Loader
Comunicación entre patrono y empleado

Ante un nuevo año escolar virtual, ¿cómo hacer alguna petición especial a tu patrono?

Se pueden tener conversaciones sobre qué sentido puede hacer cambiar un turno, reducir horario de trabajo, tener horarios flexibles o alternos, si la viabilidad de trabajar desde la casa sigue presente, entre otras

Photo
Si necesitas quedarte al cuidado de tus hijos para que estudien de manera virtual y tú trabajar desde casa, se recomienda que el primer acercamiento se lo hagas al supervisor. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Durante la pandemia, a los patronos se les han requerido que tengan unos niveles de flexibilidad mayor para con los empleados, con respecto a los que son los tipos de licencias que se ofrecen y la adaptabilidad de estas, entre otras cosas. Así lo resaltó Dianelly Torres Ramos, quien es presidenta de la Sociedad para la Gerencia de Recursos Humanos Capítulo de Puerto Rico (SHRM PR).

“Dentro de las recomendaciones que estamos promoviendo los patronos de empresas privadas es reforzar lo que son las políticas de puertas abiertas, para que esos procesos de feedback e intercambio de necesidades, que tengan tanto los patronos con respecto a los empleados en el lugar de trabajo, a lo que son las técnicas de sanitización, el uso del equipo de protección personal, de que no acudan a trabajar si tienen algún síntoma o se sienten mal. Ese mismo requerimiento de parte de los empleados a través de una conversación honesta, transparente y cándida, sobre cuáles son las necesidades que tienen con respecto al cuido de los niños que están etapas escolares, por ejemplo, y dentro de esas necesidades, qué cosas ellos también pudieran sugerir para manejar la situación, considerando que cada familia es distinta y tienen necesidades particulares”, manifiesta.

Torres explica que la política de puertas abiertas en las empresas generalmente aplica a cualquier situación, ya sea por la pandemia o algún caso que esté ocurriendo en el área de trabajo que no esté alineado a la filosofía o a la cultura organizacional de la compañía.

“Les corresponde en este caso, desde mi punto de vista, a los líderes de las empresas a acercarse un poco más a esos empleados para entender y que se sientan seguros con esas conversaciones”, expresa.

Ahora bien, señala que las herramientas de apoyo deberían estar todas en un balance de cómo las empresas pueden apoyar a los empleados, pero a la misma vez cumplir con sus metas de producción y de servicio. Hay herramientas para cada caso, por ejemplo: se pueden tener conversaciones sobre qué sentido puede hacer cambiar un turno, reducir horario de trabajo, tener horarios flexibles o alternos, si la viabilidad de trabajar desde la casa sigue presente, si hay algún tipo de licencia con paga o sin paga permitida, para de ahí mirar qué tipo de acomodo se pudiera hacer.

“Estamos en un momento histórico nunca antes experimentado, y necesitamos darnos la oportunidad tanto patronos como empleados de crear las alianzas aún más fuertes en cómo podemos cumplir con las dos cosas:  la compañía cumpla con sus metas organizacionales, cualesquiera que sean las que se hayan tratado, y obviamente teniendo el cuidado y la flexibilidad hasta donde esas metas los permitan también”, añade la presidenta de SHRM PR.

Si necesitas hacer alguna petición especial con tu patrono, ¿cuál es el primer paso?

Torres Ramos indica que esto va a depender de la cultura organizacional que tenga esa compañía. No obstante, en términos generales, se recomienda que el primer acercamiento se le haga al supervisor y de acuerdo como fluyan esas conversaciones, se determina si hay un proceso más formal o no.

“Ciertamente, en el caso de los trabajos work from home, si es una alternativa viable, pues va a conllevar un documento escrito, sobre cuáles son esos acuerdos. La legislación laboral de Puerto Rico establece que, si un empleado tiene la necesidad de un cambio de turno, la solicitud tiene que hacerse por escrito con al menos dos semanas de anticipación. Dependiendo de cuál sea el momento, se determinará el nivel de formalidad del proceso. Pero, ciertamente, el primer paso siempre es conversar con su supervisor directo sobre la situación y qué potenciales alternativas pudieran ser”, concluye.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba