Loader
¡Preparados!

5 consejos para preparar a tu niño para ir a la escuela por primera vez

Imagínate por un momento a un niño pequeño que va a ir por primera vez a la escuela… podría ser muy difícil o una experiencia excitante y maravillosa, pero el secreto puede estar en la preparación y en la confianza que los padres le impartan a ese pequeño

Photo
A todos los niños les encanta jugar a la escuelita y esta es una manera divertida de ponerlos en situación. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Todo cambio es difícil, sobre todo cuando no sabemos a qué nos vamos a enfrentar. Ahora, imagínate por un momento a un niño pequeño que va a ir por primera vez a la escuela, a un mundo que es completamente desconocido para él. Podría ser muy difícil o una experiencia excitante y maravillosa.

El secreto puede estar en la preparación y en la confianza que los padres le impartan a ese pequeño para que, llegado el momento de dejarlo en la escuela, sea más fácil para todos (sí, para los padres también).

La doctora Naychaly Rivera Nieves, presidenta de PIENSA Psicología Innovadora, ofrece varios consejos que los padres o tutores pueden seguir para hacer que la preparación para el inicio de la escuela sea exitosa.

Incluye a tu niño en la compra de materiales

Invita a tu hijo o hija a que te acompañe a comprar los materiales y la ropa que va a utilizar para la escuela. Dentro de tu presupuesto familiar, deja que este escoja lo más que le gusta, como el bulto o mochila, la lonchera, las libretas y otros efectos escolares. “Esto hará que se sienta parte del proceso y lo motivará más”, asegura la psicóloga consejera.

Háblale a tu hijo de lo que le espera con optimismo

“Cuéntale sobre lo que le espera y lo bien que lo va a pasar. Dile que es una gran oportunidad para hacer amigos, háblale sobre su nueva maestra y todas las cosas nuevas que va a aprender. Muéstrale que la maestra es una persona de su confianza y que ella es quien lo va a estar cuidando y enseñando cosas nuevas”, recalca la doctora Rivera.  

Según la experta, también puedes incluir una foto tuya y de la familia y los teléfonos en la mochila, para que se sienta seguro y los pueda ver si los extraña. 

Dile que todos los días, al final de la escuela, volverán a reunirse para que les cuente lo maravilloso que pasó su día.

“Una vez ya iniciado el comienzo de clases, intenta, lo más posible, estar antes de la hora de salida esperándole. Esto es bien importante para que el niño logre confiar en ti y en la escuela”, manifiesta. 

Mientras, refuerza la independencia de tu niño, como ir al baño, vestirse y comer solo, decir su nombre con apellidos, así como los de sus padres. Eso le dará más seguridad en sí mismo para enfrentarse a la nueva situación que le espera. 

Visiten el cuido o escuela

Una buena idea, dice la psicóloga, es hacer una visita juntos a la escuela, antes de dejarlo el primer día.

“Así, tu pequeño se irá familiarizando con la maestra, el salón y el nuevo ambiente. Si es posible, enséñale el patio, su salón y el resto de las instalaciones. Si puedes, saca fotos de la escuela nueva y muéstraselas ocasionalmente, mientras le recuerdas de todas las cosas lindas que le esperan”, señala. 

Jueguen a la escuelita

A todos los niños les encanta jugar a la escuelita y esta es una manera divertida de ponerlos en situación. “Tú puedes ser la maestra que lo recibe y le dice adiós a mamá y que la verán por la tarde. Pueden hacer actividades divertidas juntos, juegos que tengan que ver con la escuela”, sostiene Rivera.

También hay libros de cuentos que son un buen recurso para hablarles a los niños sobre la nueva escuela.

Comienza una rutina

Dos semanas antes de iniciar las clases, comienza a establecer una rutina diaria que va desde: la hora de acostarse, hora de las comidas, de bañarse y levantarse, siempre a la misma hora. Esto ayudará al niño a sentirse seguro y confortable.

Para que se les haga más fácil la hora de dormir, sigue la misma rutina todas las noches, como ponerse la pijama, cepillarse los dientes, leerle o contarle un cuento y ¡a la cama!

Según la Academia Americana de Pediatría de Estados Unidos (AAP, por sus siglas en inglés), un niño entre los 3 a 5 años, debe dormir entre 10 a 13 horas, cada 24 horas (incluyendo siestas), para que tenga un buen rendimiento escolar. Los niños de 6 a 12 años deben dormir entre 9 y 12 horas, cada 24 horas (incluyendo siestas). Además de estas recomendaciones, la AAP sugiere que todas las pantallas de dispositivos se apaguen 30 minutos antes de ir a la cama y que los televisores y los computadores no sean permitidas en las habitaciones de los niños.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba