Loader
Una madre sobrecargada

Mamá, ¡toma tiempo para ti!

Tener un espacio de calidad es fundamental y beneficioso para la familia

Photo
  • Compartir esta nota:

A veces te resuena en la cabeza eso de que tienes que ser una madre perfecta antes que cualquier otra cosa, como si se tratara casi de un don. ¿Te has sentido así?

Es frecuente que una mujer que es madre se sienta a veces incómoda o culpable por dedicarse tiempo. Precisamente, esto se da porque en nuestra cultura existe una influencia muy marcada de que para ser “buena madre” hay que estar 24/7 a cargo y al pendiente de la familia, tanto de los hijos como del compañero o de la persona con quien decida compartir su vida.

Resulta en una presión social muy grande este asunto de tener que estar al cuidado de los niños y que tu vida como mujer quede en un segundo plano. Es como si tu primera función es la de ser madre, tu segunda función es ser esposa, y luego la de ser profesional porque también hay que salir a trabajar para traer sustento a la familia. Pero, esa parte de ser mujer y cuidar de ti es a la que menos valor o menos atención se le presta”, expresa la psicóloga clínica Kevia Calderón.

De acuerdo con la especialista, atender otras actividades que a veces se consideran menos importantes y más superficiales, socialmente suelen ser como algo “mal visto” porque entienden que el rol fundamental de la mujer es ser cuidadora y ser madre, además de dedicarse al cuidado de la familia en general, las tareas del hogar y todo lo que esto constituye. Esto resulta contrastante, cuando continuamente se está enviando el mensaje de lo importante que es cuidar de la salud y de hacer actividades que ayuden a manejar el estrés. No obstante, cuando muchas mujeres intentan entrar en esa dimensión, se les critica y se les penaliza.

La clave es el balance

“Resulta fundamental que se pueda hacer un balance en todos los roles que típicamente tiene una mujer. Y que, dentro de lo que es ese balance, poder sacar tiempo de calidad para hacer actividades que vayan dirigidas a lo que es el autocuidado y bienestar general, que ayuden a reducir lo que es el estrés, la tensión, a fortalecer la autoestima, la salud física y emocional, porque en la medida que se le dé atención a esas áreas, vamos a tener un mejor funcionamiento en todas las demás áreas de nuestras vidas”, exhorta Calderón, quien además es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.

De acuerdo con la especialista, es vital aprender a trabajar con la culpa de dedicarse tiempo a sí misma, puesto que esto no representa abandono si se hace balanceadamente. Ciertamente, señala que se pueda tener tiempo de calidad para sí misma es fundamental y trae un beneficio a lo que es la familia. Como resultado, será una mujer que va a estar mucho más relajada, tranquila, de mejor ánimo y con más energía para poder lidiar con el quehacer diario. Esto también aplica en cómo se reparten las tareas del hogar y en quién recae el cuidado de los niños.

En este sentido, las madres solteras también tienen que buscar y trabajar con ese balance. “Estas tienen que buscar la manera de tener una red de apoyo o hacer actividades en las que pueda integrar a los niños. Por ejemplo, mientras ellos están practicando soccer, natación o baile, ese tiempo tal vez lo puede tomar para ir a correr en alguna área cercana. También pueden optar por tomar clases de adultos en la misma academia de baile en donde sus hijos están matriculados. Hay cositas que podemos ir trabajando, que aun siendo madres solteras se pueden integrar de forma adecuada para promover esas actividades que representan autocuidado y bienestar en general”, aconseja la psicóloga clínica de Psych Wellness Center.

Las consecuencias no se hacen esperar cuando ese balance no se logra y la madre se siente sobrecargada. Esta podría presentar dificultades en el manejo de sus niños, va a estar más irritable y poco tolerante. “Una madre que no saca tiempo ni siquiera para ir a citas médicas o para hacerse su chequeo anual es posible que comience a tener disfunción y se vea afectada en su salud y bienestar. Sí es importante, sí es necesario poder tener actividades que promuevan la calidad de vida, el autocuidado y el bienestar en general, la distracción y el esparcimiento”, resalta.

Satisfacción y autoestima

Está probado que una persona que hace cosas que le gustan, que hace algún hobbie, que está desarrollando nuevas destrezas o que está ejercitándose, son actividades que ayudan a la autoestima y al concepto que tiene de sí misma. “Esto se va a traducir en bienestar, alegría y obviamente en una relación más saludable con los que le rodean”, concluye la psicóloga clínica.

  • Compartir esta nota:
Volver Arriba