Loader
reduce el riesgo

Solo una hora de ejercicio a la semana previene la discapacidad por artrosis

Realizar actividad física de moderada a vigorosa, como caminar o andar en bicicleta, disminuye el riesgo de no poder realizar tareas cotidianas como vestirse o cruzar la calle

  • Por El Mercurio / GDA
  • 05 ABR. 2019 - 07:00 AM
Photo
El ejercicio periódico y de baja intensidad mejora la densidad de los huesos. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una simple caminata de nueve minutos al día puede hacer la diferencia para quienes presentan artrosis, la forma más común de artritis que causa dolor, inflamación y problemas para mover las articulaciones.

Un estudio publicado esta semana en la revista American Journal of Preventive Medicine y realizado por especialistas de la Universidad Northwestern (EE.UU.), concluyó que hacer ejercicio de moderado a vigoroso al menos una hora a la semana reduce el riesgo de discapacidad debido a la artrosis hasta en un 85%.

Esto significa que, a medida que avanza la afección, las personas que se ejercitan, aunque sea poco, tienen más posibilidades de mantener su capacidad para realizar tareas diarias como vestirse o cruzar la calle rápidamente.

"En nuestro estudio, una hora de actividad física moderada cada semana distinguió a las personas que se mantuvieron independientes durante cuatro años de las que desarrollaron discapacidades", comenta a "El Mercurio", Dorothy Dunlop, profesora de medicina preventiva de la Escuela de Medicina de la Universidad Northwestern y líder del trabajo.

Para realizarlo, Dunlop y su equipo recogieron datos de mil 500 adultos mayores, quienes fueron seguidos durante seis años a través de un acelerómetro que registró su actividad física. Así, los científicos hallaron que quienes hacían ejercicio al menos una hora a la semana reducían su riesgo de discapacidad.

Y aunque esta investigación no responde por qué la actividad física ayuda a estos pacientes, la doctora Dunlop tiene una hipótesis.

"Las personas con artrosis necesitan músculos fuertes para compensar el compromiso de sus articulaciones y la actividad física puede ayudarlos a mejorar su fuerza muscular, resistencia y equilibrio", explica Dunlop, quien añade que la actividad física también ayuda a controlar el dolor asociado a la artrosis.

Para Josefina Durán, reumatóloga de la Red de salud UC Christus, el mensaje es claro: "Esto demuestra que es mejor hacer algo que nada", dice. "Ya habíamos visto en estudios anteriores que el beneficio del ejercicio no es exclusivo de quienes cumplen la meta de 150 minutos a la semana. Se ha visto que una persona que se mueva, aunque sea poco, logra evitar la atrofia muscular extrema".

También se sabe que el ejercicio periódico y de baja intensidad mejora la densidad de los huesos, añade Marcelo Somarriva, traumatólogo y director médico de la Clínica Universidad de los Andes.

"Al estar sometido a impacto va a incorporando más calcio y se reduce la posibilidad de sumar osteoporosis, que también puede producir discapacidad", puntualiza el médico.

Impacto

La artrosis es la enfermedad articular más común en casi todo el mundo y se asocia a la edad. De acuerdo con la OMS, al menos 20% de quienes la padecen sufren discapacidad.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba