Loader
Responsabilidad y obligación

La crianza de Lin-Manuel Miranda y el balance de vivir con un hijo dotado

Luis Miranda conversa sobre los roles de la paternidad para respaldar el desarrollo y el propósito de vida del menor de sus hijos

  • Por Damaris Hernández Mercado / damaris.hernandez@gfrmedia.com
  • 27 ENE. 2019 - 07:00 AM
Photo
Lin-Manuel Miranda era un niño muy especial. (Suministrada)
  • Compartir esta nota:

Para el mundo, el dramaturgo, compositor y actor Lin-Manuel Miranda es un genio, artífice de una creatividad artística inimaginable. Para sus padres, Luis Miranda y Luz Towns-Miranda sigue siendo el mismo niño creativo y dotado, criado entre las paredes del hogar de la familia Miranda en el barrio Inwood, en New York.

Sus progenitores y su hermana Luz fueron los primeros testigos de las creaciones del actor que hacía películas en su habitación, llenaba libretas de escritos en los veranos que pasaba en Vega Alta y tocaba piano, entre múltiples talentos que desarrolló desde temprana edad. Era un niño dotado con una vida por explorar, diseñar y escribir.

Los padres del ganador del premio Pulitzer en Drama (2016) supieron desde los primeros años de vida de Lin-Manuel que tenían un niño especial, dotado, sensible y empático hacia el dolor de los demás. Para ellos, darle las herramientas necesarias para maximizar sus talentos era una responsabilidad y obligación, aun cuando no tenían los recursos económicos necesarios. Su entorno y vecindario era un barrio de extrema pobreza en que el habitaba la desigualdad social y la carencia de oportunidades. No por ello, los padres del dramaturgo, que conocieron la ciudad de Manhattan siendo universitarios, se conformaron con vivir en la simplicidad; al contrario, trabajaron en todo lo que fuera necesario para que sus dos hijos cumplieran y materializaran sus planes de vida.

Lin-Manuel fue un niño dotado con un talento incalculable en la construcción de combinar todas sus influencias sociales, culturales, políticas y artísticas en sus producciones. El arraigo a las tradiciones y la identidad puertorriqueña siempre estuvo presente en su infancia. Mientras, su hermana Luz era una apasionada de las matemáticas y las ciencias, que desde adolescente estableció su plan de vida, el que ha completado con estricta disciplina.

Hoy, Miranda padre, sentado en la esquina favorita del abuelo de Lin-Manuel, Luis Antonio Miranda en Vega Alta, —ahora denominada la Placita de Güisin—, proclama con orgullo la riqueza de haber sido puente de edificación para que ambos hijos determinaran trazar con éxito su misión de vida. A su lado siempre ha estado su esposa y compañera: Luz. La madre de Lin-Manuel, desde su campo de salud mental como psicóloga clínica, es y ha sido la responsable de mantener el balance y la estabilidad mental de sus hijos. Fue quien siempre albergó con esperanza los sueños de sus retoños.

El balance, el respeto, la determinación para que cada uno abriera su paso en dos mundos distintos fue y sigue siendo la clave para comprender el desarrollo óptimo de sus talentosos hijos.

Una vez comentaste que la gente se enfoca en el éxito de tu hijo, pero en tu caso sigues viendo si está arreglado, peinado, si se amarró los zapatos. ¿Nunca te desprendes de ese rol de padre?

“Nunca. Lo veo y estoy pendiente si Lin-Manuel tiene pajilla en la t-shirt que se puso. Lin-Manuel se fija en los mensajes de las camisas, pero no se fija si la camisa está estrujada. A veces lo veo venir y le digo: ‘sácate la camisa que te la voy a planchar. Así que ese rol de padre nunca termina. El comer de Lin-Manuel… ¡Dios mío desde pequeño come lento y se distrae mientras come. Algo que puede durar diez minutos dura 20 y la comida se enfría. Uno siempre tiene que estar encima de él. Tanto Luz como yo nos preocupamos por nuestros hijos, como madre y padre. Esa es la labor que siembre tenemos con ellos, nuestros sobrinos y nietos”.

¿Esas acciones de Lin-Manuel se repiten en algunos de los nietos?

“Sebastián, el de Lin-Manuel, es igual de lento comiendo. Igual le veo mucho parecido a Lin-Manuel en lo despierto que es desde pequeño. Pregunta mucho, por ejemplo, es la primera vez que pasaron el Día de Reyes en Puerto Rico y Lin-Manuel me advirtió que estaba haciendo muchas preguntas. Es muy curioso, igual que Lin-Manuel”. 

Lin-Manuel fue un niño considerado dotado. ¿Cuándo ustedes lo descubren y cómo identificaron esos talentos?

“Mi esposa Luz es sumamente observadora y vertical. Nosotros siempre sabíamos que Lin-Manuel era un niño muy especial porque primero era un muchachito bien emotivo. A veces estábamos en el automóvil y poníamos canciones y empezaba a llorar con algunos de los temas. Y pedía que cambiaran la canción. Cuando era muchachito fue la época de muchos desamparados en las calles de New York. Siempre iba con cambio (monedas) porque le teníamos que dar una peseta a cada desamparado que veíamos en la calle. Lin-Manuel nos pedía la peseta y se la daba al desamparado. Siempre fue un muchachito que estuvo bien pendiente a lo que la otra gente sentía. Además, siempre fue muy creativo”.

¿Esa creatividad se reflejó desde temprana edad?

“Sí, desde siempre. Pasaba los veranos en Vega Alta y mis hermanos me dicen que era un nene que leía mucho, escribía y se pasaba haciendo embelecos. Hacía películas y guiones. Mi esposa guardó todas las cartas, libretas que Lin-Manuel escribió. Siempre fue un niño muy hábil para hacer las cosas”.

Pero, ¿ustedes, como padres, lo reconocían como un niño dotado?

“Nosotros lo veíamos como un niño dotado y sabíamos que teníamos que hacer cosas al respecto para ayudarlo”.

¿Qué cosas específicas hicieron?

“Lo primero fue hacer investigación de a qué escuelas podía ir. Nosotros no teníamos dinero para escuelas privadas. Así nos enteramos de Hunter College Elementary School, una escuela pública donde los estudiantes pasaban por un proceso de admisión para estudiantes dotados. Entraban pocos estudiantes por año. Tuvimos la suerte que a Lin-Manuel lo aceptan a los 5 años. Nosotros, desde el principio, supimos que teníamos que desarrollar esas habilidades. En la casa se leía mucho. Lo otro que hacíamos era que a mí encantaba Broadway y mi esposa veía la entrega del Óscar con él. Todos los años, a través de la infancia de nuestros hijos, guardaba $10 a $20 para, al final de año, comprar cuatro boletos para ir a una obra de teatro en Broadway. Lin-Manuel, de alguna manera, se involucraba en producciones locales. Así que, todo lo que podíamos hacer, lo intentamos. En un momento dado, él quería hacer películas y, durante todo el año, guardamos dinero y le regalamos una cámara de hacer películas. Dentro de nuestras realidades, tratamos de desarrollar lo mejor de él”. 

¿Su esposa fue crucial en el proceso de entender y manejar el desarrollo de Lin-Manuel?

“Claro que sí. Además de ser psicóloga clínica —que eso ayudó grandemente a nuestros hijos— Luz fue la que inculcó el amor por la lectura. Todas las noches, Luz leía cuentos a los nenes. La lectura es crucial. Tanto mi esposa como yo éramos estudiantes y trabajamos para mantener a la familia. Para eso existen las bibliotecas. Lucecita y Lin-Manuel sacaban libros, los leían y los devolvían. Nosotros no teníamos computadora en la casa, pero íbamos a la biblioteca y se hacían las investigaciones necesarias, hasta que la cosa se puso mejor y nos fuimos graduando de escuela y fuimos adquiriendo nuestras cosas en el hogar”.

¿Cómo trabajaron ustedes el hecho de tener a un hijo que vivía en el mundo de la creatividad sin tener que descuidar la atención a su hija Lucecita?

“Gracias a Dios todos en la familia tienen un carril. A mi hija le gustaban las matemáticas y la ciencia. Así que nosotros hicimos las investigaciones. Entró en una escuela Montessori que enfatizaba en las matemáticas, artes y ciencia. Después, la pusimos en una escuela especializada. Hicimos la investigación de cuáles eran las escuelas especializadas en ciencia y matemáticas en Nueva York. Luego, al entrar al colegio, mi hija, distinta a Lin-Manuel, tenía su plan de vida desde adolescente. Si necesito que se haga algo no se lo digo a Lin-Manuel ni a mi esposa, se lo digo a Lucecita, porque ella lo va a realizar. Recuerdo que ella me dijo a los 19 años: ‘papi, voy a trabajar dos años, voy a hacer la maestría en Finanzas y luego voy a trabajar por tres años. Me caso a los 30 años y tengo tres niños antes de los 35”.

Ante ese plan de vida a futuro, ¿qué pensó usted?

“Esa es mi hija (ríe y de inmediato sube los brazos). Lin-Manuel en su viaje de ‘voy hacer qué, esto y lo otro’… y mi hija estructurada. Completó su maestría y el resto del plan. Cuando tenía 29 años conoció a su esposo en un portal de esos de match.com. Ella era muy aplicada, así que conocer gente en una barra o cualquier otro lugar no iba a ser posible. Estaba claro de eso, ya que como uno conoce gente regularmente no era la manera en que ella lo iba a conocer. Ella lo conoció en internet. Ella me dijo que él tenía una gramática perfecta. Él escribió un ensayo sin errores de ortografía y sintaxis perfecta. Cuando lo conocí en el ensayo decía que medía cinco pies y siete pulgadas. Le dije: (en tono de broma) “Lucecita el ensayo sería perfecto, pero es un embustero él mide menos de eso” (ríe a carcajadas). A los 29 años, ella me comunica que su novio no había tenido movimiento de pedirle matrimonio, pero, ya él había hablado conmigo porque ella le había dicho que tenía que hablar primero conmigo. Le dije: “pero mi’ja en lo que escribe los ensayos perfectos hay que ver qué pasa”, (vuelve y ríe). Fui yo el que le dije al novio, que a los 30 años ella se quería casar ya, que era parte del plan”. Así que le propuso matrimonio, creo que en mayo, y se casaron en Puerto Rico. Ella cumplía los 30 años el 26 de noviembre y se casó el 22 de noviembre. Después, tuvo los tres muchachos, uno detrás de otro, de 13, 11 y 9 años, respectivamente”.

Como padres tuvieron que enfrentarse a dos hijos distintos: uno que vivía en un mundo de imaginación y creatividad constante y otra estructurada con un plan de vida sorprendente.

“Así fue. Mis nietos son unos nenes fantásticos, pero ella es una policía. Ella es una teniente. La clave fue el balance y entender que cada uno iba por un carril distinto que teníamos que respetar y ayudarlos”.

¿Y por qué esa disciplina de parte de ella, cuando ustedes, como padres, no son así? 

“Nosotros no somos así, para nada. Nosotros cuidamos los nietos en nuestra casa porque no nos gustan las reglas de ella (ríe). Siempre relajamos conque si ella entró al Ejército de Estados Unidos, pero ella siempre dice que esa disciplina es la que le ha permitido educar a sus hijos correctamente y que están a 18 meses de diferencia. Cada uno de ellos es bien distinto y admiro como ella los trata. Es ejemplar”.

¿Qué consejos puedes darles a los lectores desde tu perspectiva como padre?

“Uno tiene que mirar cuáles son los talentos de los hijos de uno y darle comida a esos talentos que traen los muchachos en vez de tratar de hacerlos a imagen y semejanza de uno. Uno entiende que cada persona tiene su misión en la vida. La labor del padre es que ese hijo lleve a cabo esa misión. Para mí, el que Lin-Manuel decidiera ser artista no fue algo que asimilé rápido. Le decía mira a Rubén Blades que es un artista famoso y también es un abogado de primera. Él me decía, “papá, eso nunca va a pasar”. Luz era la que me decía esa no es su misión de vida. Lo comprendí, lo apoyé y aquí estoy y estaré por siempre”.

Consejos de los padres

1. Identificar a temprana edad los talentos o inclinaciones del menor.

2. Ser observadores en todo momento. Ninguna acción de parte del menor debe pasar inadvertida.

3. Realizar una investigación de las escuelas que se adaptan a los talentos de los hijos e identificar las que puedan desarrollar su capacidad.

4. Reconocer que no siempre la familia cuenta con los recursos económicos, pero sí buscar la mejor educación posible.

5. Los padres deben inculcar el amor a los libros desde temprana edad. Los padres deben leerle a diario, al menos, un libro.

6. No siempre se tiene una computadora en el hogar. Se recomienda visitar las bibliotecas o lugares con acceso digital para que los progenitores hagan la búsqueda necesaria para desarrollar los talentos de sus hijos.

7. Visitar a un profesional de salud mental, ya sea un psicólogo o cualquier otro recurso, que le ayude a manejar las destrezas y habilidades del menor.

8. No aspirar a cumplir los sueños de los padres, sino brindar herramientas para que cumpla sus metas.

9. Respaldar y estar presentes en las actividades de sus hijos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba