Loader
Los hombres también la sufren

La depresión posparto masculina no suele ser reconocida a tiempo

Una mayor irritabilidad y cansancio, que pueden aparecer en los primeros 12 meses después del nacimiento de un hijo, son algunos de los signos más frecuentes de la depresión posparto masculina

  • Por El Mercurio / GDA
  • 14 MAY. 2019 - 12:21 PM
Photo
Si la depresión posparto femenina es subdiagnosticada, en los hombres la situación es peor. (Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

Una mayor irritabilidad y cansancio, que pueden aparecer en los primeros 12 meses después del nacimiento de un hijo, son algunos de los signos más frecuentes que caracterizan la depresión posparto masculina. Un problema que es tan común como en las mujeres -afecta al 13% de los hombres; en las mujeres varía del 10 al 15%-, pero que, sin embargo, suele pasar inadvertido en la familia e incluso en los mismos profesionales de la salud.

"Si la depresión posparto femenina es subdiagnosticada, en los hombres la situación es peor", advierte el doctor Enrique Jadresic, especialista en psiquiatría perinatal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

"A pesar de que se viene hablando hace tiempo, no se tiene presente en la consulta y todavía hay pocos estudios al respecto".

Uno de los más recientes fue publicado ayer por investigadores ingleses en el Journal of Mental Health y confirma que la gente falla al reconocer esta depresión en los hombres.

El profesor Viren Swami, psicólogo e investigador de la Universidad de Anglia Ruskin, reclutó a 406 adultos de 18 a 70 años, a quienes presentó casos de hombres y mujeres que mostraban síntomas de depresión posparto: mientras el 90% de los participantes identificó correctamente los casos femeninos, apenas el 46% hizo lo mismo con los padres con el problema.

"Puede haber varias razones para esta diferencia de género -dice Swami-. Es posible que la conciencia general sobre la depresión posparto paterna siga siendo relativamente baja y que haya una percepción entre la gente de que este tipo de depresión es solo un ‘problema de mujeres’".

De hecho, la mayoría de los participantes del estudio pensaron que en los casos masculinos el paciente sufría de estrés o cansancio, pero no de depresión.

Un aspecto que puede contribuir a esta realidad es que las señales de alerta de depresión posparto son diferentes entre mujeres y hombres, reconocen los especialistas. En ellas predominan sentimientos de tristeza y mucha labilidad emotiva (llanto frecuente), explica Jadresic. Los hombres, en cambio, tienden a sentirse irritables, cansados y socialmente desconectados.

"Muchas veces no quieren generar preocupación y el compromiso anímico se lleva en silencio, no se verbaliza y eso se traduce en ensimismamiento", dice el psiquiatra.

Todo esto lleva a que el diagnóstico se retrase, al igual que el manejo terapéutico, con todas las implicancias que ello tiene tanto para el hombre como para su pareja y, en particular, sus hijos.

Impacto familiar

"Si bien la depresión posparto de cualquiera de los padres se asocia a más problemas cognitivos y conductuales en los niños, cuando el problema es en el hombre, ese riesgo es el doble", advierte Jadresic. Estudios extranjeros muestran que, a los siete años, el 12% de los hijos de hombres que tuvieron esta depresión tenían problemas psiquiátricos, en comparación al 6% de los niños cuyos padres no pasaron por este problema.

El año pasado, una investigación de la Universidad de Cambridge en más de 3,000 familias arrojó que la depresión posparto paterna afecta en particular a las niñas: ellas tienen más riesgo de depresión durante la adolescencia.

"Parece que la depresión en los padres está relacionada con un mayor nivel de estrés en toda la familia, y que esta podría ser una forma en la que la descendencia puede verse afectada", explica el doctor Paul Ramchandani, psiquiatra y coautor del trabajo.

Jadresic agrega que se ha visto que esta depresión en los hombres provoca angustia, desánimo, deterioro de la autoestima y de la relación de pareja, además de repercutir en el rendimiento laboral.

Por ello, los especialistas concuerdan en que hay que promover una mejor comprensión de este problema, por ejemplo, indagando en la consulta durante el embarazo y tras el parto, sobre todo ahora que los futuros padres participan más de este proceso.

"Esto es particularmente importante, ya que muchos hombres que experimentan síntomas de depresión después del nacimiento de sus hijos es probable que no tengan la confianza para pedir ayuda", puntualiza Swami.

Factores de riesgo

Un factor importante de depresión posparto masculina es que la madre esté viviendo el mismo problema, dice el doctor Jadresic. "Suele aparecer en forma más tardía a la depresión materna. Al inicio, el hombre da su apoyo, pero al pasar el tiempo le cuesta lidiar con el distanciamiento femenino, lo que favorece su propia depresión".

Haber tenido episodios de depresión previos y ser padre primerizo también elevan el riesgo. Si bien en la mujer puede haber factores hormonales involucrados, en el hombre son aspectos psicosociales los que determinan el surgimiento de esta depresión, como problemas económicos, estrés y un menor nivel educacional.

En cambio, se ha visto que si hay un buen vínculo en la pareja y el hombre se involucra en el embarazo y el parto, el riesgo de depresión se reduce para ambos.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba