Loader
Paternidad en tres tiempos

La clave de papá: estar siempre presente

El gastroenterólogo Alberto Luis Zamot busca diariamente el balance en su vida para dedicarle tiempo de calidad a su familia

Photo
El gastroenterólogo Alberto Luis Zamot y sus hijas, Isabel y Elena Cecilia. (Gerald López / GFR Media)
  • Compartir esta nota:

Nota de la editora: La experiencia de convertirse en padres los sorprendió en distintas edades. Hoy comparten los retos y virtudes de criar en estos tiempos.

En un mundo tan agitado como en el que vivimos, el tiempo vale oro, sobre todo cuando se trata de buscarlo para compartir con tu familia. Para el doctor Alberto Luis Zamot, ese tiempo de calidad que pasa con su esposa e hijas es uno muy importante y uno de los retos más grande que tiene en su vida.

“Una de las formas que cambia tu vida cuando te conviertes en padre es que tu tiempo deja de ser el tuyo y es, básicamente, de los niños. Creo que una de las cosas más importantes que aprendí en mi casa durante mi crianza, fue que mis papás estuvieron siempre ahí para mí”, indicó Zamot, gastroenterólogo de 38 años. “Y yo quiero incorporar eso con mis hijas y siempre estar ahí para ellas. Obviamente, dejándolas crecer y dejándolas darse sus traspiés, porque eso es parte de la vida. Pero estar para ellas para recogerlas en cualquier momento que me necesiten”.

Para este doctor, padre de dos hijas, Elena Cecilia, de 7 años, y Ana Isabel, de 3 años, el reto más grande que ha tenido desde que nacieron sus hijas ha sido cómo hacer un balance entre su trabajo como médico y su vida como padre. “Como padre quiero dedicarle a mis hijas el mayor tiempo posible y enseñarles lo que uno conoce. Obviamente el tiempo que uno  pueda darles es uno de los grandes retos y eso es esencial para acomodar mi vida y mi tiempo”, mencionó Zamot. “Pero nunca podemos olvidarnos de que más importante que el trabajo, más importante que cualquier otra cosa, son los hijos”.

Entre las actividades que más disfruta hacer con sus hijas se encuentra ir al parque a correr bicicletas y estar en los columpios, ir a la piscina, salir a comer y leerles cuentos. “Soy del tipo de persona que me gusta vivir el momento, pensando que quizás mañana va a ser diferente o que quizás ya no voy a poder hacerlo más. Porque la vida cambia y yo trato de disfrutarme cada momento con ellas”, mencionó el joven, quien está casado con la doctora Lilliana Ramírez. “Soy de los que piensa que el momento más insignificante, es un momento especial cuando uno mira para atrás. Desde bañarlas, jugar con ellas o leerles cuentos todas las noches”.

A pesar de todos los sacrificios que lleva a cabo, para Zamot, las satisfacciones son mucho mayores. Sobre todo, al mirarle la cara de alegría a sus hijas, algo que le hace sentir una satisfacción tremenda. “Ser padre es la experiencia más linda que cualquier persona puede vivir. Cuando mis dos hijas nacieron y las vi por primera vez, quedé instantáneamente enamorado de ellas”, añadió el médico. “En ese momento que las vi, supe que todo iba a ser diferente y para bien. No tenía duda alguna de que, a pesar de los problemas y vicisitudes, todo iba a estar bien. Sin duda, los hijos son una bendición”.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba