquear. "Se ha visto que el ejercicio funciona mejor cuando las personas están acompañadas", asegura Enrique Aguayo, psicólogo deportivo. En ese sentido, él recomienda inscribirse en actividades como crossfit o una clase de baile.

"No hay que ver el ejercicio como una pega, si no como un modo de vida y saber que se puede hacer vida social", dice.

Sobre este punto, Montero añade: "Las redes de apoyo hacen sentir a la persona más considerada. La gente necesita retos que cumplir, pero también empatía para alcanzarlos".

Por otro lado, usar una aplicación deportiva también puede ser un gancho para mantener el entusiasmo.

"Una de las principales dificultades para mantenerse motivado es la falta de indicadores objetivos para medir los avances; y estas aplicaciones ayudan un montón para ir anotándolos", comenta Díaz.

Estas sirven para registrar el peso o el porcentaje de grasa perdido, las comidas o contar los pasos diarios.

Todos los especialistas entrevistados concuerdan en que no existe una receta única para mantener el ejercicio de por vida. Pero si algo funciona, coinciden, es adaptarlo a los gustos personales y estar consciente de los progresos.

Crear el hábito

Formar un hábito saludable como hacer ejercicio o comer más fruta puede llevar más de dos meses de repeticiones diarias, tiempo a partir del cual la práctica se puede mantener por muchos años.

Así lo reveló un estudio del University College de Londres, el cual se publicó en la revista European Journal of Social Psychology.

Después de ese período, la omisión de un solo día no es perjudicial, porque son las repeticiones previas las que han sentado la base para seguir, de acuerdo con los investigadores.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba