Loader
Lazos inquebrantables

Amistades que perduran toda la vida

Hay personas que llegan a tu vida para quedarse y convertirse en parte de tu familia. Aprende a cuidarlas

Photo
La amistad, como toda relación humana, varía de acuerdo con la personalidad y el compromiso de cada individuo. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Se conocen hace más de tres décadas, cuando cada una de estas cinco mujeres se mudó a una pequeña urbanización en un pueblo al sur de la isla. Poco a poco fueron conociéndose, confiándose problemas, compartiendo alegrías, celebrando juntas momentos memorables de sus familias, despidiendo para siempre a seres queridos y desarrollando una amistad muy fuerte.
Hoy, las cinco superan los 60 años y todas han llorado en algún momento la partida de sus respectivas parejas, unas por divorcio y otras por viudez.

“Nosotras salimos juntas. Nos vamos al bingo, almorzamos por ahí, salimos a las tiendas y a veces nos ponemos de acuerdo para que una cocine y las demás vayamos a su casa a comer. Más que amigas, somos familia”, expresa Gloria, quien junto a Elsie, Luz, Nancy y Elvira componen el grupo de “las muchachas”, como se autonombraron hace ya un tiempo.

La doctora en consejería Monsita Nazario Lugo señala que la red de apoyo que puede ofrecer una buena amistad es indispensable.

“Tener con quién hablar, compartir, mantenerte ocupada y haciendo cosas que te mantengan activa puede ser de gran ayuda”, comenta Nazario Lugo.

Para toda la vida 
La amistad, como toda relación humana, varía de acuerdo con la personalidad y el compromiso de cada individuo. Por eso, si te tomas un tiempo para repasar tu lista de amigos y cómo te relacionas con cada uno de ellos, verás que existe una variedad de personalidades.

“Una amistad es una relación que se da en la medida que vas conociendo de manera más profunda el mundo interno de una persona. Se da un compromiso recíproco. En el camino, si nos damos a la tarea de estar alertas y tener conciencia, podemos identificar cuando existe ese compromiso recíproco y cuando se comparten temas de una forma agradable, pero hay ese compromiso recíproco, no por obligación. Es una acción de buena fe que viene a consecuencia de esta amistad”, destaca Nazario Lugo.

Seguramente tienes algunos con los que compartes tu gusto por el cine y otros que viven a cientos de millas de distancia, pero es quien te envía la primera felicitación el día de tu cumpleaños. Tampoco falta tu paño de lágrimas y la que te dice siempre aquello que no deseas escuchar, pero que es necesario. Lo importante es que estés alerta para captar esas cualidades que debe tener un amigo.

“No todas las amistades se convierten en familia, tienen que darse unas condiciones. Tenemos que haber compartido y haber visto cómo piensa la persona, cómo nos llevamos, cómo esa persona puede aportar a mi vida y cómo yo le aporto de una manera significativa. Hay personas que vienen a darte una opinión y detrás viene casi una imposición y la cosa no debe ser así”, explica la consejera.

Según Nazario Lugo, ese ejercicio de evaluar tu relación con cada uno de tus amigos te ayudará a identificar el tipo de amistad y a evitar malentendidos e incomodidades.

“Cuando nos equivocamos en esa identificación, a veces compartimos ciertos temas en los que la opinión de la otra persona en lugar de ayudarnos nos estanca”, menciona la consejera profesional.

La experta destaca que esa identificación de cada amigo se hace de manera natural en el compartir diario, “en ese tiempo de compartir ideas puedes ir dándote cuenta con qué amistad cuentas para unas cosas y con qué para otras. No cuando se atraviesa una crisis porque en ese momento estás abrumado y te expones a hacer una elección equivocada sobre esa persona que puede ayudarte”.

Cuídala bien 
La amistad es una relación que, dependiendo de cómo la trates, habla mucho de ti y de cómo te presentas ante el mundo. La manera en que protejas ese vínculo será de gran beneficio para ti.

La coach y mentora Natalia Villarejo destaca que una amistad saludable se da cuando una persona está para la otra sin importar qué recibe a cambio.

“Es una muestra de amor, una solidaridad. Una amistad saludable respeta el ritmo de la otra persona y se interesa por querer conocer cómo poder cultivar y cosechar esa relación. Una amistad saludable es capaz de comunicarse de manera efectiva para poder resolver todo tipo de conflicto, ser solidario. Es una relación necesaria en la vida de todo ser humano”, añade Villarejo.

Por su parte, Nazario Lugo agrega que para cuidar una buena amistad se requiere de mucha honestidad y de pequeños detalles. También, mantener una comunicación efectiva.

“Hay que respetar la privacidad y los sentimientos. Que sea tu amiga no te da derecho a no respetar su espacio, su familia y sus ideas. Tenemos que cuidar nuestros planteamientos cuando vamos a hablarles a nuestros amigos, que sean planteamientos sutiles”, subraya Nazario Lugo.

Las expertas coinciden en que la amistad es una relación que también requiere compromiso, detalles cotidianos y una comunicación abierta y saludable.

“Es importante saber defender y sacar tiempo para el desarrollo de esa relación, aunque sea a distancia. También es necesario explicarle a esa persona que llegue nueva a tu vida cuál es el ritmo de esa relación de amistad que ya tienes con otras personas”, recalca Villarejo.

Los amigos no tienen que ser una copia exacta de ti. No importa si no comparten los mismos ideales o si sus personalidades son muy distintas, siempre y cuando impere el respeto.

“Puede ser muy enriquecedor poder tener un grupo de amigos distintos y, aunque no tengan el mismo punto de vista, puedan retroalimentarse. Pero, para que funcione, debe haber una comunicación saludable, con la oportunidad de poderse expresar de la manera más clara posible”, asegura la mentora.

Cortar por lo sano 
Al igual que existen las amistades que son para toda la vida, también están las que se consideran tóxicas. Se trata de esas personas que ofrecen su amistad, pero también sus opiniones malintencionadas, siempre quieren imponer su criterio y tiene una actitud negativa que te hace dudar de ti misma y de todo lo bueno que pueda pasarte.

“Una cosa es decirle a una amiga que está atravesando una situación: ‘siéntate y pondera las ventajas y desventajas, luego analiza y si entiendes que hay cosas que no puedes comprender, busca ayuda’ y otra muy distinta es decirle no lo hagas o hazlo de esta forma. Porque una cosa es la objetividad con la intención de darte apoyo y otra es ser negativa”, sostiene Nazario Lugo.

Cuando te enfrentas a una persona tóxica, lo más saludable es cortar con la amistad sanamente. La experta destaca que cortar con una relación no es sinónimo de tratar mal o ignorar. Puedes cortar una relación siendo cordial.
Lo ideal es que evites planificar actividades en las que tengas que compartir con esa persona.

“Hay que tener mucho cuidado porque hay personas que sienten que la estás rechazando. Hay otras a quienes les puedes decir vamos a mantener esta amistad con cierta distancia. Lo mejor es poner distancia sin necesidad de faltar el respeto o ser hostil. Puedes decirle la verdad de manera sutil. Si te la encuentras, la saludas. Si te llama, la atiendes, pero no es para que estés con ella en todo momento”, añade la consejera.

Si sientes que no puedes salir solo de esa relación de amistad que te hace daño, debes buscar ayuda profesional.
“Quedarte allí porque sientes pena por la persona no debe ser nunca una opción. Siempre hay alternativas que un profesional te puede dirigir para que logres hacerlo”, enfatiza.

Lazos inquebrantables

La amistad ha servido de inspiración para crear canciones, poesías, libros y películas. Tomando en cuenta este vínculo tan importante, algunas lectoras compartieron lo que para ellas significan sus amigas.

“Aunque no nos veamos a diario, los lazos de amistad y el amor son más fuertes cada día. Siempre estamos presentes en la vida de la otra para lo que sea. No importa si lo que se necesita es sangre, dinero, apoyo u oraciones, mis amigas están para lo que sea. Por eso las amo tanto”, Maritza Mercado.

“La amistad es muy importante, es un lazo que te da la confianza que, a veces, no hay en la familia. Mis cinco amigas saben más de mí de lo que saben en mi familia. Es saber que estás en compañía aún en la distancia, es saber que tienes apoyo aun sin decirlo”, Maritere Laboy.

“La amistad es ese vínculo justo y necesario que podemos encontrar los seres humanos en la vida. Contar incondicionalmente con alguien que nos apoye, comprenda, nos critique y nos acompañe cuando estamos bien o cuando no lo estemos. Es la ecuación más positiva que siempre suma y no resta”, Maribel Filippetti.

“Puede sonar a cliché, pero un amigo es esa familia que escoges, esa persona que está contigo en las buenas y en las malas. Aunque la vida se complique y, tal vez, no nos veamos tanto, cuando nos vemos parece que el tiempo no ha pasado. Siento que soy mejor persona y más feliz gracias a mis amigos”, Julieta Reyes.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba