Loader
Sexualidad

Los riesgos de traer un tercero a la relación

Formar un trío es una de las fantasías más comunes entre hombres y mujeres, pero la realidad es que también conlleva unos peligros

Photo
Tener fantasías sexuales es beneficioso para la relación sexual de las parejas, pero hay algunas reglas que se deben seguir.(Shutterstock)
  • Compartir esta nota:

La reciente confesión de la actriz estadounidense Demi Moore de que accedió a hacer un trío en dos ocasiones con su entonces esposo Ashton Kutcher y que, lejos de ser positivo, fue el inicio del fin de la relación, ha causado todo tipo de comentarios en las redes sociales. 

Se trata, de hecho, de una de las fantasías sexuales más recurrentes en hombres y mujeres, afirma la sexóloga Alicia Fernández, presidenta del Instituto Sexológico, Educativo y Psicológico de Puerto Rico y perito en abuso sexual.

Cabe resaltar, sin embargo, que las fantasías sexuales de cada persona son historias o imágenes inventadas. Por eso, precisamente, se les designa como fantasías y cuando se busca la forma de actuarla, de llevarla a realidad, dejan de serlo.

“Las fantasías existen en el imaginario de los seres humanos y una persona tiene la libertad de imaginar lo que quiera sin que sea pecado y sin romper los valores y los esquemas sociales. Pero cuando esa idea se concretiza, deja de ser fantasía”, explica la doctora Fernández.

Sin embargo, la sexóloga señala que las fantasías sexuales son beneficiosas para una relación sexual saludable. De hecho, destaca que forman parte de las muchas técnicas eróticas que hay y que se recomiendan en las relaciones de pareja cuando se quiere una mayor excitación.

“Yo puedo utilizar mi fantasía para excitarme con mi pareja sin que lo sepa y viceversa”, agrega la experta en conducta sexual, quien pone el ejemplo de una mujer o un hombre que tiene una fantasía sexual con un actor famoso o una actriz muy sexy, algo que en la realidad es muy difícil de concretarse.

“Dentro de la respuesta sexual humana, la base principal es el deseo, que es lo que me va a llevar a la excitación. Y una de las muchas técnicas eróticas que ayuda a una mayor excitación es la fantasía sexual que, además, me puede llevar a la próxima fase, lo que los sexólogos llamamos ‘meseta’, que incluye el orgasmo y la eyaculación”, agrega Fernández.

Por el contrario, dice que muchas parejas que llevan muchos años y no tienen ese grado de excitación, pueden caer en la monotonía y en la “sexualidad mecánica”, algo que describe como un acto sexual en el que las caricias son mínimas y se va directo a la penetración. “En ese punto, la mujer todavía no está excitada porque tarda más que el hombre en lograrlo. Pero si ella ya sabe que eso va a pasar (porque normalmente no hay comunicación para decir lo que le gusta), puede recurrir a la fantasía sexual para auto excitarse, lo que le ayuda a tener un encuentro íntimo con su pareja y disfrutárselo”, explica Fernández.

Excitación y riesgos

En ese sentido, añade la sexóloga, tener fantasías sexuales -que una puede ser la de formar un trío-, es beneficioso para la relación sexual de las parejas. Aun así, advierte que, si deseas ponerla en práctica, hay algunas reglas que se deben seguir, recomienda.

Lo primero es hacernos la pregunta de si me voy a sentir cómoda o cómodo con una tercera persona en la relación sexual. Si la respuesta es que no, obviamente no se debe dar ese paso. Pero si entiendes que quieres darte la oportunidad de probar, la sexóloga aconseja evaluar muy bien a quién escoger.  Por ejemplo, dice que no escoger a alguien muy cercano al círculo de amistades para no tener contacto continuo con esa persona.

“Otro punto recomendable es que, si se aceptó tener el trío, también se tenga la posibilidad de que no solo sea el hombre el que escoja (que normalmente pide que sea otra mujer). Ambos deben tener esa experiencia de escoger el género con el que quieren experimentar”, agrega.

Dentro de las ventajas que pudiera tener este tipo de relación, comenta Fernández, es que la pareja va a tener un nivel de excitación mucho mayor de lo usual. Más que nada porque es una novedad.

“Esto es si la pareja es emocionalmente estable y están claros que esto es meramente para aumentar su creatividad, tener nuevas técnicas eróticas y disfrutar más. Pero es solo si ven el encuentro como un mecanismo de excitación y placer”, afirma la sexóloga.

Entre las desventajas, la sexóloga menciona varios riesgos. Uno de los principales es que uno de los miembros de la pareja comience a tener una preferencia mayor por el nuevo integrante en la relación. También se puede malinterpretar y pensar que aceptar ser parte de un trío “da derecho para la infidelidad”, como alega Moore que pasó en su relación con Kutcher.

“Todo esto puede afectar a la estabilidad y lacerar la relación de pareja porque uno lo puede ver como un permiso para ser infiel”, advierte la terapeuta, quien dice que cuando se llega a ese punto, es lo que se conoce como “relación abierta” (donde ambas partes acuerdan tener permiso para tener relaciones íntimas fuera de la pareja, sin considerar esto como una infidelidad).

Por eso es muy importante, aconseja Fernández, que todo lo relacionado con esta decisión se converse muy bien antes de decidir formar un trío para “estipular muy claro qué perseguimos”

Una vez que las tres personas involucradas están de acuerdo, hay otras consideraciones que también se deben tomar en cuenta. Por ejemplo, la sexóloga menciona que hay unos roles que se deben asignar y conversar sobre lo que se quiere hacer “y lo que esperamos de la persona que se integra a la relación”. También se debe hablar sobre algunos riesgos comunes, como sentir celos del nuevo integrante, enamorarse o romper la relación que se tenía antes del trío.

De hecho, Fernández advierte que si no se conversa sobre esto, también se corre el riesgo de que se comience a sospechar que la pareja disfruta más con el nuevo miembro del trío. “Un hombre se puede excitar viendo a su compañera disfrutar con otra mujer. Pero también puede pasar que piense que se excita más que cuando está con él o que tiene más placer. Lo mismo puede pasar con la esposa si ve al marido compartiendo con otro hombre o mujer. Así que, si no puede tolerarlo, es momento de decir que no quiere seguir”, recomienda Fernández.

Por eso insiste en la importancia de que todos los pros y contras de tener este tipo de relación se evalúen antemano para que, en el momento en que haga algo que no se estipuló antes, la persona que no está de acuerdo tenga el derecho a no hacerlo.

De la misma forma, advierte que también se puede dar una situación en la que esa experiencia pueda hacer que, tanto el hombre como la mujer, descubran su verdadera orientación sexual.

Otras recomendaciones

La sexóloga Alicia Fernández recomienda enfáticamente tomar medidas para prevenir enfermedades de transmisión sexual. “Y en eso, las tres personas tienen que estar claros”, enfatiza.

  1. El uso del condón es muy importante. “Todos los que necesiten, de colores y sabores. En la práctica sexual, debe utilizarse uno diferente para cada orificio y por cada persona. “Por ejemplo, nunca se debe utilizar el mismo profiláctico, aunque sea la misma persona, para tener relaciones orales, vaginales o anales”.
  2. Antes de entregarte a este tipo de fantasía, es importante conversar sobre lo que implica, lo que se persigue hacer y evaluar los riesgos que conlleva formar un trío.
  3. Si decides hacerlo, pero en un momento dado no quieres seguir, debes decirlo de inmediato. Nunca debes hacerlo solo para complacer a la pareja.

Fuente: Instituto Sexológico Educativo y Psicológico de Puerto Rico (www.iseppr.com)

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba