Loader
Entérate

Lo que debes saber si dejas a tus hijos solos en casa

Muchos padres se preguntan a partir de qué edad la ley permite que podamos dejarlos sin la supervisión de un adulto

Photo
Aun cuando los menores estén bajo la supervisión de un adulto, el Departamento de la Familia hace un llamado a la vigilancia.
  • Compartir esta nota:

Estamos en pleno verano y nuestros hijos menores están de vacaciones y tienen más tiempo para estar en casa. El problema está cuando lo padres tienen que seguir trabajando y no tienen quién cuide a sus hijos. ¿Podemos dejarlos solos en casa aunque sea solo por un rato?

Desafortunadamente, aunque pensemos que nuestros hijos son capaces de portarse bien solos y que son maduros, la verdad es que uno nunca sabe cuándo puede ocurrir un accidente o evento inesperado, como por ejemplo, un fuego. Es por esto que, el Departamento de la Familia recomienda que nunca se deje a un menor de edad – aquel que no ha cumplido aún los 18 años de edad-, solo en la casa, sin supervisión de un adulto, en ningún momento.

La Ley Núm. 246 del año 2011, “Ley para la Seguridad, Bienestar y Protección de Menores”, dice que dejar a un menor solo en la casa, se considera negligencia, un tipo de maltrato, ya que lo está poniendo en riesgo de sufrir daño o perjuicio a su salud e integridad física, mental y emocional.

Según esta ley, “faltar a los deberes o dejar de ejercer las facultades de proveer adecuadamente los alimentos, ropa, albergue, educación o atención de salud a un menor”, así como faltar al deber de supervisión, es negligencia y esto es condenado por la ley. Los padres pueden enfrentarse a una sanción, y en el peor de los casos, la pérdida de la custodia de sus hijos. No se pueden dejar a menores de edad solos en la casa. Si tiene que ir a trabajar llame a un familiar, a un vecino, a un amigo de confianza, etc., al menos mientras son pequeños.

Medidas de prevención

Y aun cuando los menores estén bajo la supervisión de un adulto, el Departamento de la Familia hace un llamado a los padres, madres y custodios de menores a tomar algunas medidas para prevenir accidentes en el hogar. La agencia ofrece una serie de recomendaciones para que implementen planes preventivos de seguridad en el hogar, sobre todo durante estos meses cuando los menores pasan más tiempo en casa. Entre las medidas de seguridad que recomienda están:

- Mantener los medicamentos y productos de limpieza y juguetes con piezas pequeñas fuera del alcance de los menores en todo momento.

- Ubicar los equipos electrónicos pesados en lugares seguros, así como asegurar aquellos para evitar que se caigan y ocurran accidentes inesperados.

- Mantener contacto visual con los menores en todo momento cuando se está en la casa.

- Alejar a los niños del área de la cocina, así como del área de planchar.

- Mantener a los menores alejados de equipos electrodomésticos de alto riesgo, así como de materiales peligrosos como fósforos, velas prendidas, cables conectados y enchufes, entre otros.

- Mantener siempre tapado los envases de almacenaje de agua y colocarlos preferiblemente fuera del alcance de los niños.

- Mantenerlos alejados del alcance de objetos punzantes, herramientas y armas de fuego, entre otros. Las armas de fuego deben estar bajo llave, fuera del alcance de los menores y sin las balas.

La agencia recuerda a los padres, cuidadores y encargados que la no supervisión adecuada de los menores puede resultar en una conducta negligente que atenta contra el bienestar, la salud física de los niños, y hasta causarles la muerte, por lo que exhorta a las familias a procurar ambientes seguros y saludables para sus hijos en todo momento.

Por otro lado, Naychaly Rivera, psicóloga y consejera, creadora del centro PIENSA Psicología Innovadora, señala que, aunque se desalienta a los padres y tutores a dejar menores solos porque esto es un acto de negligencia, puede ocurrir que, en casos excepcionales, haya que dejar solo a un menor.

“De ocurrir, se le debe dejar una lista de instrucciones fácil de entender y con la certeza de que algún adulto va a venir en la inmediatez posible. Un niño menor de cinco años no debe ser dejado sin supervisión nunca. De siete años a 13 años, depende de su madurez emocional y solo se debe dejar en caso de emergencia. No obstante, se debe consultar con un vecino o vecina de confianza que pueda supervisar al menor y fungir como apoyo”.

Si hay adolescentes de 14 años en adelante, estos pueden tolerar estar en su casa sin supervisión por un periodo levemente más prolongado.

“Siempre debe prepararlos para que sepan qué hacer en caso de una emergencia. El adulto cuidador de ese menor puede ser el que sufra un accidente y, entonces, ¿qué debe hacer el adolescente? El plan de emergencia con los contactos y los pasos a seguir es algo que todos debemos de tener dado a que las emergencias no avisan, y facilita el funcionamiento familiar”, sostiene la experta.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba