Loader
Celebración de Halloween

La calabaza azul y otras recomendaciones para que los niños con autismo disfruten de Halloween

Tan divertido como pueda parecer, para algunos niños, esta actividad puede ser muy estresante, en especial para aquellos que presentan algún desorden de procesamiento sensorial, común en niños en el espectro de autismo y con déficit de atención e hiperactividad

  • Por Redacción de Por Dentro
  • 29 OCT. 2019 - 10:11 AM
Photo
La idea de la calabaza azul surgió de una madre norteamericana para que los niños con autismo fueran visibilizados durante sus recorridos en Halloween. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

El 31 de octubre, Día de Halloween, es muy esperado por muchos adultos y niños que aprovechan la ocasión para disfrazarse y convertirse, por un par de horas, en su personaje favorito, mientras recorren las calles al cántico del tan conocido “trick-or-treat” y que aquí hemos criollizado con un “dame chavos, no maní”.

Sin embargo, tan divertido como pueda parecer, sobre todo para los más chicos, lo cierto es que, para algunos, esta actividad puede ser muy estresante y angustiante, en especial para aquellos niños que presentan algún desorden de procesamiento sensorial (SPD).

Así lo explica Anette Quiñones Miranda, terapeuta ocupacional, quien añade que, según la Asociación Americana de Terapia Ocupacional (AOTA, por sus siglas en ingles), existe entre un 5 a un 15% de los niños que presentan dificultades en el procesamiento sensorial, el cual puede dificultar que los pequeños participen de esta actividad que suele ser muy activa y, además ruidosa.

“El SPD se manifiesta en niños dentro del espectro de autismo y niños con déficit de atención e hiperactividad. También se ha manifestado en niños que no tienen diagnóstico”, resalta Quiñones Miranda, al agregar que la condición se caracteriza por una inhabilidad del cerebro en organizar, interpretar y responder a estímulos sensoriales como la vista, la audición, el olfato, el gusto, el tacto y la percepción de movimiento, y la posición.

Al señalar que en la festividad de Halloween es común el uso de disfraces, máscaras, sonidos tenebrosos y decoraciones diversas y coloridas, y que, en la comunidad, en los comercios, en las oficinas y en otras partes se pueden ver decoraciones que pueden ser sencillas o sumamente tenebrosas, añade que los niños con algún desorden de procesamiento sensorial se pueden sentir sobrecargados visualmente y por ciertos sonidos, olores, sabores y texturas.

“Esto les puede provocar crisis en su conducta como gritar (tirándose) en el piso, taparse los oídos, no querer entrar a los lugares o simplemente sentarse y no moverse a ningún lado”.

¿Cómo podría evitarse esto? A continuación, se ofrecen algunas recomendaciones para promover la participación social de los niños con SPD o autismo durante esta celebración.

La calabaza azul

Este año, una madre estadounidense, Omairis Taylor, comenzó una campaña en la red social Facebook para concienciar a las personas sobre el autismo y para visibilizar a los niños y los adultos con esta condición durante la celebración de Halloween.

My son is 3 years old and has autism. He is nonverbal. Last year houses will wait for him to say TRICK OR TREAT in order...

Posted by Omairis Taylor on Wednesday, October 16, 2019

La campaña llama a las personas a que, si ven a una persona -niño o adulto- una calabaza o cubeta azul en su recorrido es posible que tengan autismo (o SPD), por lo que pide que no lo presionen a cantar el famoso estribillo de “trick-or-treat”. Explica que a muchos de los niños con autismo se les dificulta pronunciar la frase, pero que también desean divertirse.

Por ello, si, este año observas a algún niño con una calabaza o cubeta azul, es posible que tenga autismo; evita presionarlos.

Habla con tu niño

  • Asegúrate de que tu niño desea participar de las actividades propias de la festividad como disfrazarse o ir a alguna fiesta. Nunca obligues a tu niño a participar si este lo rechaza.
  • Habla con tu niño sobre esta festividad, sus orígenes y tradiciones y las actividades relacionadas a esta. Puedes utilizar un libro de cuentos o alguna historia para explicarle. Esto ayudará a tu niño a entender y a prepararse para la experiencia.

Uso de disfraces

  • Permite a tu niño escoger el disfraz. Asegúrate de que el material del disfraz no sea demasiado áspero, apretado o rígido. El niño debe sentirse cómodo y con la libertad para sentarse, caminar y alcanzar. Evita disfraces demasiado largos o gruesos y calurosos.
  • Se recomienda que practique, usando el disfraz varias semanas antes del evento. En el caso de niños con sensibilidad táctil, debes ser cuidadoso al escoger el disfraz. Una opción es preparar el disfraz en tu hogar con telas suaves y cómodas para el niño, con detalles sencillos alusivos al disfraz que el niño desea. Por ejemplo; elige una camiseta cómoda del color del personaje seleccionado y algunos accesorios.
  • Es importante considerar que el uso de máscaras y pintura en el rostro de los niños con sensibilidad táctil en el área facial no es recomendado. Además, como medida de seguridad, es importante que el niño tenga buena visibilidad.

Dulce o truco

  • Si piensas llevar al niño casa por casa a pedir dulce o truco, practica con el niño con anticipación con familiares o vecinos de confianza.
  • Considera salir temprano en la tarde, mientras haya luz.
  • Visita pocas casas y observa si tu niño está disfrutando la actividad o si, por el contrario, se está estresando. De ser así, deberás terminar la actividad para evitar una posible crisis.  Anticipa en todo momento.
  • En el caso de que visites un centro comercial, se recomienda, de ser posible, que asistas en un horario que haya menos público. Esto disminuirá el exceso de estimulación visual y auditiva que reciba el niño y podría ayudar a que disfrute la actividad.
  • Siempre observa al niño, anticipa cualquier incomodidad. Limítate a participar el tiempo que el niño pueda tolerar.
  • En las escuelas se debe considerar evitar el exceso de decoraciones y que estas sean libres de sonidos, ya que se puede sobrecargar el sentido de la vista y el auditivo, y algunos niños con SPD no pueden manejarlo.

“Las familias con niños que presentan algún desorden del procesamiento sensorial enfrentan grandes retos en las actividades cotidianas. Es importante maximizar la participación del niño en las actividades sociales a través de las diferentes épocas del año”, expone Quiñones Miranda, quien recomienda consultar con un terapista ocupacional sobre este tema.

“Este es el profesional capacitado para evaluar y ofrecer tratamiento en personas que presentan dificultades en el procesamiento sensorial”, subraya, finalmente.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba