Loader
Todo tiene un límite

¿Desnudos frente a tus hijos?

Los menores deben aprender sobre la importancia de lo privado y lo íntimo; incluye dejar de bañarse juntos

  • Por El Universal / GDA
  • 20 AGO. 2019 - 4:13 PM
Photo
(Unsplash)
  • Compartir esta nota:

Polémico es el tema de la desnudez y más aún si se trata de padres e hijos, pues no todas las personas se sienten seguras ante la propia o ajena, incluso con su pareja o sus hijos. Sin embargo, es un tema que tiene que ser tratado, hablado y vivido primero en casa y desde la infancia.

Una de las problemáticas que conlleva la desnudez es que deja al individuo en estado de indefensión, con la sensación más pura de desprotección y de exposición frente a los demás, frente al juicio ajeno.

Por lo regular, la desnudez entre padres e hijos se da en la infancia, y la razón principal es la hora del baño, los padres no suelen tener problemas con ello mientras sus hijos o hijas son bebés, el problema empieza cuando crecen y comienzan las preguntas, más si el menor es del sexo opuesto, cuando quieren saber cómo se llama el pene, por qué ellas no tienen o al revés, por qué mamá no tiene y el niño sí, por qué hay pelo, y una larga lista de etcéteras que la más de las veces o no se sabe contestar o no se tiene información correcta, como cuando se le dice a la niña que hay que lavar y limpiar su vagina, cuando en realidad se trata de la vulva.

Es mejor en casa. De acuerdo a expertos en educación sexual, no solo es sano, sino es lo deseable y esperado que los niños tengan sus primeros contactos con la desnudez en su casa, con su padres y en situaciones seguras, las cuales solo pueden ser aquellas que tienen que ver con su higiene y salud.

Especialistas en el tema, como Vicenta Hernández, explican que este tipo de experiencias aportan al menor el conocimiento sin morbo sobre el cuerpo humano, el niño aprende al comparar su cuerpo con el de sus padres, que este es distinto de acuerdo al sexo con el que se nace, que cambia con el tiempo, que tiene y tomará características peculiares que son propias de su familia (tono de piel, tipo de vello, forma de pene, voluptuosidad, altura, complexión, etcétera) que marcas como los moretones son producto de violencia, accidentes o juegos rudos que perjudican las salud, igual las manchas, ronchas o granos que deben ser atendidos médicamente.

Hay límites. Sin embargo, todo tiene un límite y así también llega el momento en que los hijos deben aprender sobre la importancia de lo privado y lo íntimo, lo cual incluye dejar de verse desnudos o bañarse juntos, sin que esto signifique que si se llega a dar esa situación se adopte una actitud de pena o intimidación, sino que hay que seguir actuando siempre con naturalidad.

El momento lo marca cada familia, y en específico cada persona, y esto es cuando alguno deja de sentirse cómodo frente al otro. A veces son los mismos hijos o hijas que expresan que quieren bañarse solos.

  • Compartir esta nota:

Comentarios

    Dejar comentario
    Volver Arriba