Loader
Al rescate de la ética

Comienza hoy mismo a educar desde los valores humanos

Son las herramientas que todo ser humano debe conocer y practicar para discernir entre el bien y el mal

Photo
La familia es la primera escuela de valores de la sociedad. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Decidir es un proceso que se realiza a diario. Unas veces, lo que se determina tiene el potencial de transformar la vida, otras decisiones son tan simples que se hacen en automático. Tampoco faltan aquellas que parecen pero no son, esas que penden de un hilo entre lo que está bien y lo que está mal.

La lucha interna para generar una decisión [correcta o incorrecta] es parte de la naturaleza humana, argumentó el doctor Alberto Varela, presidente de Inspira. “Los seres humanos estamos constituidos por dos fuerzas contrarias: el bien y el mal. Siempre hay una lucha interior sobre cuál es el camino a tomar: el correcto o el incorrecto. Este es el producto de esas dos fuerzas que empiezan a desarrollarse internamente desde temprano en la vida y que van evolucionando hasta que, en la adultez, se cristalizan y toman forma más o menos permanente; eso es lo que determina el comportamiento”, dijo.

Sin embargo, las herramientas para contrarrestar una mala decisión existen y, de seguro las conoces, se trata de los valores humanos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los valores humanos son el conjunto de ideas que tienen la mayor parte de las culturas existentes sobre lo que se considera correcto.

Cuando una sociedad es impactada por decisiones erróneas, como las que atraviesa Puerto Rico, es imperativo —según la doctora Silma Quiñones— reconocer las ganancias que se pueden obtener de las lecciones, entre estas, la importancia de educar desde los valores. “Cuando experimentamos incidentes como estos [arrestos de altos funcionarios del gobierno y contratistas], son la gran oportunidad para recalcar lo que para esta cultura es importante como valor”., indicó.

Conocer los valores le permite a la persona conocerse mejor a sí misma, estableció la ONU en el tema “Valores humanos: lista de los 7 más importantes”. Enumeró, además, que los valores que se adopten ayudan a vivir con integridad, a tomar decisiones que se adecuen a la forma de pensar de cada cual y permiten saber cómo invertir mejor el tiempo y priorizar lo que es realmente importante.

La familia es la primera escuela de valores

Tanto la doctora Silma Quiñones, presidenta de la Asociación de Psicología de Puerto Rico; el doctor Alberto Varela, presidente de Inspira, y la psicóloga Sandra Rivera de la Corporación SANOS, concordaron en que la responsabilidad primaria para la enseñanza de los valores recae en los padres.

Son ellos quienes, con su ejemplo, tienen la obligación de dar a conocer y ejecutar la práctica de los valores. “En esta etapa de nuestro desarrollo cultural hay que enseñar con el ejemplo. Porque se habla mucho de lo que es correcto y, aunque eso está bien y no me opongo, es más importante que quienes están alrededor [los hijos] vean con sus propios ojos el comportamiento de cada miembro de la familia”, aconsejó el doctor Varela.

Asimismo, los expertos en salud mental destacaron que la escuela es el complemento, tanto de la familia como de la sociedad, para reforzar y fortalecer los valores que los niños van aprendiendo en el hogar. “En la escuela es donde los niños y jóvenes pasan la mayor parte del tiempo. Dos buenas estrategias son que se incluyan en sus currículos clases sobre el desarrollo de la inteligencia emocional, y que los maestros continúen siendo modelaje de sus estudiantes”, propuso la psicóloga Rivera.

En un extracto del resumen del artículo Inteligencia Emocional y Valores Éticos publicado en la página de la Revista de Psicoterapia de los autores Nathalie P. Lizeretti y Ana Gimeno-Bayón Cobos del Instituto Erich Fromm de Psicoterapia Integradora Humanista, de Barcelona, España, establece el vínculo entre la inteligencia emocional y los valores: Son muchos los datos científicos con los que contamos hoy en día que evidencian la importancia que tienen las emociones en nuestra vida. En el presente trabajo se aborda la cuestión de cómo un mayor conocimiento del mundo emocional y la gestión adecuada de nuestras emociones, es decir, una mayor Inteligencia Emocional puede conducirnos hacia comportamientos y conductas más éticas. La mayoría de investigaciones demuestran que la Inteligencia Emocional está relacionada con una mayor satisfacción con la vida en general y más conductas prosociales. 

Abordar la enseñanza y el rescate de los valores humanos no es un asunto que solamente involucra a la familia y a la escuela. El presidente de Inspira afirmó que los valores no se aprenden de una sola experiencia o con la influencia de un sector de la sociedad en específico, sino como producto y consecuencia de varios factores: es un fenómeno multifactorial.

La falta de valores impacta negativamente la convivencia diaria. Un ejemplo que pocos observan y que muy bien muestra la consecuencia esta crisis el ofrecimiento de servicios o bienes en las empresas o agencis, las que “trabajan desde la cantidad y no de la calidad del servicio. Ese valor de brindar calidad y buen servicio se desvirtúa porque se prioriza en los números y no necesariamente se ofrece un servicio o un bien que sea íntegro; no se trabaja desde el compromiso…”, destacó Rivera, quien dirige el programa YA (Youth Awareness) en la Corporación SANOS.

Lo que puedes hacer para no caer en tentación

Entiende lo siguiente: “El proceso de establecer e internalizar los valores es un esfuerzo continuo, nunca termina. Por lo tanto, hay que tener una actitud de introspección continua porque siempre van a existir ocasiones, oportunidades y tentaciones para ‘irse’ por el camino equivocado. La única forma de contrarrestarlo es manteniendo una guardia propia y todos los días autoexaminarse’’, recomendó el doctor Valera.

“Nosotros no tenemos el poder para decidir qué va a pasar con los que están involucrados en el escándalo reciente. Pero sí tenemos el poder para manejar lo que pasa en nuestros hogares. Y si nos indignamos, lo que podemos hacer como ciudadanos es trabajar para que de 'mi casa no salga alguien con los valores chuecos', con unas confusiones de qué es importante en la vida. Este es el punto de mayor control que tiene cada cual y si no lo aprovechamos —en cierta medida— somos cómplices de lo que está pasando en el país”, advirtió la doctora Quiñones.

La lista de los 7 valores humanos

“Los valores humanos varían a nivel cultural y también a través del tiempo. Los puertorriquenos, por ejemplo, atesoramos la amistad, sentirnos en confianza, en intimidad, ayudarnos los unos a los otros, nos gusta el calor humano, nos gusta la lealtad. Sin embargo, en este momento, sabemos que hay unos valores universales que son comunes en toda la humanidad y que se suman a lo que nos caracteriza”, exaltó el doctor Varela.

 La ONU destacó los siguientes:

  1. La honestidad. Supone que como personas debemos decir siempre la verdad. No significa ser hirientes, ya que la honestidad debe ir acompañada siempre de otro valor fundamental que es el respeto. Ser honesto significa ser objetivo, hablar con sinceridad y respetar las opiniones de otras personas.
  2. La sensibilidad. Debemos ser sensibles ante otras personas. Esto nos permitirá ayudar, ser compasivos, utilizar la empatía y entender el dolor ajeno. Una persona sensible comprende las miradas y los gestos más allá de las palabras y sabe cuando otra necesita algo.
  3. La gratitud. Estamos acostumbrados a un mundo que se mueve muy deprisa. Nos quejamos de lo que no tenemos o de lo que tenemos sin darnos cuenta de que debemos ser agradecidos, pues en nuestra vida hay muchos motivos para la alegría y para decir “gracias”.
  4. La humildad. Nos permite conocernos a nosotros mismos, saber que tenemos defectos y aceptarlos, entender que siempre se puede sacar una lección de todo lo que ocurre a nuestro alrededor.
  5. La prudencia. En la vida, actuar con prudencia significa saber evaluar los riesgos y controlarlos en la medida de lo posible. Es importante ser prudente cuando no se conoce a otra persona o cuando no se sabe cuáles son las circunstancias de un caso.
  6. El respeto. Como decíamos antes, se relaciona con la honestidad. El respeto conlleva atención o consideración hacia otra persona. Es uno de los valores humanos más importantes, ya que fomenta la buena convivencia entre personas muy diferentes.
  7. La responsabilidad. Supone el cumplimiento de las obligaciones, el tener cuidado a la hora de tomar decisiones o llevar a cabo una acción. Es una cualidad que poseen las personas que son capaces de comprometerse y actuar de forma correcta.

Continuemos la conversación

Te invito a que leas mañana sábado, el tema dedicado a la la confianza, como el valor de los valores; y el domingo, las consecuencias de las mentiras.

  • Compartir esta nota:

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba