Loader
Previene sus complicaciones de salud

Consejos al llevar a tu gato al veterinario

Una de las razones por las cuales las personas no llevan a sus gatos al veterinario podría ser que el viaje con el gato se puede tornar difícil

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 01 AGO. 2020 - 08:00 AM
Photo
Llevar tu gato al veterinario, le evitaría condiciones como la obstrucción urinaria y problemas renales que son comunes en estos. (Pixabay)
  • Compartir esta nota:

Comenzó agosto, mes en que se celebra a nivel nacional el Mes de Llevar tu Gato al Veterinario. Condiciones, tales como la obstrucción urinaria y problemas renales son comunes en los gatos y esta es una de las razones por las cuales los guardianes de gatos deben ser disciplinados en las visitas de sus gatos al veterinario y así prevenir complicaciones de salud. Además de que es imperante que los gatos sean esterilizados

Una de las razones por las cuales las personas no llevan a sus gatos al veterinario podría ser que el viaje con el gato se puede tornar difícil, ya que la personalidad de esta especie es distinta a las de los perros y a muchos no les gusta que los saquen de su hábitat.

Por tal razón, el doctor Armin Frehoff, veterinario gerente para México y Puerto Rico de comunicación científica de Royal Canin, junto al  Colegio de Médicos Veterinarios de Puerto Rico ofrecen algunos consejos para que la visita al veterinario sea más placentera tanto para el gato, como para su guardián.

Antes de la visita:

Los gatos siempre deben ir al veterinario en un bulto o kennel.  Lo mejor es uno rígido cuya tapa se pueda quitar. Debe ser lo suficientemente largo como para que el gato quepa cómodamente y lo suficientemente ancho como para que pueda darse la vuelta. 

El bulto debe estar en un lugar tranquilo de la casa como una parte más del mobiliario, con la puerta abierta y fija para que no pueda cerrarse de repente y asustar al gato al entrar o salir. Dentro debe haber una cama mullida o una toalla y un juguete que le guste mucho.

 El día de la visita:

– Se debe meter al gato en el bulto con antelación y sin prisas, con un juguete y comida. Es ideal que sea el gato quién decida entrar y no lo metamos a la fuerza.

–  Avisar al centro veterinario cuando se salga para allá con tu gato para preguntar si hay perros en la sala de espera o demasiada gente.  Si fuese así lo mejor será ir en otro momento.

–  Cubrir el kennel o bulto con una toalla o manta.

– Evitar golpear el bulto con objetos o con tus piernas. Lo más recomendable es llevarlo en tus brazos y hablarle al gato con tranquilidad.

– En el carro, verificar que el bulto o kennel esté asegurado con el cinturón de seguridad.  Cuidado con el volumen de la música y otros sonidos.

En la sala de espera:

No poner el bulto en el piso si hay perros en la sala y mantenerlo cubierto.

De vuelta a la casa:

Si en tu hogar hay varios gatos, debes tener en cuenta que, en muchas ocasiones, al volver uno de ellos del veterinario puede aparecer un episodio de agresividad por parte de los gatos que se hayan quedado en la casa.

Es importante que, en estos casos, al llegar a casa lleves al gato que ha salido a una habitación oscura, coloques el bulto en el piso con la puerta abierta y des tiempo al gato para salir. Se deben juntar todos los gatos de la casa después de unas horas de la llegada del que ha ido al veterinario, siempre observando la reacción de los otros.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba